Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

El papel fundamental de la mujer contra el cambio climático

Diputación de Málaga
Noticias

El papel fundamental de la mujer contra el cambio climático

Las acciones de la mujer en la lucha contra el cambio climático se ven en muchas ocasiones truncadas por la desigualdad de género

Sin duda, el calentamiento global es uno de los grandes desafíos de la humanidad en este siglo, y es que el camino hacia un modelo sostenible es una necesidad. Parece que no hay muchas dudas de que las mujeres están mas expuestas a los problemas derivados del cambio climático, tales como la contaminación o la falta de agua. Para comprobarlo, sólo tenemos que fijarnos en los países en vías de desarrollo, donde su situación suele ser bastante precaria.

Por otro lado, son las responsables del cuidado alimentario de aquellas zonas en las que este es necesario. Y en muchas ocasiones, como consecuencia de la división sexual del trabajo, también son responsables de cuestiones higiénicas y de salud desde un punto de vista medio ambiental.

Teniendo esto en cuenta, parece difícil entender que no se fomente la importancia del papel de la mujer en esta problemática medioambiental. Y más aún cuando hemos visto que su empoderamiento ha traído cambios más que positivos cuando se les ha dado la oportunidad de demostrar que la igualdad no es simplemente un concepto.

Principales aspectos en los que el cambio climático afecta a la mujer

En la actualidad, aproximadamente el 80% de los desplazados ambientales son mujeres. Como hemos dicho, son las que soportan la mayor parte de la carga de cuidados alimentarios, por lo que sufren especialmente el deterioro de los ecosistemas. También hay que tener en cuento que al ser un sector laboral especialmente precario, también se enfrentan a problemas de toxicidad.

Además, no podemos obviar la trascendencia de la brecha salarial que existe a nivel de género, siendo las mujeres las más perjudicadas por la pobreza energética y el impacto de los problemas medioambientales como las inundaciones.

Otro aspecto importante a comentar, es el hecho de que las mujeres que son dueñas de tierras, suelen enfrentarse con situaciones más complicadas como la lejanía de las mismas, la fragmentación del terreno y peores características de la propia tierra para el cultivo. Esto tiene como consecuencia que queden en peor situación ante inclemencias climáticas como una fuerte sequía.

Todo ello empuja a las mujeres como colectivo hacia una evidente mayor vulnerabilidad frente a las consecuencias del cambio climático. Su adaptación al clima se convierte en muchas ocasiones en una verdadera lucha para la supervivencia.

Estos son algunos de los motivos por los que además, se reivindica que al ser luchadoras contra el calentamiento global en primera línea, merecen y requieren más ayudas.

La toma de decisiones de la mujer contra el cambio climático

La participación de la mujer en la toma de decisiones frente al cambio climático cuenta con muy poca o escasa representación. Según el Instituto Europeo para la Igualdad de Género, más del 80% de los puestos de responsabilidad con respecto al cambio climático están ocupados por hombres.

Lamentablemente, en el ámbito científico, las cifras no son mucho mejores, y es que el 95% de los directivos son también hombres.

Esto no es de extrañar sin pensamos que hasta 2012, las cumbres de la ONU no tuvieron en cuenta la variable del género.

Esta situación agrava un problema y una realidad que nos afecta a todos. Al contar con peores tierras y con peores salarios, serán las primeras en sufrir las consecuencias del cambio climático. Resulta complicado comprender que en un tema de vital importancia que nos afecta a todos por igual, tampoco se respete la igualdad de género.

El cuidado del medio ambiente es prioritario para todos, y el género no debería marcar una diferencia ni en este ni en ningún otro ámbito. Es sencillo, si ellas luchan en primera línea, necesitan más recursos.

Necesitamos políticas que protejan a las mujeres en materia medioambiental

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que iba a tener lugar el año pasado tuvo que aplazarse a noviembre de 2021 debido a pandemia de la covid19. Iban a tratarse temas como la necesidad de reducir la huella de carbono. Habrá que esperar unos meses para ello. Y esperemos que sea una oportunidad para mejorar el papel de la mujer en este importante asunto.

Las mujeres rurales de Málaga desempeñan labores fundamentales

En Málaga encontramos un claro ejemplo de la importancia de la mujer frente al cambio climático. En nuestra provincia tenemos que reconocer sin duda la contribución vital de la mujer rural en este entorno.

Hace tan sólo 3 años, 15 mujeres de nuestra tierra recibían el reconocimiento de la Junta de Andalucía por su contribución al avance de la mujer rural como motor de desarrollo. Algunas de ellas, como Ana Hevilla, premiada por su labor en el Grupo de Desarrollo Rural del Valle del Guadalhorce, explicó las complicadas situaciones de pobreza que viven muchas mujeres rurales, y como aún así, no vacilan en su lucha diaria. Por otro lado, también explicó que las mujeres con formación, abandonan los pueblos para no volver en busca de más oportunidades, lo que deja al entorno rural aún más desvalido.

Por su parte, Inés Ayllón, una mujer jubilada que fue alcaldesa de Istán en los años 70, explicó como fue testigo durante muchos años de la invisibilidad de la mujer. A este respecto, María Pedraza, secretaria de la Asociación Puerto Blanco, apuntaba que la situación ha mejorado y se ha avanzado mucho, aunque por supuesto, queda bastante camino por recorrer. Y no sólo en este sentido, sino en otros temas tan importantes como la reconversión de la agricultura.

Sea como sea, no podemos sino reconocer la lucha titánica de todas estas mujeres que desempeñan duros trabajos en el campo. Nuestro futuro medioambiental, depende sin duda, en gran medida, de todas ellas. Por eso la Junta quiso reconocer su fortaleza, su esfuerzo y su constancia durante años.