Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

El río Salares, la tradición mudéjar y los paseros de la Axarquía

Diputación de Málaga
Paseros, Almáchar. Axarquía

El río Salares, la tradición mudéjar y los paseros de la Axarquía

La pasa moscatel es oficialmente Patrimonio Agrícola Mundial

Las raíces árabes de la Axarquía son profundas, pues la conquista cristiana de la misma no se produjo hasta 1487. El término “mudéjar”, que proviene de la voz “mudayya”, se aplica a los hispanomusulmanes que tras la conquista cristiana permanecieron bajo el nuevo estado castellano, conservando su religión, lengua y organización jurídica.

Esta larga historia que atesoran los pueblos axárquicos los han convertido lugares pintorescos que han sabido guardar, en un paraje de luz y color, la belleza de sus calles y plazas, sus monumentos y fiestas populares, y que, en unión con sus características medioambientales y climatológicas, invitan a ser visitados. Y es que las tierras de la Axarquía son como una Málaga en pequeño: monte, valle, cornisa y costa.

En el monte la Axarquía es un laberinto de olivos, almendros y vides; pero sobre todo de pueblos, pueblos y casas de labor que salpican el paisaje llenándolo de vida. Una vida que crece en cultivos hundidos en estrechos valles, asciende por laderas y se solea en los paseros.

El estilo mudéjar y la ruta mudéjar

Tanto en la comarca de la Axarquía como en la Serranía de Ronda, las más agrestes de la provincia, la impronta andalusí ha quedado plasmada con mayor profusión que en otras zonas del territorio malacitano. Esto ha dejado huella en aspectos tan singulares como la traza urbana o los sistemas constructivos. Prueba evidente de ello es Salares, con su puente árabe o su torre alminar.

El mudéjar es un estilo arquitectónico que combina elementos singulares de las culturas islámica y cristiana. Entre las características propias de esta corriente artística figuran el uso del ladrillo, de la cerámica vidriada y los decorativos artesanados de madera. Además de Salares, la ruta cultural mudéjar de la Axarquía la conforman Árchez, Canillas de Aceituno, Sedella y Arenas.

Aquellos que deseen conocer de primera mano esta zona les recomendamos hacer la etapa 7 de la Gran Senda de Málaga (GR 249) o el sendero 17 “Salares – Casa Haro” de la Gran Senda para Todos. Esta última ruta hace uso del Sendero de Uso Público puente árabe para perfilar un atractivo recorrido circular que en distintos pasajes de la ruta transita por la linde del Parque Natural Sierras Tejeda, Almijara y Alhama o muy próximo a ella. En todo momento se camina por terrenos de Salares o por su límite municipal con Canillas de Albaida, en un corto trecho por la zona de Fogarate. El sendero, básicamente, recorre la margen derecha del río Salares, en dirección noreste, y sube por una fuerte pendiente para alcanzar la horquilla que dibuja la cabecera de uno de sus tributarios, el arroyo de los Álamos.

La reserva nacional de caza y el Parque Natural

Todo el territorio comprendido en la zona malagueña del Parque Natural Sierras Tejeda, Almijara y Alhama conforma la Reserva Andaluza de Caza, heredera de la antigua Reserva Nacional de Caza declarada en 1973. Aunque pudiera ser contradictorio, gracias a la creación del espacio cinegético la cabra montés, que estuvo a punto de desaparecer en los años 70 del pasado siglo, han podido recuperar sus poblaciones. La otra pieza de interés para el colectivo de cazadores es el jabalí, muy extendido en todo el territorio, aunque en muchos casos se trata de cruces con cochinos domésticos.

Con un tipo de gestión más integrada y coincidiendo en gran parte con la reserva, el Parque Natural está a caballo de las provincias de Málaga y Granada, cubriendo la totalidad de estas alargadas montañas.

Los paseros y la pasa de la Axarquía

La pasa, que no es otra cosa que la uva seca de la variedad moscatel, es uno de los productos agroalimentarios más típicos de Málaga y, en particular, de la Axarquía. Todo empieza en el mes de agosto, cuando se lleva a cabo la vendimia y se recolectan los frutos de la vid. Las uvas se exponen al sol, orientadas al mediodía, en los llamados paseros o almijares, al menos durante 20 días para el proceso de secado y oreo. Posteriormente es recogida y envasada.

Las pasas de la Axarquía están acogidas a la Denominación de Origen Pasas de Málaga y la Pasa Moscatel es oficialmente Patrimonio Agrícola Mundial, reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Hay que recordar también que Los balates de la Axarquía están reconocidos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Este tipo de muros está presente en numerosas provincias de España, y en la Axarquía tiene su más visible concreción en los llamados balates, los pequeños muros de piedra seca, levantados sin hormigón ni aglomerante, que los agricultores han venido haciendo desde hace siglos en los cerros y colinas de la comarca de la Axarquía para sembrar olivos, viñas o cereales.