Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Presentación del libro "Si cerca hubiese un mar". Homenaje a Ida Vitale

Diputación de Málaga

Agenda


Presentación del libro "Si cerca hubiese un mar". Homenaje a Ida Vitale

Presentación del libro "Si cerca hubiese un mar".  Homenaje a Ida Vitale. Antología Colectiva de Escritoras. Edición de Sonia Aldama. Las Lolas Editorial. 2023.

Presentan el acto José Antonio Mesa Toré, director del Centro Generación del 27 y Pilar Flores Núñez, profesora de la UMA y Vicepresidente del Ateneo de Málaga. Intervendrán Mercedes Ruiz, Tes Nehuén y Sonia Aldama.

Este libro con prólogo de María José Bruña Salgado, profesora titular en la Universidad de Salamanca, especialista en Estudios de Género y Literatura Hispanoamericana, es una recopilación de notables escritoras de hoy en tributo a la escritora Ida Vitale.  Dividido entre Poesía y Microrrelato, el índice reúne a más de cien narradoras, poetas e ilustradoras con la divisa común de la admiración por esta autora.  Entre ellas podemos mencionar a Rosa Regás, Ana María Shua, Olalla Castro, Isabel Pérez Montalbán, Elena Medel o Nieves Chillón.

La poeta uruguaya Ida Vitale pertenece por nacimiento a la Generación del 45 o Crítica, que en su país natal dio nombres como Idea Vilariño, Juan Carlos Onetti, María Inés Silva Vila, Amanda Berenguer, Carlos Maggi, Ángel Rama o Mario Benedetti. Su prolífica contribución a las letras en nuestro idioma es muy grande y su influencia también. Además de su amplia poesía ha desarrollado una abundante producción en narrativa, periodismo cultural, crítica literaria y musical; la prosa poética, los aforismos o la traducción son dominios en los que también se ha desenvuelto desde hace siete décadas. Ha dirigido, o ha sido parte del consejo de redacción, de varias revistas de gran relieve en distintos países (Marcha, Jaque, Vuelta, Maldoror, Unomásuno…). Además del Uruguay ha residido, por razones políticas o de otra índole, en Venezuela, México (donde se empapó del magisterio de Octavio Paz, muy relevante para su quehacer posterior) o Estados Unidos donde vivió  treinta años hasta que, tras enviudar de su segundo marido, el también poeta Enrique Fierro, regresó a su país natal. Su verbo se ha ido enriqueciendo con cada una de esas experiencias y tradiciones literarias asumiendo en su obra la profundidad, el rigor, la penetración, la hondura y la chispa de ingenio.

Autora centenaria, de notable vitalidad y sentido del humor (atribuyendo su elevada producción literaria a una simple cuestión de longevidad), su obra se inscribe en la tradición de las vanguardias históricas americanas en un país que ha sido cuna de figuras tan relevantes al respecto como Lautremont o Supervielle. Su poesía indaga en la alquimia del lenguaje y establece un encuentro entre una exacerbada percepción sensorial de raíz simbolista, siempre atenta al mundo natural, y la cristalización conceptual en su perfil más preciso. Sobre la esencia de la búsqueda del poeta manifestó en una ocasión: “Las palabras son nómadas; la mala poesía las vuelve sedentarias”. Representante de la poesía esencialista, su obra se caracteriza por poemas (en general de corta extensión), una búsqueda del sentido de las palabras y un carácter metaliterario.

Su descubrimiento de la obra de dos poetas uruguayas, Delmira Agustini, y el espíritu afín que encuentra en María Eugenia Vaz Ferreira la motiva a la poesía lírica, para lo que será importante también la influencia de Gabriela Mistral. Sus grandes referentes son José Bergamín, profesor suyo en Montevideo, y Juan Ramón Jiménez, al que llegó a conocer en su exilio.

Como traductora del francés y el italiano, ha vertido al español obras de Simone de Beauvoir, Benjamin Peret, Gaston Bachelard, Jules Supervielle, Jean Lacouture, Mario Praz y Luigi Pirandello.

Ha recibido, entre otros galardones literarios, el Premio Cervantes en 2018, el Octavio de Paz de Poesía y Ensayo en 2009, el Alfonso Reyes en 2014, el Premio Reina Sofía de Literatura Iberoamericana en 2015, el Premio Internacional de Poesía Iberoamericana en 2016, el Premio Max Jacob en 2017, el Premio FIL de Literatura en Lengua Romance de la Feria del Libro de Guadalajara en 2018 y el Premio Alas en 2019. Desde 2010 es doctor honoris causa  de la Universidad de la República de Uruguay y Ciudadana Ilustre de Montevideo desde 2019.

