Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

CICLO NI TONTAS NI LOCAS. MUJERES EN LA CULTURA DEL SIGLO XX

Diputación de Málaga

Boletín de Ventanilla Única


CICLO NI TONTAS NI LOCAS. MUJERES EN LA CULTURA DEL SIGLO XX

Ciclo Ni tontas ni locas. Mujeres en la cultura del siglo XX.

Conferencia de la fotógrafa Cristina García Rodero sobre Letizia Battaglia.  La ponente  será presentada por María Jesús Bernet, técnico de cultura del Centro Generación del 27.

Martes, 26 de enero. 16 h.
Centro Cultural MVA (Calle Ollerías, 34)
Entrada gratuita con las restricciones derivadas de las medidas contra el Covid-19.

El ciclo Ni tontas ni locas tiene por objetivo recuperar la figura de determinadas mujeres que influyeron en su momento histórico desde una posición de insumisión al poder establecido en el marco del turbulento siglo que hemos dejado atrás. Un poder entendido, no sólo como ejercicio de dominación política, sino como reflejo de una actitud general dominante frente a las que estas mujeres alzaron su voz y su trabajo.  El caso de esta tarde es un buen ejemplo de compromiso cívico enfrentado a un poder invisible,  no institucional pero sí fuertemente enraizado en su sociedad.


La fotoperiodista Cristina García Rodero es una personalidad insoslayable en el último medio siglo de artes visuales en España. A los dieciséis años compró su primera cámara en  un bazar ceutí y tres años después iniciaba sus estudios de Bellas Artes en la Complutense con Antonio López como primer profesor. Animada a presentarse a concursos, con los beneficios de los mismos fue adquiriendo un equipo profesional. Becada por la Fundación Juan March, recorrió España captando sus fiestas en los rincones más apartados; centenares de miles de negativos y diapositivas que años después (1989) se convertirían en el libro España Oculta. Llega a profesora suplente de la Escuela de Artes y Oficios y comienza a delegar las tareas de revelado y positivado para centrarse en el hecho fotográfico. En 1983 comienza como profesora en la Universidad Complutense, en 1984 asume la cátedra que mantendrá hasta 2007. Recibe el Premio Planeta de Fotografía y una foto suya figura en la portada del libro One day in the life of Spain. Ha sido señalada como “la fotógrafa del folclore (costumbres, creencias, artesanías, canciones, y otras cosas semejantes de carácter tradicional y popular), cuyo fin es captar la fuerza, la poesía, la vida y la alegría”. La publicación de España Oculta en 1989 le acarrea varios premios, entre ellos el Eugene Smith, y suscita la exposición Vanishing Spain con otros fotógrafos españoles en Nueva York en 1991. En 1996 recibe el Premio Nacional de Fotografía, en el 97 viaja a Cuba y Haití y en 1999 acompaña a Gervasio Sánchez al conflicto de Kosovo. En 2001 publica el libro Rituales en Haití;  poco después comienza su proceso para ser admitida en la Agencia Magnum, que culminará cuatro años después. En ese tiempo su colaborador Castro Prieto va sistematizando el material revelado a lo largo de años. Recibe la Medalla de Oro  del Mérito a las Bellas Artes, el tercer puesto en el World Press Photo y es admitida en la Agencia Magnum siendo la primera persona española (y única hasta ahora) en figurar en la misma. En 2010 publica Trastempo (Ed. La Fábrica), libro sobre Galicia cuyo material expone al año siguiente en el Círculo de Bellas Artes. Siguieron encargos institucionales como el retrato del presidente del Congreso de los Diputados o el de la Familia Real. A propuesta de Alberto Schommer es nombrada académica de Bellas Artes de San Fernando, donde se formó y reemplazando a Luis García Berlanga, siendo la cuarta mujer en ocupar sede en la misma. Han seguido exposiciones sobre Venezuela, Haití, La India, Georgia y otros lugares mientras continúa con su proyecto Entre el cielo y la tierra, de intención globalizadora. En 2018 se inaugura un museo dedicado a su obra en su localidad natal de Puertollano. Es la primera mujer Doctor Honoris Causa por la Universidad de Castilla-La Mancha.
A sus ochenta y cinco años, Letizia Battaglia afirma haber vivido plenamente la mitad ya que hasta los cuarenta no se sintió dueña de su vida. A esa edad se acercó por primera vez a una cámara. Separada de un marido que le impidió trabajar ni estudiar, sumida en intermitentes depresiones y con tres hijos, se puso a trabajar en un periódico descubriendo que sus artículos eran mejor recibidos si iban acompañados de apoyo fotográfico. Así empezó una carrera que, partiendo de la experiencia callejera en Palermo, la encumbraría como la primera fotoperiodista de Italia con más de 600.000 clics de vida cotidiana y a veces de muerte diaria. En un año hubo más de mil muertos en Sicilia y ella levantó acta de la mayor parte así como de la estructura de la Mafia, sus entierros, sus mujeres y sus juicios. Sus  imágenes revelaron al mundo la existencia del enterrador mayor, Totó Riina, y fueron usadas para demostrar el compromiso del político Giulio Andreotti con el crimen organizado. En un momento dado se definió como “una morgue ambulante”, dados los testimonios de asesinatos que cargaba en sus rollos aún por revelar. Los asesinatos de los jueces Falcone y Borsellino fueron un punto de inflexión en su carrera. Vista como un equivalente europea y femenina del legendario Weegee, como aquél también ha realizado todo género de trabajos fuera del fotoperiodismo incluyendo reportajes publicitarios para Lamborghini y otras firmas de su país. En 2007 recibió el prestigioso Premio Erich Salomon de la Sociedad Alemana de Fotografía.  En 2019 el documental Shooting the Mafia (La fotógrafa de la Mafia) la dio a conocer fuera de las fronteras transalpinas.

