Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Dónde ver aves forestales en la provincia

Diputación de Málaga
Águila Culebrera o Culebrera Europea

Dónde ver aves forestales en la provincia

El 60% de la superficie total provincial es forestal

Tenemos mucha suerte de vivir en una provincia que posee una gran diversidad de paisajes y ecosistemas. Nuestra situación a caballo entre el oriente y occidente de Andalucía, la encrucijada entre dos mares, el gradiente pluviométrico entre Cortes de la Frontera y Nerja, nuestro imbricado relieve o la diversidad geológica explican la notable diversidad de flora y fauna que presenta el patrimonio natural malagueño.

La provincia de Málaga presenta una extensa superficie forestal, constituyendo, según los datos del plan forestal andaluz, aproximadamente el 60% de la superficie total provincial. En esta superficie forestal no se incluye sólo a las formaciones boscosas, sino también se contabilizan áreas de matorral, pastizales y tierras agrícolas marginales. Del total de la superficie considerada forestal, aproximadamente un 35% corresponde a bosques, con una superficie de 156.000 hectáreas. Las principales formaciones forestales de la provincia son los bosques quercíneas (alcornoques, encinares y quejigares), los pinares y los pinsapares.

Las aves forestales

Podemos definirlas como aquellas que se observan con mayor frecuencia en zonas boscosas y sobre árboles.

Dentro de esta comunidad de aves encontramos algunas especies exclusivamente ligadas a los medios forestales, como el azor o el mosquitero papialbo, mientras que otras, de mayor plasticidad ecológica, pueden aparecen también en ambientes más humanizados, como olivares, campiñas o parques urbanos. Ejemplos de estas aves de mayor rango ecológico son el verdecillo, la curruca capirotada o el mirlo común. A su vez, entre las aves forestales encontramos algunas con requerimientos ecológicos muy específicos, como es el caso de los picapinos, que precisan de bosques maduros con presencia de árboles de gran porte, mientras que otras son más generalistas, ocupando todo tipo de formaciones arbóreas, como el carbonero común o el pinzón vulgar. Por último, señalar que algunas especies presentan hábitos forestales durante una época concreta del año, generalmente la primavera y el verano, mientras que en los meses invernales, se dispersan por gran variedad de ambientes, como es el caso del petirrojo.

Entre las aves de medios forestales predominan los colores pardos y marrones, lo que les permite pasar desapercibidas en las masas boscosas donde se desenvuelven. Además, una importante proporción de estas aves presentan en el plumaje un patrón/mosaico de colores pardos, grises y marrones, salpicados de motas y rayas, que los asemejan a la corteza y el ramaje de los árboles, ofreciéndole un eficaz camuflaje ante depredadores. Son además hábiles cazadores diurnos y nocturnos.

La observación de aves forestales

Es una actividad que ha pasado en muy poco tiempo de ser una rareza a convertirse en algo cada vez más habitual. Ya no llama la atención encontrar a una persona mirando el cielo o un árbol, enganchada a unos prismáticos o telescopio, en un espacio natural o en medio de una gran ciudad. Los medios de comunicación recogen con frecuencia noticias relacionadas con aves.

Para disfrutar de las aves forestales no siempre se requiere de grandes formaciones boscosas, ni de grandes desplazamientos. Algunas especies son migradoras y, durante las épocas de paso, podemos verlas en una gran diversidad de ambientes. Un ejemplo es el colirrojo real, que puede observarse en una alambrada de cualquiera de las playas de la provincia o en un entorno de cultivos con arbustos colindantes durante los meses de mayo o septiembre, aunque en junio, en plena época de cría, está estrechamente ligado a algunos pinsapares de la provincia.

Para observar aves forestales es importante moverse de manera sigilosa y en relativo silencio, aguzar el oído y de la vista antes de encontrar el ave que vamos a observar y no buscar las aves con los prismáticos directamente sin tener una pista previa que nos alerte de su presencia. También es importante disponer de información relativa a la fenología de las especies, es decir, el momento del año que comparten con nosotros.

Dónde ver aves forestales en Málaga

Afortunadamente son muchos los entornos naturales en los que observarlas. En la comarca de Málaga uno de los mejores lugares para observar aves forestales es el Parque Natural Montes de Málaga. El mismo parque de Málaga o el monte Gibralfaro, ambos en la capital, también acogen a especies típicamente forestales.

En el Valle del Guadalhorce, en las masas forestales de la cara Norte de las Sierra de Mijas, el Cerro Alaminos, el río Grande, o el alcornocal del Cerro de Santi Petri en Almogía.

En la Axarquía en las masas forestales del Parque Natural de Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. Al poniente de este Parque Natural, la Sierra de Camarolos.

En la comarca de Nororma-Sierra Norte de Málaga, en la Dehesa del Hondonero y la Hoz de Marín en Archidona.

En la comarca de Antequera, el propio Torcal de Antequera y la Sierra de la Camorra en Mollina.

En la Sierra de las Nieves, entre el Burgo y Ronda, enl Valle de Lifa, o en la Cañada del Cuerno-Puerto de los Pilones, al pie del Torrecilla. Dentro del pinsapar de Yunquera, en el Tajo de la Caina, o en las riberas arboladas del Río Verde.

Entre los encinares adehesados de la Serranía de Ronda, recomendamos los Llanos de Carrasco y Zaharillas, el Arroyo de la Ventilla de Arriate, los Llanos de Líbar, las riberas del río Guadiaro, tanto en la zona de las Angosturas, entre Benaoján y Jimera, como en la espectacular garganta de las Buitreras, y el paraje de La Sauceda, un lugar mágico en pleno Parque Natural de los Alcornocales. En transición entre la Serranía de Ronda y la Costa encontramos el Valle del Genal.

Las Sierras litorales de la Costa del Sol Occidental también ofrecen una gran variedad de enclaves donde ver aves forestales. La zona de los Reales de Sierra Bermeja, la Sierra de la Utrera entre Manilva y Casares y la Sierra Crestellina en Casares, la Sierra Blanca y la zona del Refugio del Juanar. Finalmente, los densos pinares de la cara Sur de la Sierra de Mijas también presentan diversos lugares para disfrutar de las aves propias de medios boscosos.

Recuerda que en la web de Birding Málaga encontrarás un apartado denominado “Lugares de observación” donde podrá seleccionar rutas, observatorios de avistamientos de aves y lugares de interés ornitológico.

Especies limícolas que pueden verse en la provincia