Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de Mollina

Diputación de Málaga

Historia de Mollina

El origen del nombre de Mollina cuenta con varias versiones: una apunta a que se deriva de "Torre Molina" y otra al têrmino latino "mollis", que significa "suave y blanda llovizna".

En cuanto al origen de la población, los restos arqueológicos hallados en su entorno dan prueba de asentamientos neolîticos en la Sierra de la Camorra. Pero ha sido la civilización romana la que ha dejado mayor número de edificaciones, como el Mausoleo de la Capuchina, varios molinos de aceite y el Castellum de Santillán, una villa rústica junto a una fortificación amurallada. En cualquier caso, la actual población hay que situarla en el siglo diecisêis.

Desde entonces, los esfuerzos de roturación y cultivo se tradujeron en que, en menos de 100 años, Mollina fue la zona del têrmino de Antequera con mayor cantidad de olivos, hasta el punto que cambiaron el nombre de la parroquia de San Cayetano al de Ntra. Sra. de la Oliva. Y fue a principios del siglo diecinueve cuando obtuvo su independencia municipal de Antequera.

En la segunda mitad del siglo veinte, Mollina experimentó una gran despoblación debido a la emigración a las zonas industrializadas de Europa y España. Pero lo mollinatos, emigrantes de larga duración, destinaron sus ahorros a la adquisición de tierras que eran, básicamente, de propietarios antequeranos. De este modo empezaron a elevar el nivel de vida de toda esa zona.

En Mollina es importante el sector industrial contando con empresas relevantes como las que se dedican a la fabricación de colchones y de celulosa. Como elemento de relevancia, en el pueblo se ubica el Centro Eurolatinoamericano de Juventud (CEULAJ) que le da proyección internacional. Este centro, promovido por 14 paîses europeos y americanos, es el único que existe de estas caracterîsticas en Europa con próxima rêplica en Amêrica, concretamente en Chile. Estas instalaciones se ubican en una parcela de 100.000 metros cuadrados y fueron inauguradas en 1991. Su objetivo es ser un lugar de encuentro, formación e intercambio de jóvenes de ambos continentes, ahora ampliado con la posibilidad de uso y disfrute que se ofrece a las organizaciones no gubernamentales.

En relación con la actividad agrîcola destaca, como decîamos, el cultivo del olivar y del viñedo. Respecto a este último señalar que, a travês de su cooperativa, han logrado generar el 80 por cien de los vinos de Málaga, acreditados por esa denominación de origen en sus versiones de dulce y seco, elaborándolos y embotellándolos con la marca comercial "Tierra de Mollina".