Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Museo del Vino de Málaga

Diputación de Málaga
Museo del Vino Málaga

Museo del Vino de Málaga

Razones para un museo del vino en Málaga

Este nuevo espacio de cultura inaugurado el día 3 de Julio de 2008, en pleno centro histórico y sobre el solar de un antiguo palacete del Siglo XVIII, del que conserva su antigua fachada señorial, con asistencia de autoridades autonómicas, provinciales, locales y abundante público, era una necesidad histórica, porque vinos tan apetecidos por civilizaciones navegantes y colonizadoras como la Fenicia, la Griega o la Romana, para hacerlos objeto de comercio y consumo, junto a frutos mundialmente demandados a Málaga como las pasas, que se constituyeron en firmes pilares de la economía provincial, y bases de sustentación familiar para cien pueblos afanados en el cultivo de la uva, a fin de que los bodegueros, ancestralmente llamados “Señores de las viñas”, organizasen una secular tradición exportadora, aprovechando la excelencia de la uva malagueña, producto sin igual con que la naturaleza dotó en exclusiva a estas tierras de clima benigno y brisas vivificadoras.

Siglos de historia en el museo

Tal vez fueron los romanos, quienes pusieron mayor racionalidad y orden en cultivo y crianza aplicados al “Vinum Malacitanum”, para regalar los paladares divinos de unos emperadores considerados dioses, la vida de sus nobles y patricios, la celebración de los triunfos de sus legiones, o el jolgorio de sus bacanales. Tal vez Horacio y Virgilio, cuando cantan las excelencias de la vida bucólica y campestre, están considerando nuestros vinos, tan bien valorados por sabios expertos como Plinio y Columela. Vinos de La Hégira, contemplados como jarabes regeneradores de salud perdida o debilitada. Caldos capaces de ostentar la dignidad de “Cardenales”, en el primer concurso de que tenemos noticia durante el medievo francés, año 1214 en cata pública presidida por el rey Felipe. Mostos aclamados por el emperador Federico II de Prusia, y protegidos con celo por La Zarina de todas las rusias Catalina La Grande en el siglo XVIII, para divulgar sus propiedades benéficas y democratizarlo.
Este es tan solo el principio de una Historia colmada de anécdotas, vicisitudes y encuentros, de la mano de plumas eruditas en admiradores clásicos, románticos, poetas, científicos y médicos.

El museo como Centro de Interpretación del vino

Con una extraordinaria cascada de etiquetas de gran valor artístico y cromolitográfico, consigue este originalísimo espacio cultural contar tan exclusiva historia, poniendo en claro el esplendor permanente de los vinos de Málaga, desde la revisión de un caso único y exclusivo de aquí, consistente en la simbiosis de dos industrias comprometidas en un mismo objetivo: la actividad vitivinícola en perfecto maridaje con el arte litográfico durante un siglo de oro en Málaga, desconocido en el resto del mundo. (1860-1960)

A las míticas bodegas se sumaron míticas litografías como Mitjana, Fausto Muñoz, Párraga, Alcalá, Berrocal y otras muchas, que con sus etiquetas temáticas añadieron arte a las botellas del vino, con las pinturas de Maestros de la talla de Ponce, Martínez de la Vega, Talavera, Fernández Alvarado, Ramón Mir, Jiménez Niebla y Luis Bono entre otros muchos, de los que el museo exhibe obras originales, cartelería publicitaria, bocetos y cromolitografías en abundancia, además de una sobresaliente colección de cabeceros de barrilería, que nos hablan de unos vinos muy deseados y universalmente distribuidos.

La Génesis del vino desde el vidueño, el injerto, el cultivo, el asoleo, la pisa, la barrilería, el trasiego, la crianza en bodega por soleras y criaderas, hasta su conocimiento por el color, sabor, aroma, texturas o maridajes son buena parte de la razón existencial de este museo de marcadas características didácticas, convertido además en valorado centro de interpretación del vino, dotándose de una modernísima sala de catas muy bien equipada, además de un aula de formación en constante actividad, para quienes pretendan profundizar en las variadas facetas del apasionante mundo de la enología, pudiéndonos encontrar en la planta baja con una extensa variedad de vinos amparados por el “Consejo Regulador”, empeñado además en la difusión y venta de los afamados vinos malagueños.

Cómo llegar

Más información

Descubre más de la provincia de Málaga

Descubre más de la provincia de Málaga