Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Dónde ver y cómo distinguir las aves marinas y costeras de nuestro litoral

Diputación de Málaga
Zarapito trinador

Dónde ver y cómo distinguir las aves marinas y costeras de nuestro litoral

Más de 30 especies diferentes se pueden observar en la provincia

Málaga es una provincia litoral y pese a la intensa ocupación humana que presenta, aún cobija algunos enclaves de gran relevancia para la observación de aves marinas y costeras. Además su situación estratégica entre dos mares y dos continentes nos brinda la oportunidad de observar en primavera y otoño una gran variedad de aves migratorias que se suman a las especies de presencia regular.

Recientemente la Diputación ha publicado dos guías que ofrecen directrices sobre dónde y cuándo ver las diferentes aves costeras y cuáles resultan rasgos claves para identificar las distintas especies. Estas publicaciones son “Las Aves Marinas y Costeras de la provincia de Málaga” y “Gaviotas de la provincia de Málaga”.

Clasificación

Las aves acuáticas que vemos en el litoral pueden clasificarse en dos grupos en base a sus características ecológicas y a su mayor o menor proximidad a la costa: marinas y costeras.

Las aves marinas son aquellas que desarrollan la mayor parte de su vida en el mar y únicamente se acercan a tierra firme para su reproducción, mayoritariamente en acantilados costeros y pequeñas islas o islotes marinos. También se las denomina “aves pelágicas” o aves de “mar adentro”. Dentro de este grupo incluimos a las pardelas, los álcidos, los paíños, los págalos y el alcatraz.

Por otra parte, las aves costeras están también ligadas a las aguas marinas pero utilizan la costa de manera más frecuente, casi en cualquier época del año e incluso podemos verlas posadas en las playas de nuestro litoral. En este grupo se incluyen las distintas especies de gaviotas, limícolas y charranes. También hemos incorporado especies que, si bien se reproducen en otros ecosistemas, son frecuentes en la costa en determinadas épocas del año como el zampullín cuellinegro y la garceta común.

Cómo verlas

La observación de aves es una de las aficiones más placenteras y relajantes de las que podemos disfrutar. La provincia de Málaga cuenta con 175 kilómetros de costa y pese a ser un territorio cada vez más urbanizado y humanizado, sigue albergando un amplio conjunto de enclaves donde observar aves costeras y marinas.

Las aves costeras, entre las que se incluyen gaviotas, limícolas o charranes, pueden observarse de manera fácil desde tierra a “tiro de prismáticos” o “acercándonos” un poco más con el telescopio. Sin embargo, con las especies de aves pelágicas ocurre todo lo contrario. Su hábitat se encuentra en el mar, obtienen su alimento principalmente del medio marino, donde también descansan y por el que realizan sus viajes migratorios y cuyo vínculo obligado con tierra firme se limita a la época de la reproducción. Nosotros, los humanos, nos encontramos en el lado opuesto de estas aves. El mar no es nuestro medio.

Si juntamos estas características, no es de extrañar que la observación de aves marinas por parte de los ornitólogos o amantes de la naturaleza en general siempre haya supuesto un desafío.

Dónde y cuándo observar estas aves

Si tenemos la ocasión de subirnos en una embarcación y navegar unas millas mar adentro se incrementan las opciones para observar las aves pelágicas que se acercan menos a la costa, como es el caso de paíños, pardelas o págalos.

Si la observación se realiza desde tierra firme se recomienda seleccionar los salientes naturales de nuestra geografía que se introducen en el mar como son los cabos y puntas entre los que destacamos las Puntas de Chullera (Manilva), del Saladillo (Estepona) o Calaburras. De igual modo, los diques y espigones de los puertos son estructuras artificiales que nos permiten adentrarnos ligeramente en el mar.

Dado que gran proporción de estas aves marinas aprovechan los descartes pesqueros, una buena estrategia para detectar especies consiste en centrar nuestra atención en las embarcaciones pesqueras que faenan en el litoral o situarnos en los puertos cuando llegan los barcos a desembarcar lo pescado. A su vez, estas instalaciones portuarias ofrecen un refugio seguro a las aves marinas durante los temporales, por lo que tras los días de lluvias y fuertes vientos resulta muy recomendable darnos un paseo por los puertos donde podemos encontrarnos gratas sorpresas ornitológicas.

Otros enclaves muy recomendables para la observación de aves costeras son los humedales costeros, en especial el Delta del río Vélez y el Paraje Natural Desembocadura del Río Guadalhorce, ya que son lugares estratégicos de descanso y alimentación para diferentes especies de limícolas, charranes y gaviotas durante sus viajes migratorios.

De igual forma los tramos rocosos de nuestros litoral como los Acantilados de Maro Cerro Gordo, los Cantales del Rincón y la Araña, el Tajo de la Soga en Benalmádena o los entornos de Calaburras, El Chaparral y Calahonda en Mijas, ofrecen salientes rocosos donde se posan aves como garcetas, cormoranes, gaviotas o vuelvepiedras facilitando su observación.

Recuerda que en la web de Birding Málaga encontrarás un apartado denominado “Lugares de observación” donde podrá seleccionar rutas, observatorios de avistamientos de aves y lugares de interés ornitológico.

Especies que pueden verse en nuestro litoral