Facebook:@Generaciondel27/
Twitter:@Generaciondel27/
Instagram:@Generaciondel27/
Web:malaga.es@generaciondel27/

20:00 h
Entrada gratuita hasta completar aforo
Centro Cultural MVA.
Calle Ollerías, 34. Málaga
Actividad Generación del 27
12/1/202312/1/2023Europe/MadridPresentación del libro "Si cerca hubiese un mar". Homenaje a Ida VitaleDiputación de Málaga

Presentación del libro "Si cerca hubiese un mar".  Homenaje a Ida Vitale. Antología Colectiva de Escritoras. Edición de Sonia Aldama. Las Lolas Editorial. 2023.

Presentan el acto José Antonio Mesa Toré, director del Centro Generación del 27 y Pilar Flores Núñez, profesora de la UMA y Vicepresidente del Ateneo de Málaga. Intervendrán Mercedes Ruiz, Tes Nehuén y Sonia Aldama.

Este libro con prólogo de María José Bruña Salgado, profesora titular en la Universidad de Salamanca, especialista en Estudios de Género y Literatura Hispanoamericana, es una recopilación de notables escritoras de hoy en tributo a la escritora Ida Vitale.  Dividido entre Poesía y Microrrelato, el índice reúne a más de cien narradoras, poetas e ilustradoras con la divisa común de la admiración por esta autora.  Entre ellas podemos mencionar a Rosa Regás, Ana María Shua, Olalla Castro, Isabel Pérez Montalbán, Elena Medel o Nieves Chillón.

La poeta uruguaya Ida Vitale pertenece por nacimiento a la Generación del 45 o Crítica, que en su país natal dio nombres como Idea Vilariño, Juan Carlos Onetti, María Inés Silva Vila, Amanda Berenguer, Carlos Maggi, Ángel Rama o Mario Benedetti. Su prolífica contribución a las letras en nuestro idioma es muy grande y su influencia también. Además de su amplia poesía ha desarrollado una abundante producción en narrativa, periodismo cultural, crítica literaria y musical; la prosa poética, los aforismos o la traducción son dominios en los que también se ha desenvuelto desde hace siete décadas. Ha dirigido, o ha sido parte del consejo de redacción, de varias revistas de gran relieve en distintos países (Marcha, Jaque, Vuelta, Maldoror, Unomásuno…). Además del Uruguay ha residido, por razones políticas o de otra índole, en Venezuela, México (donde se empapó del magisterio de Octavio Paz, muy relevante para su quehacer posterior) o Estados Unidos donde vivió  treinta años hasta que, tras enviudar de su segundo marido, el también poeta Enrique Fierro, regresó a su país natal. Su verbo se ha ido enriqueciendo con cada una de esas experiencias y tradiciones literarias asumiendo en su obra la profundidad, el rigor, la penetración, la hondura y la chispa de ingenio.

Autora centenaria, de notable vitalidad y sentido del humor (atribuyendo su elevada producción literaria a una simple cuestión de longevidad), su obra se inscribe en la tradición de las vanguardias históricas americanas en un país que ha sido cuna de figuras tan relevantes al respecto como Lautremont o Supervielle. Su poesía indaga en la alquimia del lenguaje y establece un encuentro entre una exacerbada percepción sensorial de raíz simbolista, siempre atenta al mundo natural, y la cristalización conceptual en su perfil más preciso. Sobre la esencia de la búsqueda del poeta manifestó en una ocasión: “Las palabras son nómadas; la mala poesía las vuelve sedentarias”. Representante de la poesía esencialista, su obra se caracteriza por poemas (en general de corta extensión), una búsqueda del sentido de las palabras y un carácter metaliterario.

Su descubrimiento de la obra de dos poetas uruguayas, Delmira Agustini, y el espíritu afín que encuentra en María Eugenia Vaz Ferreira la motiva a la poesía lírica, para lo que será importante también la influencia de Gabriela Mistral. Sus grandes referentes son José Bergamín, profesor suyo en Montevideo, y Juan Ramón Jiménez, al que llegó a conocer en su exilio.

Como traductora del francés y el italiano, ha vertido al español obras de Simone de Beauvoir, Benjamin Peret, Gaston Bachelard, Jules Supervielle, Jean Lacouture, Mario Praz y Luigi Pirandello.

Ha recibido, entre otros galardones literarios, el Premio Cervantes en 2018, el Octavio de Paz de Poesía y Ensayo en 2009, el Alfonso Reyes en 2014, el Premio Reina Sofía de Literatura Iberoamericana en 2015, el Premio Internacional de Poesía Iberoamericana en 2016, el Premio Max Jacob en 2017, el Premio FIL de Literatura en Lengua Romance de la Feria del Libro de Guadalajara en 2018 y el Premio Alas en 2019. Desde 2010 es doctor honoris causa  de la Universidad de la República de Uruguay y Ciudadana Ilustre de Montevideo desde 2019.

Facebook:@Generaciondel27/
Twitter:@Generaciondel27/
Instagram:@Generaciondel27/
Web:malaga.es@generaciondel27/

Centro Cultural MVA, Calle Ollerías, 34. Málaga