Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Un gesto humanitario de Victoria Kent

Diputación de Málaga
Noticias

Un gesto humanitario de Victoria Kent

“Diarios españoles”, de Carlos Morla, recupera una anécdota contada por Federico García Lorca

El periódico La Opinión de Málaga publica, en líneas de Alfonso Vázquez, una anécdota de la malagueña Victoria Kent, que a su vez escuchó en septiembre de 1931 a su amigo Federico García Lorca. Al parecer, pocos días antes, dos muchachas que acababan de perder a su madre acudieron visitarla en su despacho de directora de Prisiones y le comentaron que tenían un hermano en la cárcel madrileña por haber formado parte en un delito. Suplicaron a Victoria Kent que le dejara salir para que pudiera darle el último beso a su madre, a lo que esta accedió.
El diario recoge las palabras con las que García Lorca concluye la historia: “Una hora después del entierro, el muchacho se presentaba en la puerta de la cárcel de regreso, llevando un ramito de violetas para su benefactora”.

La carrera de Carlos Morla Lynch (París, 1885-Madrid, 1969) comenzó en París, donde trabajó como diplomático de la embajada chilena durante los años 1920 a 1928. Fue trasladado a Madrid como encargado de Negocios de la embajada que entonces dirigía Núñez Morgado, aunque su papel fue mucho más importante y decisivo que el de este, pues durante los años de la guerra civil, cientos de personas buscaron refugio en la delegación chilena y pudieron salvarse solo gracias a la habilidad diplomática de Morla y a su generosidad humana, que supo dejar de lado los intereses de uno y otro bando.

Ver más