Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Punta Chullera, Manilva (Rincón Singular)

Diputación de Málaga

Punta Chullera, Manilva (Rincón Singular)

Rincones Singulares

 

Mes recomendado para visitarlo: Agosto.

En el extremo suroeste de la provincia de Málaga, Manilva, que abre paso al campo de Gibraltar, es un municipio, como otros de la zona, con doble personalidad: una agrícola y otra turística, la Manilva del interior –la de la uva– y la de la playa y el mar.

Nuestro destino es Punta Chullera y para llegar allí dejamos el vehículo en la urbanización del mismo nombre y luego cruzamos por un puente elevado hasta llegar a una playa larga de aguas transparentes cuyo nombre queda dicho: Punta Chullera. Esta playa, con sus calas y acantilados de poca altura, forma un pequeño cabo rocoso de gran valor ecológico e interés paisajístico. En su extremo oeste encontramos los restos de una torre vigía de la época nazarí. Una playa no solo para bañarse.

 

Coordenadas:
  • Aparcamiento: 298191 / 4020886
  • Punta Chullera: 298247 / 4020811

 

Más información

En el extremo S.O. de la provincia de Málaga, Manilva, la uva y el mar,  punto de unión entre la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar. Su orografía se configura como una serie de colinas alomadas que ascienden escalonadamente desde el mar hacia el interior, posibilitando disfrutar simultáneamente del turismo verde y del turismo azul. Si dejamos el vehículo en la urbanización Punta Chullera y cruzamos por el puente elevado llegamos a una pequeña playa de unos 900 metros de aguas limpias y transparentes. La playa forma un pequeño cabo rocoso de interés paisajístico y riqueza ecológica,  con pequeñas calas y acantilados bajos. En el extremo oeste encontramos los restos de una torre vigía de la época nazarí. Es la playa de Punta Chullera, una playa estable de arena finasílico pizarrosa alternada con las areniscas dominantes de los roquedos.

Esta cala, también denominada Punta de Cala  Sardina es un Complejo litoral de interés ambiental. La singularidad geológica y morfológica de este espacio, y la escasa presión urbanística ejercida sobre el mismo, aportan a este ámbito de un elevado grado de naturalidad, considerándolo un enclave único y un hito del patrimonio natural de la costa malagueña. La N-340 integra este espacio por el margen más próximo al frente litoral, acoplándose a la naturaleza del lugar, lo que incrementa la calidad natural y paisajística del corredor en este punto.

Este espacio se labra sobre un sedimento procedente de la descomposición de los materiales del Flysch del Campo de Gibraltar (predominantemente de tipo areniscos silíceo) y de la acción marina. La temperatura media anual se sitúa en torno a los 17,4ºC, mientras la precipitación alcanza los 892 mm. La vegetación de playa se limita a alguna comunidades nitrófilas, mientras que en la zona acantilada (por encima de los 4-5m, s.n.m.) se instala el hinojo marino, que junto a diversas especies del género Limonium, endémicas muchas de ellas, constituyen plantas características de roquedos y acantilados. El poblamiento faunístico se compone principalmente de gaviotas, pudiéndose ver también págalos, charranes, golondrinas de mar, así como fumareles, pardelas y correlimos.

No presentan usos y aprovechamientos continuados, tan sólo la acampada y la pesca submarina durante la época estival y de forma puntual. De este modo, de todo el litoral malagueño, y a pesar de la presencia de un pequeño sector urbanizado, es una de los ámbitos libres de la presión urbanística dominante en el resto de la franja costera, preservando un elevado grado de naturalidad que lo convierte en un caso singular y parte del patrimonio natural de la costa malagueña.

En 2013, el Plan de Protección del Corredor Litoral de Andalucía incorpora al conjunto de Punta y playa Chullera, como Zona de interés territorial e hitos paisajísticos, el espacio comprendido entre los suelos urbanos de San Diego al Norte, el dominio público marítimo terrestre y la playa de Chullera al sur, y Punta Chullera al este. En esta zona predomina la vegetación natural tipo matorral y el uso ganadero, lo que imprime un valor paisajístico además de posicional, como elementos de ruptura o esponjamiento entre los desarrollos urbanísticos circundantes.

Mirador