Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Yacimiento Arqueológico Castillejos de Alcorrín

Diputación de Málaga

Yacimiento Arqueológico Castillejos de Alcorrín

El yacimiento, localizado en el año 1989 en el Cerro de los Castillejos, está considerado por los expertos como uno de los diez más importantes de la época en Andalucía. Los restos corresponden a una fortaleza de siglo VIII. El recinto arqueológico, de la cultura tartessica, presenta según los expertos singularidades como su extensión (una dimensión de 22 hectáreas, equiparable a los edificios más grandes de la época), la novedad de sus construcciones para la defensa del territorio y la conservación del trazado del recinto prácticamente completo. Un hallazgo de gran interés que la Junta de Andalucía ha querido proteger, declarando esta zona como Bien de Interés Cultural.

La muralla presenta una anchura de 4,30 metros, una potencia conservada de 1,68 metros de altura, con once hileras de piedras. A lo largo del perímetro de construcción aparecen torreones que evidencian el potencial de desarrollo de este poblado, gracias al comercio con los fenicios, y las soluciones arqueológicas complejas para la defensa de este asentamiento. Así, el recinto pudo servir de refugio a las jefaturas que controlaban el territorio. Los arqueólogos que han trabajado en las prospecciones confrman que esta fortaleza no está aislada. A menos de un kilómetro en dirección sur se encuentran materiales de una atalaya que comunicaba visiblemente el asentamiento con la costa.

Las investigacioens realizadas no han podido determinar el grado de ocupación de este territorio, sin embargo, apuntan a que no estuvo en uso más de un siglo. Los materiales encontrados señalan que en el año 530 se vuelve a ocupar por los romanos, como cantera de materiales o para estabular ganado. Han aparecido materiales cerámicos consistentes en fragmentos de cazuelas y ollas para cocinar y almacenar alimentos, elaboradas todas ellas a mano, predominando los acabados bruñidos, típicos del Bronce Final.

Monumentos y arte > Edificación notable
CP 29691