Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

El año 2021 el cambio climático se enfrenta a una fecha decisiva

Diputación de Málaga
Noticias

El año 2021 el cambio climático se enfrenta a una fecha decisiva

Este 2021 el cambio climático se enfrenta a una fecha que puede cambiarlo todo

Nos referimos a un cambio que será positivo, porque en este tema, pensar en no frenar el calentamiento global no es una opción. Nuestro tiempo para revertir la situación y detener las consecuencias es cada vez mas limitado. Por eso, hay que actuar ya.

El año 2020 ha estado marcado por la crisis sanitaria del coronavirus. Toda nuestra atención ha sido para la pandemia y los esfuerzos se han dirigido a enfrentarnos a este nuevo virus. No podía ser de otra manera. Pero esperemos que la vacunación cumpla las expectativas y podamos centrarnos en la problemática del clima.

Cada vez notamos más los efectos de un clima adverso que está cambiando. Desastres climáticos, olas de calor y frío muy extremas, lluvias torrenciales en lugares donde no era algo habitual, sequías... El clima nos está avisando. No podemos seguir demorando nuestra actuación. El momento es ahora.

2020 no pudo ser ya que las circunstancias nos superaron. En este 2021, no podemos dejar que haya nada que eclipse la emergencia climática. Somos positivos y estamos convencidos como gran parte de la comunidad científica de que aún estamos a tiempo. Pero utilizamos la palabra emergencia porque la situación lo requiere.

No queremos lanzar mensajes alarmistas. Pero la realidad es que el reloj corre en contra. Y de momento no parece que avancemos a la suficiente velocidad. Se toman medidas y se mejoran muchos aspectos. Pero todavía vamos muy lentos. Y necesitamos concienciarnos de que las medidas tienen que acelerarse.

Acciones de las instituciones para frenar el cambio climático en 2021

No estamos diciendo que este 2021 el cambio climático vaya a dejar de ser un problema. Tampoco vamos a enumerar todas las medidas que tienen que adoptar los gobiernos. Ni siquiera vamos a hablar de todo lo que habría que legislar. Queremos referirnos a cómo todo puede empezar este año. Solo necesitamos voluntad.
Hace falta cambiar muchas leyes y crear otras tantas nuevas. También es necesario un profundo cambio educacional en la población. Esta debe implementarse en los colegios. Pero también los adultos necesitan concienciarse del problema y cambiar muchos hábitos diarios. Esta emergencia necesita la colaboración de todos.

La primera gran acción de las Instituciones para frenar el calentamiento global es la próxima gran Cumbre sobre el Clima (COP26) de Glasgow. En noviembre de 2021 los líderes mundiales se reunirán para reafirmar y mejorar el histórico Acuerdo de París de 2015.

Fue histórico porque casi todos los países del mundo se pusieron de acuerdo en adoptar medidas contra el cambio climático. El problema es que no se alcanzaron los objetivos de reducción de emisiones de carbono.
Se acordó que la temperatura no subiría más de 1,5º de aquí a finales de siglo. En una década vamos a alcanzar esa temperatura si todo sigue igual. En esta cumbre de 2021, no hay otra opción que no sea acordar reducir considerablemente las emisiones.

La segunda gran acción de los gobiernos, es que en efecto se reduzcan esas emisiones. Algunos países como China, Reino Unido (posteriormente la Unión Europea), Japón o Corea del Sur han asumido el compromiso de alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono.

Con la salida de Trump de la Casa Blanca, EEUU ha vuelto a unirse a estas iniciativas. Esperemos que tantas buenas intenciones se conviertan en una realidad.

Energía limpia para alterar el futuro del cambio climático en 2021

Este 2021 golpearíamos al cambio climático si hiciéramos una gran y seria apuesta por la implementación de energías limpias. El problema que plantean las energías renovables es que requieren descarbonizar la economía mundial. Esta tarea no es sencilla ni rápida en absoluto. Pero algo está cambiando.

Si tantos países están comprometiéndose con alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono es porque el coste de las renovables está cayendo en picado. Esto nos da una oportunidad para acelerar el proceso. La energía solar es actualmente la fuente de electricidad más barata de la historia de la humanidad.

A la hora de construir nuevas centrales eléctricas, las renovables como la eólica o la solar ya son en muchos casos más baratas que cualquier opción. No sucede en todos sitios todavía. Pero si los países siguen aumentando las inversiones en renovables, lo lógico es que el precio siga cayendo constantemente.

Llegado este punto, resultaría mas económico cerrar y reemplazar las centrales eléctricas actuales por nuevas centrales sostenibles. La lógica de este proceso es la que sigue cualquier tipo de industria. Cuanto más produces algo, más barato se vuelve, y cuanto más barato es, más cantidad puedes producir.

Por otro lado, cambiar el modelo energético puede reactivar la economía generando nuevas inversiones y creando nuevos puestos de trabajo en todo el mundo. Los gobiernos tienen que arriesgarse por legislar para facilitar esta transición energética.

La pandemia nos da la oportunidad para frenar el calentamiento global

Otro motivo para que el año 2021 sea el del cambio climático, es la pandemia de la covid19. La entrada en el panorama del coronavirus lo ha cambiado todo. Nuestra sensación de ser invulnerables ha desaparecido. Hemos tomado conciencia de que hay factores de este mundo que escapan totalmente a nuestro control.

Además, nuestro sistema económico ha sido duramente golpeado, generan una crisis económica similar la de la II Guerra Mundial. Esto ha provocado que los gobiernos de todo el mundo estén creando paquetes de ayuda para estimular y salvar la economía.

Como consecuencia, las inversiones ahora son más factibles y baratas, con tasas de interés extremadamente reducidas. De coste 0 en algunos casos. Esto nos da una oportunidad única para mejorar las cosas. Las inversiones en energías limpias están a nuestro alcance como nunca antes lo habían estado.
Además, algunos gobernantes como Biden plantean un impuesto para las importaciones de los países que emitan demasiado carbono. Esta medida se plantea para que países como Brasil, Rusia o Australia sigan recortando sus emisiones.

Además, hay razones económicas para apostar por las energías verdes. ¿Por qué invertir en un pozo de petróleo que se agotará en 30 años en lugar de una planta eólica que durará siempre? La lógica de este planteamiento es aplastante.

Glasgow será decisivo. Las emisiones deben reducirse a la mitad de aquí a 2030. Y deben desaparecer totalmente para 2050. Tenemos prisa. Por eso, este año tiene que empezar la gran transición.