Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Tejón (Meles meles)

Diputación de Málaga

Tejón (Meles meles)

Identificación

Carnívoro de tamaño grande (longitud cabeza-cuerpo 65 a 80 cm), cuerpo robusto y alargado con cabeza pequeña y cuello corto. Orejas redondeadas y pequeñas. Hocico prominente y terminado en una nariz negra. Patas cortas y fuertes, con grandes uñas. Cola corta (aprox. 15 cm). Pelaje denso y largo, grisáceo (mezcla de blanco y negro), más oscuro en el vientre, y con la cabeza blanca y cubierta por un antifaz rayado negro muy característico que le cubre desde las orejas a los ojos. Adaptados a la vida subterránea y con gran capacidad para excavar y hozar. Vista muy limitada, pero olfato y oídos muy desarrollados. Machos de mayor tamaño que las hembras, de cuerpo más rechoncho. Hembras más estilizadas y más pequeñas.

Dónde vive

Especie presente en una gran variedad de hábitats pero con preferencia por los mosaicos forestales con espacios abiertos de pastizal o cultivos extensivos. Requiere suelos blandos en los que pueda excavar, cierto grado de humedad para que haya alimento y cobertura vegetal. Los sotos fluviales y las zonas de matorral con arbolado disperso y gran cobertura de pastizal en los que haya ganado vacuno pastando en extensivo son hábitats óptimos. Presente desde el nivel del mar hasta la alta montaña. Evita los cultivos intensivos.

Cómo vive

Animal de hábitos nocturnos, con picos de actividad durante el crepúsculo y el amanecer. Uno de sus alimentos favoritos son las lombrices, pero es un oportunista que captura también roedores, conejos y come frutos, insectos y carroña cuando están disponibles. Son animales muy sociales y gregarios. Viven en colonias familiares, grupos pequeños o en parejas. La disponibilidad de alimento del medio condiciona el tamaño de la colonia (2 a 12 individuos). Excava madrigueras (tejoneras) con una arquitectura muy elaborada y compleja, en las que hay cámaras de cría, literas o cunas, despensas, conductos de ventilación, conductos de escape,  y letrinas perfectamente separadas del resto de habitáculos para mantener la higiene. Las tejoneras forman parte de la herencia familiar, pasan de padres a hijos y son ampliadas y mejoradas en cada generación. Los habitantes de la colonia cooperan entre ellos en la higiene personal. La tejonera está gobernada por un macho y una hembra dominantes y sus descendientes subordinados. Territorios de hasta 5 km2, pudiendo aumentar en verano y con el tamaño de la colonia. Los clanes familiares son muy territoriales y agresivos con otras familias vecinas.

Cómo se reproduce

El celo de los tejones ocurre entre primavera y final del verano. Sólo la pareja dominante de la tejonera se reproduce con éxito. Las hembras subordinadas pueden copular con el macho dominante, pero no suelen tener éxito en la gestación. Los machos agarran a la hembra por el cuello durante la cópula, pudiendo durar la pasión sexual hasta 90 minutos. Los óvulos fecundados no se implantan en el momento: se retardan diez meses, de manera que el parto ocurre a final del invierno siguiente. En cada camada (una sola al año) nacen entre 2 y 6 crías. Los cachorros no salen de la tejonera hasta que cumplen 10 semanas. Son maduros sexualmente al año. Los cuidados de las crías corren a cargo exclusivamente de la madre. La esperanza de vida es de unos 10 años.

Dónde se ve en Málaga

Especie presente en toda la provincia, aunque no es muy abundante. Más frecuente en la comarca de Antequera y Vega del Guadalhorce. En la Gran Senda se puede observar, entre otras, en las etapas 9, 10, 13 a 19 y 35.

Curiosidades

El tejón es el más vegetariano de los carnívoros. Su dieta incluye gran cantidad de materia vegetal, desde cereales y maíz, hasta las partes verdes y tubérculos de plantas en general. En el norte de Europa las lombrices son el alimento principal de los tejones, pero su nombre latino Meles hace referencia a una de las delicatesen que les gusta: la miel. Los tejones son como pequeños ositos que se pirran por la miel y las abejas y que pueden causar destrozos en campos de maíz y colmenas. Por este motivo han sido perseguidos durante años. Su piel era usada para hacer mantas y su pelo para pinceles y brochas de afeitar. Sin embargo, los tejones son arquitectos de la naturaleza. Sus tejoneras pueden tener siglos de antigüedad debido a que son heredadas y alcanzan grandes dimensiones. 

Especies similares

Especie inconfundible.

 

Más información

Las apariencias engañan

Puede que el tejón sea uno de los carnívoros más desconocidos para usted. A diferencia de otras especies más populares, este es un animal que vive en grupos y con una vida social muy organizada, participativa y que suele verse poco. Su aspecto rechoncho y aparentemente poco ágil lo hacen parecer un osito de peluche con una inconfundible cara marcada por rallas negras y blancas.

A pesar de su aspecto juguetón y ocioso, los tejones cumplen una importante función ecológica.

Una mansión con derecho a herencia

Los tejones no viven en cualquier sitio. Buscan bosques mixtos y frescos, en los que haya prados y sotos o riberas cercanos. Allí instalan su casa familiar, la tejonera, una mansión subterránea organizada en varias estancias, cada una con una función, e incluso letrinas separadas como en esas casas antiguas de las películas del oeste. Cuando la casa está a gusto de toda la familia será heredada por las sucesivas generaciones. Y sin tener que pagar impuestos.

Comedores sociales

La alimentación de este carnívoro es también muy peculiar. Come casi de todo y aunque caza conejos y roedores, su pasión son los insectos, las frutas, las setas y, sobre todo, las lombrices. ¿Sabía usted que el número de lombrices que hay en el prado va a determinar el número de tejones que ocupan la cercana tejonera, su extensión, el número de habitaciones y hasta la complejidad de la organización? Como en un gran hotel de veraneo, mayores cocinas significan más habitaciones y más público alojado.

El jardinero fiel

Los tejones son los jardineros perfectos. Piense usted en lo que hacen habitualmente: remover la tierra para buscar lombrices y hongos y comer frutas. Es decir, dispersar y sembrar semillas de muchas plantas. La distribución y la abundancia de los palmitos y de los majuelos, por ejemplo, depende en gran medida de la actividad de los tejones y del número de tejones que hay en la zona.

Ya sabe, si necesita un jardinero barato, los tejones están a su disposición.