Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Charco de Barranco Blanco. Río de las Pasadas. Coín

Diputación de Málaga

Charco de Barranco Blanco. Río de las Pasadas. Coín

  • Charco de Barranco Blanco (BARRANQUISMO)
  • Espacio Protegido: No incluido
  • Vertiente: Distrito Hidrográfico Mediterráneo
  • Curso fluvial principal: Río de las Pasadas
  • Municipio: Coín
  • Coordenadas: x: 344341 / y: 4053107 / z: 203 m
  • Localización: Enredada
  • Acceso: Complicado
  • Interés para el baño: Medio

 

Cómo llegar

Localizamos el puerto de los Pescadores, donde confluyen las carreteras A-7053 (proveniente de Fuengirola), la A-387 (procedente de Mijas y Alhaurín el Grande) y la que se dirige a Coín (MA-3303). Desde esta última, entre los puntos kilométricos 4 y 5 parte hacia el sur el carril a tomar. El vehículo debemos aparcarlo en el ensanche inicial, ya que durante la época estival (del 15 de junio al 15 de octubre), debido al peligro de incendios, solo podremos acceder caminando. Descendemos entre un pinar cortejado de palmitos, ardiviejas, lentiscos y enebros. Tras recorrer 2,3 km llegamos al puente que cruza el río Alaminos, bajo el cual se halla la zona de baño.

 

Datos de interés

El acceso se realiza por un senderillo muy pendiente y resbaladizo. Una vez en la orilla nos sorprenderá una cascada de 11 m sobre una toba muy pulimentada que alimenta una pequeña carcha de aguas cristalinas. Los rezumaderos de las umbrías paredes albergan una interesante colonia de culantrillos (Adiantum capillus-veneris) y verdes musgos. Bajo el salto se abre una pequeña oquedad. La vegetación circundante está formada por adelfas, cañas y sauces. Para conocer el entorno de la cabecera, se puede realizar el sendero PR-A 338, con inicio en el puente. El paraje ha sido declarado Rincón Singular de la Provincia de Málaga.

 

A tener en cuenta

La charca bajo la cascada no cubre en ningún momento y se anda bien, ya que el fondo está formado por chinos muy redondeados. Debemos extremar la precaución al acceder a la covacha, ya que el suelo resbala bastante. La poza que le precede, de similar tamaño, es profunda y cubre todo el cuerpo. No se recomienda saltar desde las rocas. No existen zonas cómodas en las orillas para apostarse, aunque las piedras, muy redondeadas, permiten sentarse sin mayor problema. Para huir de la masificación, se recomienda realizar la visita bien temprano, al atardecer y en días de diario.

Ríos y arroyos