Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Historia de Fuente de Piedra

Diputación de Málaga

Historia de Fuente de Piedra

Los primeros asentamientos humanos en este têrmino municipal se remontan al siglo quinto antes de Cristo. Sin embargo, la referencia escrita más antigua que se conoce pertenece a la êpoca de ocupación romana. Se trata de un ara escrita en latîn que traducida dice: "Lucio Postumio Satulio por voto que tenîa hecho dio y dedicó este ara de esta divina fuente". La "Fuente Divina" (con aguas de propiedades curativas) a la que se refiere es la que da nombre al pueblo, ya que los que de ella bebîan sanaban del "mal de la piedra" (cálculos renales).

Tras la dominación árabe el pueblo desapareció en 1461, siendo reconstruido en 1547. A partir de entonces comienza el periodo de máximo apogeo y el agua de la fuente llega a exportarse al Reino de Nápoles e incluso a Amêrica.

A finales del siglo dieciocho y comienzos del diecinueve se produjeron epidemias de "tercianas" y "cuartanas" que diezmaron la población seriamente y que obligaron a levantar la fuente y recolocarla, si bien para entonces el agua ya habîa perdido sus propiedades. A partir de ese momento comenzó un declive de la fama de la fuente que culminó con su enterramiento en 1959.

Posteriormente, en 1990 se procedió a la excavación y recuperación de la misma y en 1994 se restauró, pudiêndose contemplar actualmente en la Plaza de la Constitución, en el centro del pueblo. La presencia de la fuente de piedra constituye un elemento básico en el urbanismo local, configurado por la presencia de edificios de tres plantas y caserones antiguos, junto a otros de corte más contemporáneo.

Paralelamente a la fuente la historia del pueblo ha girado en torno a la Laguna Salada, que ha sido explotada como salina industrial desde la êpoca romana hasta 1951. En 1981, la laguna se convirtió en Refugio Nacional de Caza y en la actualidad es la Reserva Natural que alberga la mayor colonia reproductora de flamencos rosa de Europa.

La economîa local se basa en la actividad vinîcola y aceitera, siendo tambiên muy importante su diversidad industrial, todo ello sin olvidar su producción textil, aunque cada vez van teniendo relevancia otras actividades como la construcción y el turismo.