Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Historia de Almogía

Diputación de Málaga

Historia de Almogía

En cuanto al origen de la denominación Almogîa, todos los historiadores coinciden en afirmar que es remoto, existiendo dos teorîas. Diego Vázquez Otero lo relaciona con la tribu de los al-mexîes, mientras que Asîn Palacio afirma que quiere decir "la hermosa". En cualquier caso, lo cierto es que el núcleo urbano de Almogîa fue un enclave importante de la dominación árabe. Durante la revuelta de Omar ben Hafsún contra los omeyas cordobeses, la fortaleza de Sancti Petri (Hins Xan Biter) desempeñó un papel fundamental en la defensa de Bobastro.

La Villa se entregó a los Reyes Católicos en mayo de 1487, quienes nombraron alcaide cristiano al capitán Mosên Pedro Santiesteban. Más tarde, los moriscos de Almogîa participaron en la rebelión de 1570. Al ser derrotados, la mayorîa de ellos fueron expulsados, quedando despobladas las tierras que, posteriormente, fueron repobladas con cristianos viejos procedentes de las poblaciones de Teba y Antequera, en aquel entonces pertenecientes al reino de Sevilla.

Durante la Guerra de la Independencia, Almogîa y su castillo fueron invadidos por las tropas francesas que los destruyeron en su huida como represalia y venganza. La torre actual, que era la de Vela, se conservó en toda su altura hasta la segunda dêcada del siglo veinte y en ella se percibe muy bien el sitio de su famosa campana. Ante un temor de derrumbamiento, fue destruida en su mitad superior y recalzada en su parte inferior.

Respecto al núcleo urbano en sî cabe decir que es muy singular, con casas de dos plantas cubiertas con tejados de tejas rojas a dos aguas y con un trazado de calles muy irregular, que denota la influencia morisca. En todos sus rincones se respira su historia: de los siglos dieciocho y principios del diecinueve tenemos las calles Peñuelas, Hortezuela y Estación; de la plaza del ayuntamiento parte la calle Sevilla, la de mayor angostura. Y cerca de la plaza, y subiendo una empinada cuesta, llegamos a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida sobre la antigua mezquita y de un magnîfico artesonado.

La economîa del pueblo se basa, fundamentalmente, en la agricultura, especialmente en la explotación de árboles frutales, siguiêndole en importancia el olivar y los cereales (trigo y cebada), aunque tambiên cuenta con almendros y viñas.