Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Charco del Chalet. Río Guadiaro. Cortes de la Frontera

Diputación de Málaga

Charco del Chalet. Río Guadiaro. Cortes de la Frontera

  • Espacio Protegido: Parque Natural Los Alcornocales
  • Vertiente: Distrito Hidrográfico Mediterráneo
  • Curso fluvial principal: Río Guadiaro
  • Municipio: Cortes de la Frontera
  • Coordenadas: x: 287453 / y: 4046474 / z: 206 m
  • Localización: Fácil
  • Acceso: Cómodo
  • Interés para el baño: Medio.

 

Cómo llegar

Desde El Colmenar, pedanía de Cortes de la Frontera, buscamos la calle que se dirige a la central de las Buitreras, debidamente señalizada y coincidente con el SL-A 34. Recorridos algo más de 500 m accedemos al solar de esta infraestructura hidroeléctrica. En el exterior existen un par de espacios para aparcar. Abandonamos el sendero local tras pasar junto al enorme tubo que acarrea y deja caer el agua recabada unos kilómetros arriba, en la presa de las Buitreras. Ahora descendemos por un estrecho carril en dirección al río. En breve tiempo alcanzamos el charco del Chalet, cuyo nombre emana del cercano edificio de la central, con aires de fausta casona.

 

Datos de interés

El río delimita los municipios de Cortes de la Frontera y Gaucín. Se trata de una interesante charca para el baño con una extensión suficiente para poder marcarse unos largos. En la orilla contraria suele haber pendida una cuerda para balancearse. La estancia se puede hacer en una explanada pedregosa, pero en nada incómoda.  Curso arriba, pero a corta distancia, se alcanza el charco del Polvorín, así llamado por la presencia en el talud de una humilde casita de piedra donde se trataba la pólvora usada en la obra del entramado hidroeléctrico. Este baño dispone de una coqueta playita arenosa. En las aguas someras de ambas pozas se observan enormes barbos que forman parte de la dieta de la nutria, abundante en el Guadiaro.

 

A tener en cuenta

Tanto el charco del Chalet como el del Polvorín cubren en algunas franjas, aunque dicha circunstancia suele variar en función de la pluviosidad del año. No existe mayor inconveniente en caminar por el propio cauce para ir de un baño al otro. El del Polvorín retiene sus aguas en el murete terroso por donde se suele cruzar a la otra orilla. En las vegas cercanas suelen pastar vacas y caballos a los que no debemos molestar. No se recomienda saltar desde las rocas que franquean la ribera. Los fondos de ambas charcas no se ven debido a la corriente del agua y la constitución arenosa de los lechos.

Ríos y arroyos