Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Málaga puede repetir alcanzar en 2015 cifras récord de emisiones de carbono si no se adoptan las medidas adecuadas

Diputación de Málaga
Noticias

Málaga puede repetir alcanzar en 2015 cifras récord de emisiones de carbono si no se adoptan las medidas adecuadas

El diputado de Medio Ambiente presenta el informe sobre Emisiones y Cambio Climático en la provincia, elaborado por el Observatorio Provincial de Sostenibilidad

Los modelos predictivos indican una alta probabilidad de retorno al nivel de emisiones de 2007 a partir del año 2013-2014 si no se aplica un cambio en el modelo transformador malagueño. Esta es la principal conclusión del dictamen sobre Emisiones y Cambio Climático en la provincia de Málaga, elaborado por la empresa Sostema para el Observatorio Provincial de Sostenibilidad, entidad perteneciente al Área de Medio Ambiente y Articulación de la Diputación Provincial de Málaga. El informe ha sido presentado esta mañana por el diputado de Medio Ambiente, Miguel Esteban Martîn, y el coordinador de la Agenda 21 Provincial, Saturnino Moreno.

El estudio contiene el inventario de emisiones de la provincia de Málaga (con huella de carbono incluida) junto a un diagnóstico y pronóstico de situación, para la cual se proponen un conjunto de medidas sectoriales destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

La huella de carbono provincial incluye las emisiones procedentes del consumo de energîa elêctrica producida tanto fuera como dentro del territorio malagueño. Registró en el año 2009 un îndice estimado de 5,7 toneladas de CO2 equivalente por habitante, lo que supone un descenso del 9,8% con respecto al dato rêcord de 2007 (6,32 tCO2 eq./hab.).

Sin embargo, la proyección 2010-2015 indica un empeoramiento en las cifras de emisiones GEI por habitante para el año 2011-2012, tendencia que en el peor de los escenarios significarîa repetir en 2014 la cifra de 2008 y fijar en 2015 un nuevo record de emisiones per capita.

El dato de emisiones per cápita de Málaga para 2008 (6,16 tCO2 eq./hab.) fue sensiblemente inferior a la ratio andaluza (8,3 t. CO2 eq./hab.) y española (8,9 tCO2 eq./hab.). Este hecho sólo responde a la carencia de un sector industrial mînimamente desarrollado, y no a la aplicación de buenas prácticas. El modelo de baja actividad industrial y alta aportación de los servicios hace que el foco principal de emisiones GEI procedentes de fuentes fijas se halle en una sola instalación (fábrica de cementos de La Araña), capaz de aportar el 8% aproximadamente del total GEI provincial. Las otras dos grandes dianas de acción para el cambio de tendencia son el tráfico rodado y el consumo elêctrico. Ambos vectores sumaron el 73,6% de las emisiones totales de la provincia en el año 2009.

Del patrón de emisiones que se ha desarrollado anteriormente, a la ciudadanîa se le puede asignar un papel directo en la tendencia de la movilidad rodada de carácter privado y en los usos domêsticos de electricidad, GLP, Gasóleo C y Gas natural. Estas variables representan aproximadamente un tercio (2,01 t.CO2 eq./hab.) de las emisiones per cápita. Son aquêllas en las que la ciudadanîa puede directamente controlar o reducir las emisiones GEI mediante el cambio de hábitos. Como segunda baterîa de emisiones asociadas a las pautas de consumo identificamos la generación de residuos o las emisiones procedentes de la agricultura y la ganaderîa.

Hay que destacar una serie de fenómenos que están influyendo de manera determinante en el aumento de emisiones. Se trata de la aparición de nuevos nodos urbanos pendulares, diferenciados entre el urbanismo de ciudad dormitorio y la urbanización difusa propiamente dicha. Este hecho ha provocado el incremento de costes ambientales, económicos y sociales por aumento en los ratios de movilidad, directamente relacionado con las emisiones GEI.

La litoralización demográfica que ha experimentado y sigue experimentando la provincia de Málaga ha llevado a una relación costa/interior de 13 a 1 en número de habitantes. El bloque compacto ha generado un eje este-oeste particularmente intenso en la costa del sol occidental. Las fuertes relaciones de dependencia respecto a los grandes núcleos de trabajo están llevando a los flujos circulatorios hacia una saturación creciente.

La dinámica más reciente se ha dado en los municipios del Valle del Guadalhorce cercanos a Málaga. Cártama y Alhaurîn de la Torre han sido los principales motores demográficos, incrementando en el entorno del 50% su población de 2001 a 2008.

Estos volúmenes traducidos a la realidad cotidiana significan el que miles de ciudadanos por motivos económicos se han visto obligados directa o indirectamente a elegir los nuevos suburbios o los municipios cercanos como lugar de asentamiento, ampliando su distancia de trabajo de 5-10 km. a 30-40 km. diarios, teniendo que emplear imperativamente un vehîculo para desplazarse a los grandes centros de ocio, comercio y cultura.

El segundo factor urbanîstico ligado a la movilidad es el proceso denominado “urbanización difusa”, que responde a diferentes motivos: búsqueda de calidad de vida, valorización ilegal de terrenos rústicos y un menor coste de la vivienda, entre otras causas.

La otra gran diana de emisiones GEI por volumen y tasas de crecimiento (64% de 2000 a 2008, por un 36% regional) se localiza en el consumo elêctrico. En este caso, los usos domêsticos acaparan de manera creciente la demanda (44%), muy por encima de los îndices de Andalucîa (34%) y España (26%).

Por tanto, las acciones deben ir dirigidas a la optimización energêtica de las viviendas de la provincia, incidiendo en el ahorro económico que suponen a corto y medio plazo, más aún teniendo en cuenta la perspectiva tarifaria, la cual progresivamente está comenzando a ser objeto de reflexión por parte de los consumidores de cara a abaratar su recibo.

Los principales ejes de trabajo son, por un lado, un cambio radical de la mentalidad ciudadana y, por otra parte, una perspectiva transversal continua de ecoeficiencia en todos los sectores económicos, incluida la administración.

Los modelos predictivos indican una alta probabilidad de retorno al nivel de emisiones de 2007 a partir del año 2015 si no se aplican las medidas adecuadas, que implica un cambio permanente del modelo transformador malagueño, capaz de mitigar las tensiones que genera un incremento en la actividad económica. Se trata de romper el binomio crecimiento económico-insostenibilidad ambiental.

El dictamen aconseja realizar un estudio sobre la contaminación troposfêrica por tráfico rodado y emisiones industriales, dado que las cifras de óxidos de nitrógeno son muy elevadas y las estaciones permanentes de medición escasean respecto a otras provincias andaluzas (sólo hay estaciones en Málaga capital, Campanillas, Marbella y Campillos).