Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Iglesia Colegiata de San Sebastián

Diputación de Málaga

Iglesia Colegiata de San Sebastián

Aunque primitivamente fue concebida como simple parroquia de estilo renacentista, la Iglesia Colegial de San Sebastián es el resultado de numerosas reformas y añadidos a lo largo de los siglos. Su construcción comienza en 1540 encargándose en 1548 el arquitecto Diego de Vergara de revisar los trabajos y trazar las armas reales de la portada principal.

De su fachada, lo más destacable, es la bella portada renacentista de tres cuerpos, siendo el segundo de ellos más plateresco.

Algo distanciada del buque de la iglesia y recordando los modelos del mudêjar aragonês, se encuentra la esbelta torre de San Sebastián (datada entre 1701 y 1706), elemento bastante singular del barroco andaluz de compleja estructuración arquitectónica de cuerpos de ladrillo y decoración basada en aplicaciones a base de golpes de barro cocido. Está rematada por un chapitel con veleta que representa al "Angelote" en cuyo pecho se guarda una reliquia de Santa Eufemia.

La disposición original del interior de San Sebastián era de tres naves separadas por pilares de planta cruciforme y medias columnas jónicas adosadas. Sobre estos pilares descansaban arcos de medio punto cubriêndose las naves con armaduras de madera, hoy ocultas por bóvedas de yeso. En 1690 una terrible explosión destruye la capilla mayor por lo que el crucero, cúpula y cabecera plana corresponden ya al siglo dieciocho dentro de un estilo neoclasicista.

En el centro de la nave se alza el coro con interesante sillerîa tallada en madera procedente del desamortizado convento de San Agustîn, y dos órganos de estilo barroco que realizó Bernardo de Asencio en 1735.

El tabernáculo del presbîtero traîdo desde la Colegiata es traza de Mohedano de 1609.

Muy destacable resulta el retablo de Santa Marîa de la Esperanza, de arquitectura manierista, que ocupa la nave del Evangelio. Obra del escultor antequerano Bernardo Simón de Pineda puede considerarse como uno de los más bellos de Antequera. En êl se encuentran piezas tan interesantes como Santa Marîa de la Esperanza, escultura gótica de comienzos del siglo quince que según una antigua tradición fue traîda por el Infante Don Fernando "el de Antequera" al conquistar la ciudad en 1410.

En la capilla del testero de la nave de la Epîstola se encuentra el retablo de la Virgen de la Antigua, imagen renacentista de las más bellas de España atribuida a Jerónimo Hernández.

Otras retablos destacables son el de San Blas, con escultura de Carvajal; el de San Pedro con dos bustos de Ecce Homo y Dolorosa, el primero de Mena y el segundo de Diego Márquez.

Junto a la puerta de la sacristîa se encuentra el sepulcro de Rodrigo de Narváez, primer alcaide de la ciudad, traîdo solemnemente desde Santa Marîa en 1850.

En el capîtulo de las pinturas destaca La Virgen con el Niño; San Francisco y el hermano León atribuido a Alonso Cano; la paciencia de Job o la transfiguración de Cristo en el Monte Tabos de Antonio Mohedano.

Frente a la puerta principal se encuentra un aparatoso retablo neogótico de finales del diecinueve cuyas hornacinas ocupan imágenes del escultor Andrês de Carvajal siendo su obra cumbre la del Cristo del Mayor Dolor (1771).

BIBLIOGRAFÍA: Jesús Romero Benîtez, Guîa Artîstica de Antequera.

Monumentos y arte > Ermita y capilla
Plaza de San Sebastián, s/n, CP 29200