Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Esta semana, El Rincón Literario te recomienda la obra de Tracey Moroney: "Cosas que me gustan de mis abuelos"

Diputación de Málaga

Noticias


Esta semana, El Rincón Literario te recomienda la obra de Tracey Moroney: "Cosas que me gustan de mis abuelos"

Esta lectura para niños entre los 3 y 5 años es la recomendación de esta sección de la Escuela Provincial de Familias para ser leída en familia, con un importante mensaje de los valores familiares y el valor de los abuelos y abuelas en el núcleo familiar. 

Sinopsis:

La colección Cosas que me gustan de... muestra ejemplos sencillos de situaciones cotidianas de los niños para, a partir de ellos, generar un pensamiento positivo. 

La relación entre abuelos y nietos es muy enriquecedora y agradable y tiene una gran importancia para ambas partes. Los abuelos comparten con sus nietos recuerdos, aficiones y actividades que les enseñan muchas cosas.

Un abuelo puede tener varios papeles: historiador de la familia, mentor, modelo a seguir, padre suplente, educador... a la vez que da amor, apoyo, seguridad, guía y ánimo al niño dentro del ámbito familiar.

En este libro para primeros lectores el personaje protagonista nos cuenta lo bien que se siente con cada uno de sus abuelos, qué les gusta hacer juntos y lo mucho que se quieren.

Sobre la autora:

Tracey Moroney nació en Marton, Nueva Zelanda, en 1965. Aprendió su profesión trabajando como diseñadora de animación, directora técnica y luego como responsable en diseño de proyectos internacionales para diferentes casas editoriales.

Pasó varios años trabajando en la ciudad australiana de Melbourne, viajando a menudo y entrando en contacto con diversas editoriales extranjeras. Luego se instaló en la Isla Sur de Nueva Zelanda, donde comenzó a escribir y a ilustrar libros infantiles para varias editoriales australianas y estadounidenses.

Sus obras tienen un importante componente pedagógico y tratan temas cotidianos del niño, por lo que están igualmente recomendadas para padres y docentes. La Biblioteca Nacional de Australia alberga varios de sus títulos. En 1997 fue finalista del New Zealand Post Book Award, por su libro Nicketty-Nacketty, Noo-noo-noo.