Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Cabra montés (Capra pyrenaica)

Diputación de Málaga
Cabra montés (Capra pyrenaica hispanica)

Cabra montés (Capra pyrenaica)

MediosTerrestre
Fenología
enefebmarabrmayjunjulagosepoctnovdic
Reproducción Celo Desmogue Hibernación
Fauna > Mamíferos

Identificación

Ungulado de pequeño tamaño (longitud cabeza-cuerpo 120 a ??150 cm; altura a la cruz 75-90 cm) con gran dimorfismo sexual. El pelaje es de tonos ocre canela, más oscuro en invierno. Los machos, de tamaño algo mayor que las hembras, tienen manchas negras en el cuello, las patas y los flancos. Estas manchas son menos visibles en verano. La cola es muy corta. El pelaje de los jóvenes es más rojizo y el de los machos viejos más grisáceo o pardo oscuro. Los cuernos son permanentes, rugosos y con nudos que representan la edad del animal; con forma de semicírculo dirigido hacia atrás. En las hembras y jóvenes son de menor tamaño (menores de 40 cm); en los machos adultos van creciendo con la edad hasta alcanzar cierto porte y grosor (75-135 cm). Los machos viejos presentan también barba.

Dónde vive

Especie rupícola asociada a zonas de sierras. Presente desde el nivel del mar en sierras costeras hasta en zonas de interior de altas cumbres. Prefiere zonas de pastizal, canchales, roquedos, zonas de matorral con arbustos y arbolado disperso de quercíneas. Utiliza zonas de pinar, aunque en menor medida y siempre que sean masas mixtas. Los machos usan zonas a mayor altitud que las hembras. Sólo se reúnen durante la época de celo, cuando los machos bajan a las zonas usadas por las hembras. Pasado el celo, los machos vuelven a subir y se separan de las hembras.

Cómo vive

Las cabras son rumiantes. Se alimentan de todo tipo de materia vegetal (brotes, frutos, hojas, cortezas y ramas): ramonean y pastorean. Necesitan agua, sobre todo durante la época estival y tras el esfuerzo del periodo reproductor. También requieren sal, para lo cual suelen lamer las piedras. Están activas durante todo el día, pero especialmente durante el crepúsculo. Los tamaños de territorio son muy variables, pudiendo alcanzar entre 2 y 7 km2 en el caso de los machos.

Cómo se reproduce

Se reproducen una sola vez al año, pariendo una sola cría (rara vez dos). Son polígamas. Los machos compiten (peleas chocando los cuernos) para cortejar y cubrir a varias hembras. Son muy territoriales durante el celo (invierno) y gregarios el resto del año, pudiendo observarse grupos de machos subadultos y adultos por un lado, y grupos de hembras con crías y jóvenes por otro. Durante la época de la paridera (primavera) las hembras se vuelven solitarias y utilizan zonas más aisladas y soleadas al amanecer (canchales y roquedos).

Dónde se ve en Málaga

Especie frecuente en la provincia y presente en la mayoría de sierras malagueñas, tanto calizas como en las de peridotitas. Se puede observar desde el nivel del mar (Acantilados de Maro) hasta en Sierra de las Nieves, Serranía de Ronda en general, sierras del Arco Calizo Central (Torcal, Camarolos…), Sierra Bermeja o Sierra Tejeda. En la Gran Senda se puede observar, entre otras, en las etapas 4 a 8, 10, 11, 20 a 23, 25, 28, 29, 31 a 34.

Curiosidades

Las pezuñas de las cabras son el diseño perfecto de unas botas de montaña. Tienen una superficie antideslizante que les impide resbalar; y unas puntas duras y agudas que se agarran perfectamente a las grietas y resquicios de las rocas. Por supuesto, son impermeables. Gracias a este diseño las cabras pueden desplazarse con facilidad por todo tipo de roquedos e incluso por paredones y cortados casi verticales.

Especies similares

Se puede confundir con el muflón, con el corzo y con las hembras o jóvenes de ciervo y gamo. En el caso del muflón, los machos de esta especie tienen una cuerna en espiral muy diferente a las de las cabras. Además, en todos los casos, el pelaje es más oscuro y con la barriga más clara. El corzo es un animal forestal y solitario, que rara vez coincide con las cabras en un mismo hábitat. Los machos de corzo tienen cuernas, más cortas y ramificadas que los cuernos de las cabras. Las hembras y jóvenes de cérvidos son más esbeltos y de mayor tamaño que las cabras.

 

Más información

Calzando botas de montaña

Cuando usted va a la montaña seguramente usará zapatos especiales. Las cabras los llevan de serie. Sus pezuñas son articuladas y tienen láminas elásticas que funcionan como ventosas, lo que les permiten saltar y caminar ágilmente por terrenos duros, pedregosos y laderas rocosas y escarpadas imposibles para otras especies.

Comensales poco exigentes

En las montañas el alimento puede ser escaso o poco apetitoso. Las monteses se adaptan a estas situaciones no haciendo asco a casi nada, incluyendo matorral espinoso y hojas de encinas con bordes afilados. Aprovechan lo que hay disponible en cada momento. Han desarrollado adaptaciones en la boca que les permite soportar comer plantas con espinas o con hojas muy duras y poco jugosas.

Tú en tu casa y yo en la mía

Las hembras viven separadas de los machos la mayor parte del año. Éstos son más solitarios y habitan a mayor altitud. Las hembras prefieren las zonas bajas de las sierras. Son más sociables y conviven en grupos y con los jóvenes. Sólo en época de celo los machos bajan a buscar a las hembras y durante algunas semanas comparten casa con ellas. Aunque pueda parecerle que el sexo determina este comportamiento, es una estrategia para optimizar recursos. Las hembras aprovechan los mejores pastos porque, como cualquier madre, tienen mayor gasto energético.

Bomberos forestales

Las cabras domésticas se usan hoy día para mantener limpios los cortafuegos. Las monteses lo hacen de forma natural. Si usted es propietario de una finca rural sepa que puede depender de ellas. Las monteses son su póliza de seguro contra la ruina que supone un incendio forestal: evitan que pierda usted los recursos naturales de los que depende su economía.

Etapas de la Gran Senda de Málaga en las que se pueden ver

Visible en las etapas 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 14, 22, 23, 25, 26, 29, 31, 32, 33 y 34.