Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Mesa de Zalía

Diputación de Málaga

Mesa de Zalía

Mesa de Zalía
Sobre el kilómetro 9, las vistas al norte de la etapa permiten ver las defensas naturales de la Mesa de Zalía, la meseta de unas 44 hectáreas en la Sierra de Alhama que domina sobre toda la Alta Axarquía. El lugar está bien comunicado con la cuenca del río Alcaucín y el Boquete de Zafarraya, vías de acceso a la altiplanicie granadina.

El escaso registro arqueológico en el arco montañoso que forman las sierras Almijara, Tejeda y Alhama, que sirve de traspaís en estas etapas, presenta este territorio como un previsible lugar de frontera entre los mundos bizantino y visigodo, ejerciendo de funciones de control, principalmente en la zona del Campo de Zafarraya.

En los primeros momentos de formación de al-Ándalus, las fuentes escritas refieren que los ejércitos árabes y beréberes penetraron escasamente en esta zona de la Alta Axarquía. Aunque consta la implantación a partir de la segunda mitad del siglo VIII o principios del siglo IX de grupos beréberes en Zafarraya o Alhama, por lo general, la escasa población que ocupaba esta escabrosa zona montañosa era previsiblemente de origen indígena; son los identificados en las fuentes escritas como mozárabes. La toponimia de algunas de las poblaciones de la zona, caso de Sayalonga, Sedella o Corumbela, refieren este origen preislámico.

La Mesa de Zalía sería uno de los lugares habitados por estas comunidades. La localización de restos murarios, materiales cerámicos hallados en superficie y la presencia de tumbas excavadas en la roca, apuntan a su ocupación entre los siglos IX y XI.

Parajes