Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Historia de Frigiliana

Diputación de Málaga
Barribarto. Frigiliana. Axarquía

Historia de Frigiliana

Aunque los restos mejor conservados sean los de la época árabe, en Frigiliana encontramos pruebas de presencia humana en la prehistoria, concretamente en el período del neolítico final, alrededor de 3.000 años antes de Cristo.

No obstante, existen numerosos restos de asentamientos fenicios y romanos, época en la que aparece ya el nombre de la villa, derivado de un nombre propio romano "Frexinius" al que se le une el sufijo "ana", que junto a un patronímico significa villa. El resultado final fue "Frexinius ana" y su traducción sería "Cortijo de Frexinius".

Pero es la impronta árabe la que configuró el nacimiento del pueblo en su concepción urbana a raíz de la alquería, que data de los siglos noveno y décimo. Mientras perteneció al Reino Nazarí de Granada, basó su subsistencia económica en la producción de aceite, pasas, higos y la cría de gusanos de seda.

Tras la llegada de los Reyes Católicos, en 1485, se inicia una campaña represiva para proceder a la conversión de los mudéjares vencidos en cristianos nuevos, que fueron llamados moriscos. Éstos no llegaron a ser aceptados por los cristianos viejos y cansados de los agravios comparativos y de los impuestos se produce la rebelión, entre 1568 y 1569, en todo el Reino de Granada que llega a su final en la Batalla del Peñón de Frigiliana. Encerrados en El Fuerte y encabezando la rebelión Hernando el Darro y Martín Alguacil soportaron la ofensiva de las tropas castellanas durante 20 días. Pero un contingente militar de más de 5000 soldados acabaron con la misma y destruyeron la fortaleza. Cayeron más de 7.000 moriscos y los que sobrevivieron fueron expulsados en 1570.

En 1812 los frigilinenses también se enfrentaron a los franceses. A los seis meses consiguieron expulsarlos de sus tierras pero a un alto precio. Un paraje cercano al pueblo, conocido como La Horca, les recuerda el mismo. A partir del siglo diecisiete, Frigiliana se organiza política, económica y socialmente. Su población aumenta en progresión geométrica y pasa de tener 160 habitantes en 1640 a 3.200 en 1887, un máximo histórico, que aún hoy no ha sido superado. Los últimos años del siglo diecinueve estuvieron marcados por las partidas de bandoleros, el gran terremoto de 1884 y la filoxera.

Frigiliana es, posiblemente, el pueblo axárquico que mejor ha conservado el legado árabe. Varios galardones avalan este hecho, como el de embellecimiento de Pueblos de España (1982) o en Premio Nacional de Pueblos Andaluces (1988). Pasear por su casco antiguo morisco-mudéjar es trasladarse a una época de esplendor en el que todos sus habitantes se afanan por ofrecer lo mejor al visitante. Las casas y las calles se conservan como eran en época morisca: pulcras, blancas. Para conocer este pasado la artesana Pilar García Millán hizo doce murales que, situados por las calles del Barrio Alto, llevan la mano al visitante a este ilustre pasado.