Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de Alhaurín el Grande

Diputación de Málaga

Historia de Alhaurín el Grande

El origen del nombre ha sido muy discutido a lo largo de la historia. Plinio lo señala como "Andorisae" o "Andorisippo". Por otra parte, Rodrîguez Berlanga muestra su reserva con "Iluro" y Guillen Robles lo atribuye a Lauro, pero no hay documentos que, de forma fehaciente, asî lo demuestren. De todos modos, parece ser que fue Lauro Nova para los romanos y Al-Haur para los árabes.

En su entorno se han encontrado vestigios que atestiguan la presencia humana en las êpocas neolîtica (hallados en la zona de Huertas Altas), ibêrica, griega, romana y visigótica (estatuas, monedas, capiteles y lápidas, entre otros restos). Los árabes lo denominaron Al-haur, es decir, "Alhaurîn" y a partir de los Reyes Católicos le añaden "El Grande", para distinguirlo del vecino Alhaurîn de la Torre.

El significado de Alhaurîn es interpretado como Jardîn de Alá, La Hoya o El Valle, aunque las últimas investigaciones lo interpretan como los Libres.

La localidad fue conquistada por los Reyes Católicos en mayo de 1485, año en el que es incorporada a la Corona de Castilla, para que, en 1492, pase a constituirse en Consejo.

Su parroquia fue erigida en 1505 fecha a partir de la cual empiezan a aparecer las primeras hermandades. Poco despuês se crea el Hospital Real de Santa Catalina. En 1634 los alhaurinos compraron su jurisdicción y el tîtulo de villazgo a la Corona, concediêndosele la flor de lis de los Borbones a su escudo de armas. Los datos sobre el siglo dieciocho aparecen reflejados en el catastro del Marquês de la Ensenada, cuyas respuestas fechadas en 1751 se conservan encuadernadas en la Biblioteca Municipal. Durante el siglo diecinueve fue el lugar elegido por las familias acaudaladas de Málaga para sus fincas de recreo.

El centro del pueblo es la plaza del Ayuntamiento, lugar desde el que se puede bajar la calle de las Piedras, para encontrar la calle Cruz y el museo popular taurino, o buscar la Fuente de los Doce Caños.

Actualmente su economîa se centra en el comercio y la agricultura, que fue el principal motor económico de la comarca hace más de un milenio cuando ya se comercializaba el aceite, el trigo y los higos. Pero tambiên cuenta con bellos paisajes, llenos de historia, como donde se sitúa los restos de la fortaleza árabe de Fahala y la torre vigîa de Urique, que tomaron sus nombres de los primeros señores que cultivaron esas tierras.

Pero gran parte de la identidad de Alhaurîn el Grande está en sus tradiciones. Quizá la más importante es su Semana Santa, con los Verdes y los Moraos, dos cofradîas rivales desde hace siglos. Sin embargo, una de las más curiosas es la de los mulliores que es una hermandad que canta los misterios del Rosario durante las madrugadas del mes de octubre. Y êsta fue una de las tradiciones que más impresionó al escritor Gerald Brenan, viajero romántico que recorrió las tierras andaluzas para fijar finalmente su residencia en este municipio hasta su muerte.