Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información

 
×

Historia de Alfarnate

Diputación de Málaga

Historia de Alfarnate

El nombre se deriva del têrmino árabe Al-farnat que significa "molino de harina". No obstante los primeros asentamientos datan de la Prehistoria, como queda patente en los restos de los arroyos Palancar y Morales.

La primera referencia escrita que existe de Los Alfarnates (Alfarnate y Alfarnatejo) data del siglo dêcimo, cuando se le menciona como "alquerîa de fuerte producción de harina": de ahî su nombre. Sin embargo, la consolidación del núcleo como "puebla" tiene lugar tras el paso de las tropas cristianas, allá por 1487, procediêndose a la repoblación de estas tierras por los colonos venidos de otros puntos de la región entre 1489 y 1490. Y hasta el siglo dieciocho, ambas villas viven históricamente ligadas, momento en que se desligan en dos municipios.

Alfarnateños y alfarnatejos comparten una misma y singular leyenda, de la que provienen sus respectivos motes: "palancos y tejones". El origen de la misma hay que situarla en el antiguo camino de caballerîa que enlazaba ambas poblaciones, en el cual habîa una gran piedra que se interpretaba con que era el lîmite entre ambas poblaciones. Cuentan que una gran tormenta la hizo rodar y fue a colocarse en medio del camino, impidiendo su uso. Para reabrirlo acordaron que los de Alfarnate llevaran palos para hacer "palanca" y los de Alfarnatejo palas y picos para socavar la tierra (de ahî lo de "tejones") para que êsta rodara por sus propios medios. Finalmente venció la propuesta de Alfarnatejo y la piedra rodó hasta el cauce del rîo donde actualmente, dicen, permanece.

A finales del siglo diecinueve se produce el fenómeno del bandolerismo en Andalucîa, que en Alfarnate incidirá de forma especial al encontrarse junto al Puerto de los Alazores, paso natural y camino real de Málaga a Granada.

La economîa del pueblo se basa exclusivamente en el sector agropecuario, con lago de regadîo por los arroyos y rîo que lo atraviesa. Se cultivan olivares y algo de almendros, el trigo y los garbanzos (êstos de calidad y fama indiscutibles, ya eran citados por Cervantes).