Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

La Diputación licita por 1,5 millones de euros la rehabilitación de un palacio de calle Carretería

Diputación de Málaga
Noticias

La Diputación licita por 1,5 millones de euros la rehabilitación de un palacio de calle Carretería

El proyecto contempla la recuperación de las pinturas murales de la fachada principal del inmueble y de los arcos del patio, la estanqueidad de las cubiertas y la mejora de la accesibilidad en los espacios interiores

La Diputación de Málaga ha sacado a licitación por 1.592.781,54 euros la rehabilitación del Palacio de Valdeflores, un edificio del siglo XVIII situado en la capital, en calle Carretería. El proyecto contempla, entre otras actuaciones, la puesta en valor de la fachada principal del inmueble, para lo cual se descubrirán las pinturas murales existentes, así como en los arcos del patio; la estanqueidad de las cubiertas y de los elementos estructurales dañados, como la escalera o los muros medianeros; y la mejora de la accesibilidad en los espacios interiores.

Hasta el 11 de agosto estará abierta la presentación de ofertas para acometer este proyecto, que tendrá un plazo de ejecución de un año. El palacio, que ya fue restaurado en 1988, poco después de que la Diputación de Málaga se hiciera cargo del mismo, se ubica junto a la muralla medieval de Calle Carretería.

En el actual proyecto de rehabilitación integral -redactado por el arquitecto del servicio de Arquitectura, Urbanismo e Información Territorial de la Diputación de Málaga Rafael Salas- se contemplan diversas obras.

En cuanto a las fachadas, en la principal que da a la calle Carretería, la actuación prioritaria será la recuperación de pinturas murales así como la eliminación del zócalo actual de la planta baja para ejecutar uno nuevo a base de mortero de cal. Las carpinterías exteriores de madera serán restauradas y se eliminarán aquellas de PVC añadidas posteriormente, al tiempo que el cableado que discurre por la fachada se ocultará dentro de una falsa moldura hueca. Asimismo, se retirará la malla de plástico que oculta la maquinaria de aire acondicionado en el balcón de planta primera, y se sustituirá la misma.

En el interior del patio, se recuperarán los arcos existentes, así como la policromía que pudiera descubrirse durante el proceso de restauración. Y en la fachada que da a la calle Muro de las Catalinas se dispondrá un nuevo zócalo de las mismas características que el de la fachada principal, sustituyendo también todas las carpinterías exteriores por otras nuevas de idénticas características y dimensiones.

Además, la medianera con la plaza donde se ubica la muralla medieval será recortada para que se distingan los dos cuerpos de distinta altura existentes.

Comunicaciones verticales y cubiertas

Actualmente, el edificio cuenta con dos escaleras. La principal, comunica la planta baja y la planta primera, y una escalera de menor dimensión, de servicio, comunica desde la primera hasta la planta tercera. Por tanto, no existe en el inmueble una escalera que discurra por todas las plantas, por lo que se plantea comunicar todas las plantas continuando la escalera de servicio hasta la planta baja.

Así mismo, las actuaciones en las cubiertas están encaminadas a garantizar la estanqueidad necesaria de las mismas. Para ello, se eliminará la teja existente y se cambiará ligeramente la pendiente de los faldones a fin de conseguir que la actual canal de recogida de agua, que queda por fuera de los paramentos del patio, desaparezca, creando una nueva en el perímetro interior del patio.

Los trabajos también supondrán la redistribución de espacios, con la eliminación de parte de la tabiquería que delimita los despachos actuales. Para ello, se unificarán espacios para conseguir recintos con mayor superficie y se integrarán los locales de la planta baja en el edificio, relacionándolos con el patio. Dentro de esta actuación también se contempla la ubicación de nuevos aseos adaptados a personas con discapacidad, tanto en planta baja, como en el resto de las plantas, ampliando la superficie que actualmente ocupan.

Paralelamente, se renovarán todas las instalaciones del edificio, como la fontanería y la climatización.

Por lo que respecta a los restos arqueológicos, se creará un suelo de vidrio elevado para mantener visibles la tarjea y el pozo descubiertos en el subsuelo. Y en la planta baja y primera, los alzados de muralla descubiertos en el lateral oeste se tratarán para dejar en valor un fragmento de los mismos.