Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

GR 243. Sierra de las Nieves. Etapa 7: Istán - Ojén

Diputación de Málaga

GR 243. Sierra de las Nieves. Etapa 7: Istán - Ojén

El inicio de la etapa, así como el panel de inicio, lo encontramos en el camino de acceso al hotel Altos de Istán. Allí comienzan otros recorridos de la red de senderos de este municipio. Un poco más arriba, a la altura del depósito de aguas que abastece a Istán abandonamos el carril principal, coincidente con los trazados: PR-A 137, PR-A 138 y PR-A 140, este último en dirección a Marbella. Apenas unos metros después, obviamos el sendero que a la derecha tiene por destino el Picacho (PR-A 139) y la Concha (PR-A 135),cumbres apetecidas por los montañeros más audaces. Unos 200 m más adelante nos daremos de bruces con una instalación de tiro al plato. Aquí, al pie de la cañada de Juan Inglés, fenece el carril y comienza la aventura con mayúsculas.

El sendero nace por detrás del edificio, deja a un lado uno de los diques de contención y atraviesa una portilla que debemos dejar cerrada. La trocha avanza por el propio lecho gracias a la porosidad de las rocas calizas, que embeben las aguas de lluvias que manan tan solo unos metros más abajo en el nacimiento del río Molinos. En rededor se aprecian las empinadas laderas que nos contornean y algunos cortados asomados al abismo, tal es el caso del Picacho, un peñón muy característico visible desde la misma población de Istán. Algo más arriba la cañada se adentra en un inquietante gollizo donde los amantes de la escalada tienen una de sus escuelas para practicar este deporte al aire libre.

Estas sierras han sido castigadas sistemáticamente por los incendios forestales, en su mayoría provocados por mano del ser humano. No obstante, la naturaleza se recupera de las heridas y destila vida por doquier: palmitos casi arbóreos, lentiscos, érguenes, sabinas y enebros cubren estos declives montañosos, y algunos pinos inhiestos salvados del feraz fuego asoman sus verdes copas queriendo propagar sus semillas para asegurar la subsistencia. Entre tanto, una recomendación: hay que remontar con calma, aplicando el proverbio de “sube como un viejo para llegar como un joven”.

Conforme ganamos altura, la cañada se va abriendo en diferentes barranqueras que configuran una cuenca de recepción bastante amplia. La vereda, ahora, alterna la traza entre el lecho y la ladera, aunque finalmente se escorará al este, con vista al llano del Arenal, constreñido entre los cerros de la Fulaneja y de los Púlpitos. Lo que hoy es un aulagar casi impenetrable, antaño fue campo de cultivo, remembranza de aquellos tiempos de subsistencia. En esta zona, un minúsculo sendero sube hacia el puerto de los Tres Pinos, situado en la cuerda principal de Sierra Blanca, donde se elevan el cerro Lastonar (1.275 m), máxima altura de esta montaña, y la Concha (1.215 m), una de las cumbres estrella del territorio malacitano.

Nuestro próximo objetivo está al alcance: el puerto de Juan Graja (km 5,2), fácilmente reconocible donde se elevan unos altivos pinos. Esta zona es muy concurrida por la cabra montés que, a poco que mostremos atención, veremos corretear entre los agrios canchales. Alcanzado el punto más elevado de la etapa, conviene echar un ratito de descanso para refrigerarnos y aunar fuerzas para lo que resta. Es toda una gozada recrearse con las panorámicas de esta nueva vertiente que drena al arroyo del Juanar. Al sur descuella el imponente pico del cerro de la Cruz de Juanar que, como bien indica su nombre, la cumbre la corona una enorme cruz. Hasta allí arriba suben cada año en romería habitantes de Marbella, Ojén y otras poblaciones aledañas para celebrar una misa. En la hondonada se atisba el llano del Hornazo cubierto por un denso bosque de pino de Monterrey y, en contraste cromático, el olivar de Juanar.

