Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Humedales: armas contra el cambio climático

Diputación de Málaga
Noticias

Humedales: armas contra el cambio climático

Los humedales suponen una importante arma contra el cambio climático al ser sumideros de CO2 atmosférico

El proyecto LIFE Wetlands4Climate (W4C) pretende realzar el “gran valor ecológico” de estos ecosistemas, especialmente como sumideros de carbono y reductores de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera. El proyecto, que se desarrollará en once humedales españoles, está dotado con 2 millones de euros, a invertir hasta 2024.

Apoyo a la diversidad

En un artículo publicado en La Opinión de Málaga señalan que, además de la gran diversidad de especies que acogen, los humedales destacan por su labor de purificación del agua que alimenta a otros ecosistemas y rellena los acuíferos subterráneos, “esenciales en el entorno mediterráneo” teniendo en cuenta la escasez y las sequías que afronta “de forma crónica” la península Ibérica.

Ecosistemas fundamentales para la vida, los humedales están desapareciendo a un ritmo tres veces superior al de las masas forestales. Y su degradación puede llevarles a dejar de almacenar grandes cantidades de carbono para empezar a emitirlo, “con las consecuencias que esto conlleva para el calentamiento global”.

Los investigadores están convencidos de que los humedales constituyen una solución natural al objetivo de la Unión Europea de reducir las emisiones mundiales de carbono en un 55% antes de 2030 y ser climáticamente neutra en 2050.

Sumideros de carbono

El proyecto LIFE Wetlands4Climate, coordinado por la Fundación Global Nature, analiza cuánto carbono es capaz de retener un humedal en función de su estado de conservación. También pretende identificar qué medidas de gestión son las más apropiadas para cada humedal de modo que todos alcancen su máxima capacidad de almacenamiento.

LIFE Wetlands4Climate validará una metodología para cuantificar los intercambios de GEI y servirá al objetivo de políticas climáticas de uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura (LULUCF por sus siglas en inglés).

El objetivo es generar datos sobre el secuestro de carbono en humedales que, entre otros fines, contribuirán a alimentar los análisis del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), así como a elaborar pautas de gestión que incrementen su papel como sumideros.

Los trabajos de muestreo y medición en campo de las parcelas piloto ubicadas en humedales de Castilla y León, Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha, se están poniendo en marcha con diferentes medidas demostrativas de gestión de la vegetación, el suelo y el agua.

Los impulsores del programa quieren comprobar cómo se comportan los balances de carbono en cada humedal respecto a cada una de las medidas de gestión aplicadas; por ejemplo, las siegas, el pastoreo controlado o el manejo de los niveles de agua.

Proyectos de restauración

Con los datos recogidos se activará la aprobación de una metodología que pueda optar a fondos en el mercado voluntario del carbono, basada en la conservación de humedales. Será a través de proyectos de restauración financiados por fondos para la conservación, con la idea de “acelerar las sinergias entre la sociedad y el mundo económico” e impulsar el tránsito hacia una economía descarbonizada.

“Conseguirlo será un gran logro ya que sin este tipo de mecanismos no se realizarían las inversiones previstas en gestión y conservación de humedales necesarias para que trabajen como nuestros aliados en el secuestro de carbono y la lucha contra el cambio climático”, añaden.

Apoyo de redes internacionales

La Fundación Global Nature se encarga de coordinar este proyecto. También participan entidades como la agencia EFE, la Fundación Valencia Clima y Energía y el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat de Valencia.

El proyecto cuenta con el apoyo de distintos departamentos del Ministerio parala Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat Valenciana, la Junta de Castilla-La Mancha y la Junta de Castilla y León, así como de las redes internacionales Living Lakes y Wetlands International.