Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

La mitad de las mariposas españolas se pueden ver en Málaga

Diputación de Málaga
072 Mariposa tigre

La mitad de las mariposas españolas se pueden ver en Málaga

Tres de cada cuatro mariposas de Andalucía están en Málaga

Cuando se habla de fauna, normalmente todo el mundo evoca los mamíferos, las aves y, si nos extendemos hasta el medio acuático, los peces. Poco a poco, otros grupos vertebrados van tomando el lugar que le corresponde, los anfibios y reptiles. Más lento pero a buen ritmo, les siguen los invertebrados. Los invertebrados en su conjunto y los insectos en particular, son considerados, aun hoy en día, animales perjudiciales para el ser humano. Nada más lejos de la realidad. De sobra es sabido, para la comunidad científica y otros sectores de la sociedad, el papel tan importante que los llamados despectivamente “bichos”, juegan en el equilibrio de los ecosistemas, incluidos algunos de vital importancia para los humanos.

Las mariposas diurnas, entran dentro del grupo de organismos imprescindibles para el planeta y para el ser humano. Principalmente por el trabajo polinizador que desempeñan las mariposas adultas, en algunos casos de vital importancia para según qué plantas, pues algunas de ellas solo pueden ser polinizadas por unas mariposas en concreto. También son muy importantes para el resto de seres vivos, al ser parte de la cadena alimenticia de multitud de ellos, como las aves. Y una de las cosas que normalmente menos se dice, es su importancia como consumidoras de plantas. La mayoría de mariposas, en su estado inmaduro, como oruga, se alimentan de vegetales, siendo fundamentales para crear un equilibrio en el ecosistema. Sin las orugas de mariposas, las especies vegetales mejor adaptadas a los diferentes climas se apropiarían del terreno, sin dejar espacio para el resto y, por tanto, se empobrecería la biodiversidad.

Málaga cuenta con 110 especies de mariposas diurnas. Este número no dice nada pero, si se compara con el inventario de Andalucía y de la Península Ibérica, suponen el 75% y 48%, respectivamente. Es decir, que tres de cada cuatro mariposas andaluzas y casi la mitad de las ibéricas pueden verse en Málaga. Unos porcentajes nada desdeñables teniendo en cuenta que nuestra provincia es la más pequeña de la comunidad andaluza.

Pero no solo el número de especies es importante. También lo es la “calidad” de estas especies. Especies amenazadas y protegidas, endemismos ibero-magrebís e ibéricos y, destacando entre todas ellas, un endemismo bético, la Velludita parda bética, pequeño licénido descrito para la ciencia en la malagueña sierra de Almijara, sin olvidar a la Tomillera, Niña de nácar, Morena española, Duende azul y Niña andaluza.

¿Dónde y cuándo ver mariposas en Málaga?

Pueden verse mariposas en cualquier lugar y época del año. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas consideraciones, para optimizar el tiempo y esfuerzo que podemos dedicarles.

Las mariposas, como se ha dicho anteriormente, están íntimamente ligadas a sus plantas nutricias, por lo que su presencia o ausencia va a estar determinada por la disponibilidad o no de alimento. Otro factor a tener en cuenta es la meteorología. Las mariposas necesitan el calor del sol para activar su sistema circulatorio, por lo que no vuelan en días nublados, lluviosos y ventosos. Buscarlas en estas condiciones es tarea complicada. Hay que salir en su busca los días soleados, principalmente desde finales de invierno hasta comienzos de verano.

Los mejores lugares son aquellos que tengan mayor diversidad vegetal, como entornos forestales y de matorral, zonas altas de montaña, ríos y arroyos y otros emplazamientos que mantengan humedad durante el estío. En los bosques más densos, hay que buscar zonas claras, pues en la umbría pocas mariposas pueden verse.

Durante la mañana, es el mejor momento de intentar observarlas paradas para fotografiarlas. Conforme calienta el ambiente, se activan y solo paran ocasionalmente para libar de alguna flor, por lo que su fotografía es complicada pero es el mejor momento para realizar el inventariado de especies. Cuando vemos una mariposa posada y queremos fotografiarla, debemos avanzar hacia ella lentamente, sin movimientos rápidos ni bruscos porque, si bien no tienen buena vista, sí son sensibles al movimiento y huirán ante la menor amenaza.

Si se quiere encontrar alguna especie concreta, hay que estudiarlas un poco en casa antes de salir a intentar observarlas, buscando información sobre la especie, plantas nutricias, hábitats, periodo de vuelo, distribución, etc.

Hasta el momento, de las 110 especies citadas de Málaga, se conocen al menos 84 dentro de la Gran Senda de Málaga (GSM). 21 especies aun no descubiertas, sin duda han de estar en algún punto de este sendero, puesto que se conocen de entornos cercanos o de hábitats similares a los que atraviesa la GSM. Estos nuevos descubrimientos son más probables en las etapas que transitan por entornos montañosos y forestales. Otras 5 especies, es casi seguro que no se encuentren, dado que sus requerimientos ecológicos no se encuentran representados en la GSM.

Si además de las mariposas locales le interesa disfrutar de más de 1.500 especies de mariposas en cautividad procedentes de las áreas tropicales de todo el mundo, sugerimos visitar el mariposario de Benalmádena, considerado uno de los mejores y mayores de Europa.

En cambio, si desea visitar un municipio y conocer algunas de estos maravillosos seres alados, les invitamos a ir a la Serranía de Ronda a Jimera de Libar. El municipio ha decidido poner en valor esta riqueza natural y junto con las rutas de orquídeas ofrece paneles con las mariposas que pueden verse allí.