Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Charca de la Zúa. Río Guadiaro. Cortes de la Frontera

Diputación de Málaga

Charca de la Zúa. Río Guadiaro. Cortes de la Frontera

  • Espacio Protegido: No incluido
  • Vertiente: Distrito Hidrográfico Mediterráneo
  • Curso fluvial principal: Río Guadiaro
  • Municipio: Cortes de la Frontera
  • Coordenadas: x: 291754 / y: 4052535 / z: 344 m
  • Localización: Fácil
  • Acceso: Cómodo
  • Interés para el baño: Alto

 

Cómo llegar

Desde Cortes de la Frontera se enfila la A-373 en dirección a la barriada Cañada del Real Tesoro, igualmente llamada Estación de Cortes. Buscamos la calle principal de esta alargada población apostada a un lado y otro de la cañada real del Campo de Gibraltar, y a la altura del número 135 descendemos por un callejón que nos acerca, entre barandillas de madera, hasta la orilla del río Guadiaro, donde hallamos esta magnífica poza encuadrada en un lienzo de paisaje espectacular.

 

Datos de interés

Curiosamente, en este tramo el Guadiaro no limita la zona oriental del Parque Natural Sierra de Grazalema (aunque estamos a escasos metros del espacio natural), pero si demarca los municipios de Cortes de la Frontera y Benalauría. La charca se forma en un represamiento artificial (zúa) de origen andalusí destinado al riego de las huertas dispuestas en las vegas. Hoy día, la gran acequia aún mantiene su cometido. El paraje cuenta con una explanada para la estancia sombreada por algunos fresnos. Desde este maravilloso enclave se vislumbra el casco urbano de Cortes de la Frontera y el escabroso macizo de Líbar.

 

A tener en cuenta

Para acceder a la poza debemos solventar el escalón de la presita con cierta precaución. La zona de baño es amplia y no llega a cubrir el cuerpo de un adulto, excepto en algunas franjas. El fondo es terroso, sin muchas piedras. Existen unas maromas asidas a un fresno para saltar, pero el acceso y la maniobra de balanceo requieren de mucha destreza; por lo tanto, resulta improcedente y sumamente peligroso. La vegetación de ribera, formada por chopos, fresnos, eucaliptos y cañas, es muy profusa, así que no conviene acercarse a esas bandas por peligro de enredamiento. En verano y sobre todo los fines de semana, suele ser frecuentado por las gentes del lugar.

Ríos y arroyos