Retomamos la marcha y descendemos por el marcado sendero que deja entrever la disolución de las dolomías en una fina arena llamada sacaroidea, por aquello del parecido con el azúcar. Ahora toca atravesar el pinar adornado por un sotobosque rico en helechos, todo un panorama propio de latitudes más septentrionales. En medio del bosque afluye por nuestra derecha la traza del PR-A 168 (Juanar-La Concha), sendero con el que coincidiremos en adelante. Dejamos atrás este bucólico pasaje y accedemos al carril de Juanar, junto a las instalaciones del Centro de Recuperación e Investigación Cinegética El Juanar, dependiente de la Reserva Andaluza de Caza de la Serranía de Ronda.

Situados en el carril de Juanar, viramos a la izquierda para continuar la caminata. Decir que hacia el lado contrario tiene su inicio el sendero PR-A 169 (Juanar-Marbella) en dirección al mirador de la Cabra Montés, que recomendamos visitar, ya que no está muy lejos. Avanzamos sin más dilación, con la atención puesta en los pequeños pinsapos de repoblación que se inmis-cuyen entre el pinar. Unos minutos después llegaremos a una importante bifurcación. Al frente sigue la pista hasta alcanzar el hotel de montaña El Refugio de Juanar. A la derecha, por el contrario, surgen dos senderos, el primero hacia el cercano mirador del Corzo, y el segundo, el nuestro, hacia Ojén.

A pesar de la pendiente, se camina cómodamente gracias a lecho arenoso y al perfecto diseño de la vereda. El panorama que nos rodea no puede ser más montano y agreste, rodeados de pinares entremezclados con encinas, enebros y algarrobos sobre los que descuella el cónico cerro Nicolás. A media bajada, en el lugar llamado puerto de los Cinco Dedos (km 8,6), hallamos una bifurcación que igualmente tiene por meta Ojén. En esta ocasión enfilaremos el sendero que, a la izquierda, busca de manera directa el lecho de la cañada del Cerezal. Gracias a la humedad que procura la orientación y cerramiento del barranco, podremos ver especies tan sugerentes como el quejigo, el rusco y el durillo.

Tras pasar el túnel bajo la carretera A-355, nos topamos con las instalaciones del área recreativa El Cerezal. El actual refugio formó parte de los pabellones de caza del Marqués de Larios. En este precioso paraje se ha habilitado un sendero botánico con tablillas informativas sobre las distintas especies y arboledas. Destaca un precioso rodal de alcornoques y un ejemplar de pino carrasco que ha sido incluido en el catálogo de Árboles y Arboledas Singulares de Andalucía. Pasada la cancela del recinto, viramos a la derecha por un carril que nos asoma al caserío de Ojén, al cual llegamos por una cerrada vereda que se desprende a la izquierda.

Rutas
Ruta A pie
Acceso -

1. Inicio de la etapa:

Acceso al punto de inicio: Desde las instalaciones del hotel Altos de Istán, algo más arriba de las instalaciones deportivas municipales.

2. Finalización de la etapa:

Acceso al punto de finalización:  Travesía de acceso a Ojén (A-7103), junto al aparcamiento público.

Dadas las grandes pendientes que hay que solventar y el tipo de suelo, muy pedregoso en diversos tramos de la etapa, no es una ruta recomendable para personas pocos habituadas al senderismo o con escasa condición física. Se requiere ir bien pertrechados de víveres y agua. Se recomienda calzar botas de media caña con buena suela y cierre. No se recomienda realizar el recorrido en caso de mal tiempo o nieblas. Tampoco debemos ir solos. El uso del GPS puede sacarnos de algún apuro en caso de dudas. Hasta el paraje y hotel del Juanar llega la carretera MA-5300, siendo un enclave a tener en cuenta en caso de necesidad.

Coincidencia con otros senderos

Monda cuenta con una amplia red de senderos homologados, con tres etapas del GR 243 que pasan por él y otras 3 de pequeños recorridos. Además hay una amplia oferta de rutas para bicicleta de montaña (rutas BTT). Existe amplia señalización en el casco urbano.

Esta etapa coincide con:
- PR-A 135, Istán-Pico de la Concha, los primeros 120 m
- PR-A 137,
Istán-Camino de la Cuesta, los primeros 70 m
- PR-A 138, Istán-Ermita de San Miguel, los primeros 70 m
- PR-A 139, Istán-El Picacho, los primeros 120 m

- PR-A 140, Istán-Marbella, los primeros 70 m.

Duración - 5:30 horas
Longitud - 11100 Km