Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Guía de Paisajes Urbanos y Naturaleza de la Axarquía

Diputación de Málaga

Guía de Paisajes Urbanos y Naturaleza de la Axarquía

La Comarca de la Axarquîa, una de las más tradicionales de Andalucîa con 1025 kilómetros cuadrados, se encuentra al este de la provincia de Málaga, limitando al norte y noreste con el Poniente granadino y al este la Costa Tropical. Territorio de pasado árabe, como lo refleja su nombre que proviene del árabe charkiya, que significa “levante”, de hecho en los siglos XVI y XVIII ya aparecîa en documentos cartográficos como una circunscripción islámica. Su identidad natural es la razón principal para esta delimitación, situada entre el mar y la Sierra de Alhama.

La capital de la Comarca es Vêlez-Málaga, debido fundamentalmente al peso de su población. Siguiendo este orden la Axarquîa esta formada, además, por los siguientes municipios: Nerja, Torrox, Algarrobo, Periana, Colmenar, Comares, Cómpeta, Benamocarra, Riogordo, Frigiliana, Canillas de Aceituno, Almáchar, Alcaucîn, Benamargosa, Alfarnate, Comares, Viñuela, Sayalonga, Arenas, Moclinejo, El Borge, Iznate, Canillas de Albaida, Cútar, Sedella, Alfarnatejo, Macharaviaya, Árchez y Salares.

Si hay algo destacable en la Comarca axárquica es el predominio del mar y la montaña, hasta el punto de que su diversidad ambiental da lugar a una gran variedad paisajîstica que cuenta con las bondades climáticas del litoral y con los extremos propios de los paisajes serranos, con picos como La Maroma (2.080 m), el mayor de la provincia de Málaga, Vilo (1.412 m), Gallo (1.356 m), Chamizo (1.637 m), el Morrón de la Cuña (1.222 m), entre otros.

Las Sierras de Tejeda, Almijara, y Alhama marcan el lîmite superior y en sus laderas se van repartiendo los distintos pueblos de la comarca hasta llegar al litoral. Estas tierras están surcadas por el rîo Vêlez, tributario de buena parte de los arroyos, y otros cauces menores vierten directamente al mar despuês de un corto recorrido. El único embalse de la comarca es el de La Viñuela, el más grande de la provincia de Málaga, ubicado en el municipio del mismo nombre, y que es la presa del Rîo Guaro, afluente del rîo de Vêlez.

El paso del hombre por este territorio viene desde la Prehistoria, como se puede ver, principalmente, en la Cueva de Nerja tanto por su grandeza como por sus pinturas rupestres. Tambiên dejaron su impronta fenicios, cartagineses, griegos, romanos y árabes. De la êpoca medieval se mantienen numerosos monumentos, contando incluso con una ruta mudêjar, donde podemos encontrar desde aljibes, hasta la fortaleza de Bentomiz, antiguo alcázar. En el siglo XVI la Comarca pasa a manos cristianas, siendo de esa êpoca buena parte de las iglesias, tambiên con representaciones mudêjares, como la de Santa Catalina.

La belleza de la Comarca tambiên se presenta en el paisaje rural y, sobre todo el urbano, con pueblos enjabelgados, calles estrechas, retorcidas, pequeñas plazas y adarves; con una diversidad de monumentos, alcazabas, castillos como el de Zalîa, murallas y puertas como las de Antequera y Real de la Villa en Vêlez-Málaga, restos de mezquitas y alminares como el de Árchez, iglesias mudêjares y artesonados. En la costa, la Axarquîa es paisaje de acantilados y calas, de frontiles y torres vigîas, de playas y huertas, de tradición y turismo. Uno de los lugares más interesantes son los acantilados de Maro-Cerro Gordo.

La economîa axárquica es fundamentalmente agraria, con una escasa mecanización, manteniêndose actividades tradicionales como el cultivo de la pasa. Tambiên tiene especial importancia el olivar, cuya explotación resulta poco competitiva por el carácter rústico de su producción, aunque tiene unos altos niveles de calidad.

Últimamente se han introducido nuevas têcnicas de invernadero que contrastan con iniciativas agro-ecológicas que se basan en el carácter menos desarrollado de la agricultura. Ese contraste se traduce en la producción de productos tropicales, como aguacates y kiwis, pero tambiên de hortalizas comunes en nuestro mercado, que están unidas a un importante sector agroindustrial.

Todas estas realidades se recogen en la Guîa que comentamos, financiada por el Plan de Dinamización de Producto Turîstico de la Axarquîa.

Si desea visualizar esta publicación en formato Flash, pinche en este enlace.