Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información

 
×

Leche frita

Diputación de Málaga

Leche frita

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 200 grs. de azúcar
  • 60 grs. de mantequilla
  • 100 grs. de harina
  • 2 huevos
  • Cáscara de limón
  • Canela en rama
  • Canela en polvo
  • Pan rallado.

Preparación

1. En un recipiente adecuado se hierve la leche junto con la cáscara de limón, la canela en rama y el azúcar. Se retira del fuego, se enfrîa y se cuela.
2. Se prepara una mezcla con la mantequilla y la harina, a la que se añade la leche y se deja hervir el conjunto hasta formar una masa.
3. Se extiende êsta en una bandeja y se deja enfriar. Se corta en trozos cuadrados que se pasan por harina, huevo y pan rallado. A continuación, se frîen y antes de servirlas se espolvorean los trozos con azúcar y canela.

Notas históricas

A fuerza de sincero hemos de reconocer que la construcción gramatical leche frita (dicha con entonación exclamativa, ¡leche frita!) puede recordarnos al exabrupto o salida de tono vociferado por alguien muy enfadado o que, simplemente, ha perdido la paciencia. No serîa la primera vez que la palabra ¡leche! Es utilizada para expresar que se tiene un humor de mala îdem.
En este caso hemos de comentar que trata del nombre de un postre exquisito en el que su ingrediente principal, la leche, termina frita en una sartên de aceite hirviendo. Incluso el diccionario, tan reacio a dar recetas que aclaren los vocablos gastronómicos, hace una excepción y transcribe el proceso básico de la elaboración de la leche frita: “Masa espesa, hecha con harina cocida con leche, que, despuês de frîa, se parte en trozos cuadrados, y rebozada en harina y huevo, se frîe.”
Esta presunta flor de sartên tiene todas las trazas de no ser creación andaluza, pues más bien parece oriunda de tierras leonesas. Una de las más antiguas recetas que hemos encontrado la localizada en Palencia, pero no se ha de entrar en polêmicas ni obsesionarse con tiquismiquis de tuya o mîa: las fronteras gastronómicas son imposibles de fijas y hablar de gastronomîa malagueña o andaluza es ponerle puertas al tiempo y al gusto.