Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información

 
×

Minas de níquel de Carratraca

Diputación de Málaga

Minas de níquel de Carratraca

ID.LIG

46

 

DESCRIPCIÓN GENERAL

Desde el casco urbano de Carratraca, en dirección sur parte el Camino de Casarabonela, donde se ubican a unos dos kilómetros, diversas minas de Cromo-Níquel en el Cerro de las Minas; están asociadas geológicamente al afloramiento de peridotitas de la Sierra de Aguas. Minas como San Juan, El Sapo, Los Jarales, San Agustín, mina del Rosario, Mina de Diamantes, El Inglés, Los Pobres o Pozo Moreno integraron un distrito minero que estuvo en explotación en los siglos XIX y XX, posicionando a Málaga a la cabeza de la producción europea de estos minerales en las décadas anteriores a la Guerra Civil.

Los primeros registros mineros de cromo-níquel en término de Carratraca datan de 1825, aunque no será hasta 1840 cuando la sociedad “La Concordia” y posteriormente el empresario Juan Salas y el cónsul inglés de Málaga explotan hasta 1848 este importante distrito minero malagueño. En 1851 existe una verdadera fiebre minera en Carratraca, cuando se efectúan más de 500 registros en la jefatura de Minas. En 1852 la producción provincial de níquel ascendía a 2.500 quintales en bruto, exportados a través del puerto de Málaga con destino a Londres (fundamentalmente) y Berlín, donde el mineral se utilizaba para hacer aleaciones con cobre, zinc y arsénico. El alto número de explotaciones auguraba un buen futuro, pero derivó en un caos que motivó el cese de la actividad a los pocos años.

En 1919, los trabajos del geólogo e ingeniero malagueño Domingo de Orueta y Duarte sobre los depósitos de platino, cromo y níquel de la Serranía de Ronda despiertan nuevamente el interés en la explotación del distrito minero de Carratraca, aunque la actividad se paraliza durante la II República y la Guerra Civil.

En 1940 el COMEIN (Comisión de Minerales de Interés Estratégico) siguió explotando estas mineralizaciones, aunque con menor producción. Estudios posteriores en los años 60 del Instituto Nacional de Industria o del Instituto Geológico y Minero de España, en 1978, desestimaron la continuidad de las explotaciones.

Las explotaciones mineras que ya no están en funcionamiento no reúnen las características necesarias de seguridad para su visita, por lo que se desaconseja la misma siempre que no se haga en compañía de personal cualficado, en posesión de las autorizaciones pertinentes y respetando escrupulosamente el entorno.

El Patrimonio Geológico es un recurso natural no renovable y, por ello, finito y agotable. Su destrucción es siempre irreversible y su desaparición conlleva la pérdida de una parte de la memoria de nuestro territorio. Debe ser considerado un bien común que forma parte del patrimonio andaluz. Es un legado de nuestro pasado que debemos traspasar a futuras generaciones.

 

DESCRIPCIÓN GEOLÓGICA

Están situadas en el complejo peridotítico de Málaga. Las peridotitas malagueñas se emplazaron en la corteza continental desde el Manto Superior a favor de grandes zonas de fracturas distensivas (rift), ligadas a la tectónica de placas. Posteriormente, nuevos episodios compresivos durante el Mioceno inferior, hace 22 m.a., abortaron el rift continental y generaron enormes cizallas y cabalgamientos en la superficie del continente.

En el macizo ultrabásico de Carratraca existen un conjunto de minas que explotaron filones ricos en minerales de níquel. La mineralización está integrada por dos asociaciones: cromita-niquelina-ortopiroxeno y cromita-niquelina-cordierita.

 

INTERÉS

Complejo Peridotítico. Minería, Petrología; Geoquímica.

 

ACCESO

Desde la carretera A-357 (Carratraca – Málaga) se toma una pista en el p.k. 28,4 hacia el sur, hasta llegar al paraje del Cerro de la Mina.

 

TIPOLOGIA LIG

Complejo de peridotitas.

Lugares de interés geológico