Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Motivos para combatir el cambio climático con el consumo responsable

Diputación de Málaga
Noticias

Motivos para combatir el cambio climático con el consumo responsable

Combatir el cambio climático con un consumo responsable es la mejor arma que tenemos a nivel individual los seres humanos

Aunque los malos hábitos de consumo que tenemos sean un problema global, la solución no lo es tanto. Podemos hacer mucho a nivel individual hasta conseguir un cambio global notable.

El consumo responsable va mucho más allá de adquirir productos sostenibles o adoptar conductas respetuosas con el medio ambiente. Hablamos de muchos efectos colaterales como reducir la pobreza, proteger la biodiversidad o garantizar la igualdad de oportunidades. Esto no es una moda. Es una forma de vida.

Ya sea agua, electricidad o gasolina, consumimos desde que abrimos los ojos por la mañana hasta que nos acostamos. Incluso durmiendo estamos consumiendo. El gasto energético que generamos es tan alto que costaría bastante trabajo enumerar todo lo que consumimos diariamente.

Transformar nuestra manera de vivir en general y de consumir en concreto, tendría grandes beneficios medioambientales. Pero además, también notaríamos mejora en nuestra salud y nuestra economía. Tanto a nivel global como particular. Necesitamos asumir nuestra responsabilidad como consumidores.

La premisa es muy sencilla. No consumimos por consumir. Debemos adquirir producto y servicios para cubrir necesidades reales. Para ello, tenemos que volver a aprender a comprar. Parece obvio. Incluso puede que a alguien le suene estúpido. Pero cambiar esos hábitos no es tan sencillo como parece.

Beneficios del consumo responsable para frenar el cambio climático

El consumo responsable para frenar el cambio climático tiene un peso mayor de lo que pensamos. La ONU afirmó tras la Cumbre de la Tierra de 2002 que los modelos de consumo y producción de los países industrializados son insostenibles. Ello contribuye al deterioro del medio ambiente y la destrucción de ecosistemas.

Por todo lo anterior, debemos apoyar y seguir a aquellas iniciativas que proponen reducir las emisiones de carbono en los procesos de industrialización. Porque como hemos dicho, no es sólo el consumo, sino también la producción. El problema es que un consumo excesivo obliga a aumentar la producción.

Un consumo responsable traería múltiples beneficios tanto para el medio ambiente y la naturaleza como para nosotros a nivel particular. Queremos destacar estos 3:
    • Protección de la biodiversidad y los ecosistemas: cuidando el consumo y reduciéndolo hasta hacerlo sostenible, el impacto al medio ambiente se reduce. Los recursos naturales son limitados y no debemos malgastarlos.
    • Garantía de igualdad social: si reducimos el consumo, podremos garantizar que los recursos se repartan de forma más equitativa. Hay muchos lugares del mundo sin acceso a agua potable, con trabajo infantil para producir o con salarios esclavistas. Esas condiciones podrían mejorar si no consumiéramos descontroladamente.
    • Ahorro económico: reducir el consumo de luz y agua, aprender a utilizar los electrodomésticos, utilizar agua de lluvia para regar o cerrar el grifo al lavarnos los dientes no sólo protege al medio ambiente. Lo notaríamos en las facturas a final de mes.

¿No pensáis que el consumo responsable y controlado nos beneficia a todos en muchos sentidos? No es tan complicado con buena voluntad.

Consumo responsable para enfrentar el cambio climático desde el hogar

El consumo responsable contra el cambio climático tiene que empezar en el hogar. Ya hemos hablado de la importancia de las pequeñas acciones individuales. Por ello, es lógico que el cambio comience en nuestras casas. Recuerda que los beneficios son los mismos que se conseguirían a escala global. Por eso es importante.

En nuestra búsqueda de la comodidad en el hogar, el consumo medio de energía casi se ha duplicado. De lo que necesitamos convencernos es de que podemos conseguir ese confort ahorrando bastante energía. Y como decíamos, con sus consecuentes ventajas como reducir la cuantía de las facturas.

Cuando hablamos de eficiencia energética en nuestras viviendas, nos estamos refiriendo a rentabilizar el consumo de energía. En este bloque, incluiríamos los sistemas de calefacción y refrigeración; la iluminación y todos los electrodomésticos. A continuación os vamos a dar algunos consejos para mejorar esa eficiencia energética:
    • No dejes los electrodomésticos en “standby”. Apágalos totalmente cuando los uses.
    • Utiliza la lavadora a plena carga y si es posible lava en frío o bajas temperaturas. El 90% de la energía de la lavadora se emplea en calentar el agua.
    • El frigorífico está siempre encendido y funcionando. Si posee la etiqueta A+A, estarás ahorrando una media de 900€ a lo largo de su vida útil. Abre el congelador el menor tiempo posible y no guardes alimentos calientes.
    • Seca la ropa al sol en lugar de utilizar una secadora.
    • Utiliza el programa económico del lavavajillas.
    • Aprovecha al máximo la luz del sol y apaga las luces de las habitaciones en las que no estés.
    • Utiliza el termostato del termo para no malgastar energía al calentar el agua.

Cómo consumir sosteniblemente tratando los residuos adecuadamente

Para hablar de un consumo responsable para paliar el cambio climático, es imprescindible hablar del tratamiento de los residuos. Cada día generamos toneladas de basura, que es uno de los aspectos más dañinos al hablar de contaminación. En nuestra sociedad, la idea de usar y tirar está a la orden del día.

Lamentablemente tendemos a pensar que nuestras acciones individuales no tienen una gran importancia o un gran impacto. ¿Qué mas da un poco más de basura en un momento dado? ¿Que importancia tiene si no reciclo algunos productos? El gran problema es que demasiadas personas tienen ese erróneo pensamiento.

Los vertederos tienen en inconveniente de la escasez de suelo. Por otro lado, la incineración de residuos provocan emisiones tóxicas, con lo que no son una gran alternativa. Cada ciudadano español generamos una media de 1,2 kg de basura al día. Esto nos conduce a una situación insostenible. Y sí, seguro que ya conoces la respuesta.

El reciclaje es la alternativa más eficiente que existe. Es la solución definitiva a largo plazo. Reemplazar las materias primas por materiales reciclados reduciría la contaminación a unos niveles realmente altos. No sólo eliminamos basura, sino que además reducimos la cadena de producción que tanto contamina.

Algunos consejos para el reciclado:
    • Separa los residuos en casa: vidrio, papel, plástico y pilas.
    • Localiza organizaciones que recogen utensilios usados como ropa.
    • Evita el uso del papel de aluminio. Es mejor usar plástico o papel.
    • Las farmacias recogen medicinas que ya no vas a utilizar.
    • Intenta arreglar tus electrodomésticos en lugar de tirarlos.
    • No tires el aceite de freír por fregadero. Llévalo envasado a un punto de recogida.
    • Optimiza el uso del papel. Escribe por ambas caras y recíclalo posteriormente.