Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Andalucía es la región con más muertes relacionadas con dolencias cardíacas en España.

Diputación de Málaga

Noticias


Andalucía es la región con más muertes relacionadas con dolencias cardíacas en España.

En esta fecha tan señalada, desde la Escuela Provincial de Familias compartimos una serie de consejos para un estilo de vida saludable.

Han pasado 23 años desde que la Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) designara el 29 de septiembre como el día Mundial del Corazón, con el objetivo de concienciar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares se cobran más de 17 millones de vidas al año. Y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones para el año 2030.

En nuestra comunidad, Andalucía representa la región con más muertes por dolencias cardiacas de España. Una gran proporción de estas muertes podría evitarse con un estilo de vida saludable y con un cambio progresivo en nuestros hábitos alimentarios, además de evitar el sedentarismo y por supuesto evitando el consumo de tabaco.

Desde la Escuela Provincial de Familias, queremos reivindicar que la mejor prevención de las dolencias relacionadas con el corazón, pueden evitarse siguiendo estos sencillos consejos:

Cocinar y comer sano: dieta mediterránea evitando el consumo de grasas saturadas y aumentando la ingesta de omega 3 y pescado.

Hacer ejercicio físico, al menos media hora diaria.

Limitar el consumo de sustancias perjudiciales como la sal, el tabaco o el alcohol.

Controlar el colesterol.

Controlar el peso. La obesidad es un riesgo cardiovascular importante.

¿Cómo cuidar nuestro corazón?

La OMS tiene como objetivo concienciar a las personas en todo el mundo de que se puede hacer un cambio positivo y cuidar nuestro corazón y el de nuestros seres queridos, con un compromiso para nuestra salud.

Es importante mantener una dieta equilibrada y variada, incluyendo frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables.

Igualmente hay varios alimentos que se deberían evitar o limitar su inclusión en nuestra dieta, si queremos favorecer el correcto funcionamiento del corazón. Algunos de ellos son:

1.  Los alimentos procesados, fritos, las comidas rápidas, congelados, bocadillos, refrescos y golosinas, que a menudo contienen altos niveles de grasas trans y sodio.

2.  La carne roja y las carnes procesadas, como las salchichas, el tocino y la carne ahumada, puesto que tienen altos niveles de grasas saturadas y colesterol.

3.  Los productos lácteos, como la leche entera, el queso y la mantequilla, contienen altos niveles de grasas saturadas que pueden aumentar el colesterol LDL, conocido como ‘malo’.

4.  Los alimentos con alto contenido de sodio, como los alimentos enlatados, los congelados, los aderezos para ensaladas, los embutidos y los refrigerios salados, pueden aumentar la presión arterial y el riesgo de enfermedades del corazón.

5.  Los alimentos con alto contenido de azúcar y carbohidratos refinados, como los pasteles, los dulces y los refrescos.

Actividades no recomendables

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo para enfermedades del corazón, ya que daña las paredes de las arterias y aumenta la presión arterial y, con ello, el riesgo de sufrir trombosis, además de muchas otras enfermedades como el cáncer. El tabaco contiene sustancias químicas que pueden dañar los vasos sanguíneos y el corazón.

Igualmente, los expertos desaconsejan el consumo de alcohol en exceso, porque también puede aumentar la presión arterial, el ritmo cardíaco y los niveles de triglicéridos en la sangre.

El llevar una vida sedentaria puede contribuir al aumento de peso, la hipertensión y la diabetes tipo 2, que son factores de riesgo importantes para las enfermedades cardíacas.

Una dieta poco saludable, consumiendo alimentos ricos en grasas saturadas, sal y azúcares, también puede elevar la presión arterial, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre.

Y son también enemigos del corazón el estrés crónico, que aumenta la presión arterial y los niveles de hormonas del estrés, y la falta de sueño, también porque pronuncia el riesgo de hipertensión, la diabetes y la obesidad, que a su vez aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.

Desde la Escuela Provincial de Familias, animamos a todos los miembros las familias de nuestra provincia a seguir estos consejos ya que favorecen a todos los miembros de la unidad  familiar, tanto a los mayores, a los adultos y a los niños y niñas contribuyendo a su desarrollo físico y connitivo mucho más saludable.