Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

El CPB participa en el desalojo de Jubrique y Genalguacil y ampliará efectivos para proteger los núcleos de población y refrescar el terreno

Diputación de Málaga

El CPB participa en el desalojo de Jubrique y Genalguacil y ampliará efectivos para proteger los núcleos de población y refrescar el terreno

Actualmente se encuentran desplegados sobre el terreno un total de 28 efectivos y 14 vehículos, en constante coordinación con los mandos del Infoca

El presidente de la Diputación se encuentra en el puesto de mando avanzado para seguir al detalle la evolución del incendio tras haberse declarado un nuevo frente en el término municipal de Jubrique

El Consorcio Provincial de Bomberos ha participado en las últimas horas en el desalojo de Jubrique y Genalguacil, una vez que esta medida se ha aprobado por parte de los mandos del Infoca ante un nuevo incendio declarado en el término municipal de Jubrique; y se prevé que se amplíen efectivos que se centrarán en la protección de los núcleos de población y en las labores de refresco de terrenos que eviten incendios espontáneos.

Actualmente se encuentran desplegados sobre el terreno un total de 28 efectivos y 14 vehículos, en constante coordinación con los mandos del Infoca, tal y como ha podido constatar el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, que se encuentra en el puesto de mando avanzado para seguir al detalle la evolución del incendio tras haberse declarado un nuevo frente en el término municipal de Jubrique.

El presidente provincial ha valorado la ingente labor llevada a cabo por los efectivos allí desplegados, así como la coordinación a cargo del Infoca, "el mejor dispositivo de control de incendios de España y de Europa". "Es el momento de remar todos en el mismo sentido, nuestra única prioridad debe ser acabar con esta pesadilla lo antes posible", ha recalcado.

Una vez desplegados los refuerzos del CPB, éstos se centrarán en la protección de los núcleos poblaciones en riesgo, así como en las labores de refresco del terreno, algo que se ha convertido en prioritario dada la volatilidad del incendio, que extiende partículas incandescentes a través de las fuertes rachas de viento.