Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Torremolinos. Vuelve a Málaga con el Centro del 27

Diputación de Málaga
Noticias

Torremolinos. Vuelve a Málaga con el Centro del 27

‘Definirte es empobrecerte’, Alejandro Simón Partal

Ciclo literario de los rincones de la provincia de Málaga a través de escritos de importantes autores. Nos adentraremos en aquellos lugares tan cercanos a todos para descubrir cómo los vieron y cómo los imaginaron los poetas.

Definirte es empobrecerte

Pero no siempre con Eros basta,
no siempre.

Ya habías estado en el otro lado
antes incluso de que aquello
fuese aquí referencia;
ya habías estado mucho antes
en el otro mundo
clamado por los que no saben
qué hacer en este.

Eras de Torremolinos:
condenada felicidad
de vivir en los opuestos.
Eras de Torremolinos iba diciendo,
y debería haber empezado por ahí.
Porque haber empezado por ahí
es el feliz desvío de lo que por ese camino
iba a acabar muy mal.

Eras de Torremolinos
y preferías el sol, las tardes
como preámbulos de noches sobornables
antes que cualquier encierro
que no fuera un encierro
con el trote furioso del legado.

                           Eros y tú

de Torremolinos, lo aprendiste bien:

la poesía crece en las privaciones.
(Haber empezado por ahí).

“Se nace,

         se renace

                   y se muerde”,

pero no era eso, no era eso.

Era el milagro suficiente
de saberte ahí, nuestra bandera
blanca, como en su blancura
la espuma del mar muestra
la suciedad contenida que lo justifica.

Eras el amor y tenías nombre propio
como los caudalosos ríos de Norteamérica,
pero eras de Torremolinos.
Eras el amor y tenías todo su color,
pongamos azul,
como los caudalosos ríos de Norteamérica,
como el azul favorito de Novalis –síntoma
de total inexistencia-, pero amor,
tú eras de Torremolinos.
Una misma palabra significa tanto azul
como verde en la mayoría de las lenguas
del mundo; tú eres la palabra
de mi idioma que significa todo lo que
vi de una manera nueva
tras tus cuerpos lastimeros (y verdes).

Definirte es empobrecerte.

Rellenemos, entonces,
estas penas de penas antiguas
a la altura de nuestro censo soberano,
de nuestra servidumbre incontestable.

Eras de Torremolinos y hacías de la belleza
una especulación deliciosa, una especulación
en Torremolinos:

como esa primera línea ilegal,
tan irresistible.

Alejandro Simón Partal (Estepona, 1983). Doctor en Lengua Española y sus Literaturas. Colabora en revistas especializadas, radio y prensa escrita. Es autor de los libros de poesía ’El guiño de la Chatarra’ (Renacimiento, 2010), ‘Nódulo Noir’ (Renacimiento, 2012) y ‘Los himnos abdominales’ (Renacimiento, 2015),  ‘La fuerza viva’ (Pre-Textos, 2017), Premio Internacional de Poesía Arcipreste de Hita, ‘Una buena hora’, Premio Internacional de Poesía Hermanos Argensola (Visor, 2019). Es autor de los ensayos ‘A cuerpo gentil’ (Visor, 2017) y ‘Las virtudes de lo ausente’ (UNED, 2018), con el que obtuvo la XII Beca de Investigación Literaria Miguel Fernández. Con autor de teatro ha publicado ‘Sed despojo’ (2016) y ‘Resistencia y sumisión’ (2019).

Ver más