Facebook:@Generaciondel27
Twitter:Generaciondel27
Instagram:Generaciondel27
Web:malaga.es/generaciondel27

Aplazado
16:00 horas
Entrada gratuita hasta completar el aforo.
Centro Cultural MVA. Málaga.
Calle Ollerías, 34, 29012 Málaga
Actividad Generación del 27
1/26/20211/26/2021Europe/MadridCICLO NI TONTAS NI LOCAS. MUJERES EN LA CULTURA DEL SIGLO XXDiputación de Málaga

Ciclo Ni tontas ni locas. Mujeres en la cultura del siglo XX.

Conferencia de la fotógrafa Cristina García Rodero sobre Letizia Battaglia.  La ponente  será presentada por María Jesús Bernet, técnico de cultura del Centro Generación del 27.

Martes, 26 de enero. 16 h.
Centro Cultural MVA (Calle Ollerías, 34)
Entrada gratuita con las restricciones derivadas de las medidas contra el Covid-19.

El ciclo Ni tontas ni locas tiene por objetivo recuperar la figura de determinadas mujeres que influyeron en su momento histórico desde una posición de insumisión al poder establecido en el marco del turbulento siglo que hemos dejado atrás. Un poder entendido, no sólo como ejercicio de dominación política, sino como reflejo de una actitud general dominante frente a las que estas mujeres alzaron su voz y su trabajo.  El caso de esta tarde es un buen ejemplo de compromiso cívico enfrentado a un poder invisible,  no institucional pero sí fuertemente enraizado en su sociedad.


