Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Procesión de la Virgen del Carmen de Los Boliches (Fuengirola). Julio. Fiesta Singular

Diputación de Málaga
Procesión Virgen del Carmen. Los Boliches 1

Procesión de la Virgen del Carmen de Los Boliches (Fuengirola). Julio. Fiesta Singular

Declarada de Interés Turístico por la Diputación Provincial de Málaga.

Antes de visitar esta Fiesta Singular consulte la fecha con el Ayuntamiento o con la Oficina Municipal de Turismo de la localidad.

El amor y la devoción por la Virgen del Carmen del humilde barrio de pescadores de Los Boliches cuenta con más de 100 años de historia, teniendo como punto de partida el año 1865, fecha en la que ya existe la primera iglesia de la barriada dedicada a la advocación de la imagen mariana.

Desde principios del siglo XX, concretamente en 1903, es cuando se tiene constancia de los actos procesionales en honor a la Virgen del Carmen, que incluían función de iglesia, música y fuegos artificiales.

La celebración de la procesión tiene lugar cada 16 de julio. Las puertas de la Iglesia Virgen del Carmen y Santa Fe de Los Boliches se abren entorno a las nueve de la noche y es el momento en el que empiezan a sonar los primeros acordes de la Banda de Cornetas y Tambores y Banda Musical de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Almogía y el cortejo sale para iniciar la procesión terrestre.

Se cuentan por miles las personas que se concentran a lo largo de todo el itinerario, que recorre el núcleo de población de Los Boliches para presenciar la procesión de Ntra. Sra. del Carmen. Cualquier momento del recorrido es bueno para presenciar la procesión terrestre, que destaca por la particularidad de que el trono procesional no cuenta con campana para mandar las órdenes a los hombres de trono y todas las maniobras se comunican mediante la voz.

Pero, sin duda, el factor diferenciador de Los Boliches radica en el punto más reseñable de su procesión, el momento más emotivo, esperado y sorprendente para devotos en particular y asistentes, en general, que se produce cuando los marineros de trono se adentran en el mar portando el trono a hombros, sin embarcación (como ocurre en la mayoría de las procesiones marítimas) y la patrona de los marineros bendice las aguas. El trono procesional, de tamaño considerable, alcanza un gran nivel de profundidad en el mar mientras que un gran castillo de fuegos artificiales es lanzado desde un espigón cercano. Cientos de fieles se introducen en el agua para acompañar a los marineros de trono, miles de personas se sitúan en la orilla y también son numerosas las embarcaciones que se reúnen en torno al trono y embellecen aún más la estampa. Dependiendo del estado del mar, los marineros pueden recrearse más o menos y disfrutar de la procesión marítima.

Una vez dan por finalizada ésta, suben el trono de nuevo al Paseo Marítimo y reanudan la procesión terrestre, ya buscando devolver a la Virgen a su templo. A lo largo del recorrido hay paradas bien sabidas por los asistentes que incluyen desde petaladas desde lo alto de los balcones a la tradicional parada para cantarle la “Salve Marinera”.

A las puertas del templo no pueden faltar el himno de España, las marchas y los vítores y aplausos despidiéndose y dando gracias por haberla podido ver procesionar un año más.

El último y más íntimo acto tiene lugar ya dentro, a puerta cerrada, entre los hermanos y marineros que han portado el trono. Esta peculiar forma de procesionar a la Virgen de Carmen y los eventos que acompañan hacen que miles de personas elijan cada año Los Boliches para celebrar esta tradicional festividad.

Cómo llegar

Descubre más de la provincia de Málaga

Descubre más de la provincia de Málaga