Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Sierra Bermeja pierde 20 toneladas por hectárea de suelo en las zonas más afectadas por el incendio

Diputación de Málaga
Noticias

Sierra Bermeja pierde 20 toneladas por hectárea de suelo en las zonas más afectadas por el incendio

Este enclave sufrió el pasado verano un incendio que arrasó casi 10.000 hectáreas

A todos nos han alegrado las lluvias que han llegado a la provincia de Málaga durante el mes de marzo. En parte por la gran amenaza de sequía (que aún hoy continúa) y las múltiples consecuencias que tiene en todos los ámbitos.

Pero, una vez llueve, nos fijamos en cómo llueve y dónde lo hace concretamente. Afortunadamente, los pantanos de la provincia han cogido bastante agua –excepto la Viñuela-y la tierra se ha empapado durante estos días. Pero la provincia tenía un punto de especial interés: Sierra Bermeja. Hay que recordar que este enclave sufrió el pasado verano un incendio, denominado de sexta generación que arrasó casi 10.000 hectáreas.

Los investigadores del proyecto CILIFO -Centro Ibérico para la Investigación y Lucha contra los Incendios Forestales-, coordinado por Sergio Prats, de la Universidad portuguesa de Évora, y Javier Madrigal, del INIA-CSIC, delimitaron parcelas en diferentes puntos de la sierra para estudiar los daños y la recuperación tras el incendio.

Los resultados preliminares demuestran que ha habido una pérdida importante de suelo, arrastrada ladera abajo por las escorrentías de agua que caían con fuerza.

Los resultados de esa erosión se diferencian en función de si se trata de una zona de alta severidad, es decir, donde el fuego fue mucho más intenso, o de baja severidad, donde los daños fueron más leves.

En las zonas de alta, se han llegado a perder 20 toneladas de suelo por hectárea. En cuanto a las zonas de baja severidad, la erosión ronda entre las cinco y seis toneladas por hectárea. Con estos datos preliminares obtenidos en tres parcelas grandes -50 metros cuadrados- y tres pequeñas -un metro cuadrado-, los investigadores tratan de crear modelos de erosión para extrapolar los datos al conjunto de la sierra.

Hasta 400 litros por metro cuadrado en una semana

El equipo de CILIFO cuenta con una red de pluviómetros en las áreas que están estudiando para poder calcular la erosión del suelo. Entre el domingo 20 y el 27 de marzo, se contabilizaron entre 390 y 400 litros por metro cuadrado, lo que produjo la caída de torrentes de agua montaña abajo.