La fotoperiodista Cristina García Rodero es una personalidad insoslayable en el último medio siglo de artes visuales en España. A los dieciséis años compró su primera cámara en  un bazar ceutí y tres años después iniciaba sus estudios de Bellas Artes en la Complutense con Antonio López como primer profesor. Animada a presentarse a concursos, con los beneficios de los mismos fue adquiriendo un equipo profesional. Becada por la Fundación Juan March, recorrió España captando sus fiestas en los rincones más apartados; centenares de miles de negativos y diapositivas que años después (1989) se convertirían en el libro España Oculta. Llega a profesora suplente de la Escuela de Artes y Oficios y comienza a delegar las tareas de revelado y positivado para centrarse en el hecho fotográfico. En 1983 comienza como profesora en la Universidad Complutense, en 1984 asume la cátedra que mantendrá hasta 2007. Recibe el Premio Planeta de Fotografía y una foto suya figura en la portada del libro One day in the life of Spain. Ha sido señalada como “la fotógrafa del folclore (costumbres, creencias, artesanías, canciones, y otras cosas semejantes de carácter tradicional y popular), cuyo fin es captar la fuerza, la poesía, la vida y la alegría”. La publicación de España Oculta en 1989 le acarrea varios premios, entre ellos el Eugene Smith, y suscita la exposición Vanishing Spain con otros fotógrafos españoles en Nueva York en 1991. En 1996 recibe el Premio Nacional de Fotografía, en el 97 viaja a Cuba y Haití y en 1999 acompaña a Gervasio Sánchez al conflicto de Kosovo. En 2001 publica el libro Rituales en Haití;  poco después comienza su proceso para ser admitida en la Agencia Magnum, que culminará cuatro años después. En ese tiempo su colaborador Castro Prieto va sistematizando el material revelado a lo largo de años. Recibe la Medalla de Oro  del Mérito a las Bellas Artes, el tercer puesto en el World Press Photo y es admitida en la Agencia Magnum siendo la primera persona española (y única hasta ahora) en figurar en la misma. En 2010 publica Trastempo (Ed. La Fábrica), libro sobre Galicia cuyo material expone al año siguiente en el Círculo de Bellas Artes. Siguieron encargos institucionales como el retrato del presidente del Congreso de los Diputados o el de la Familia Real. A propuesta de Alberto Schommer es nombrada académica de Bellas Artes de San Fernando, donde se formó y reemplazando a Luis García Berlanga, siendo la cuarta mujer en ocupar sede en la misma. Han seguido exposiciones sobre Venezuela, Haití, La India, Georgia y otros lugares mientras continúa con su proyecto Entre el cielo y la tierra, de intención globalizadora. En 2018 se inaugura un museo dedicado a su obra en su localidad natal de Puertollano. Es la primera mujer Doctor Honoris Causa por la Universidad de Castilla-La Mancha.
A sus ochenta y cinco años, Letizia Battaglia afirma haber vivido plenamente la mitad ya que hasta los cuarenta no se sintió dueña de su vida. A esa edad se acercó por primera vez a una cámara. Separada de un marido que le impidió trabajar ni estudiar, sumida en intermitentes depresiones y con tres hijos, se puso a trabajar en un periódico descubriendo que sus artículos eran mejor recibidos si iban acompañados de apoyo fotográfico. Así empezó una carrera que, partiendo de la experiencia callejera en Palermo, la encumbraría como la primera fotoperiodista de Italia con más de 600.000 clics de vida cotidiana y a veces de muerte diaria. En un año hubo más de mil muertos en Sicilia y ella levantó acta de la mayor parte así como de la estructura de la Mafia, sus entierros, sus mujeres y sus juicios. Sus  imágenes revelaron al mundo la existencia del enterrador mayor, Totó Riina, y fueron usadas para demostrar el compromiso del político Giulio Andreotti con el crimen organizado. En un momento dado se definió como “una morgue ambulante”, dados los testimonios de asesinatos que cargaba en sus rollos aún por revelar. Los asesinatos de los jueces Falcone y Borsellino fueron un punto de inflexión en su carrera. Vista como un equivalente europea y femenina del legendario Weegee, como aquél también ha realizado todo género de trabajos fuera del fotoperiodismo incluyendo reportajes publicitarios para Lamborghini y otras firmas de su país. En 2007 recibió el prestigioso Premio Erich Salomon de la Sociedad Alemana de Fotografía.  En 2019 el documental Shooting the Mafia (La fotógrafa de la Mafia) la dio a conocer fuera de las fronteras transalpinas.

Facebook:@Generaciondel27
Twitter:Generaciondel27
Instagram:Generaciondel27
Web:malaga.es/generaciondel27

Centro Cultural MVA. Málaga, Calle Ollerías, 34, 29012 Málaga