Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

CINECLUB DEL 27. PROYECCIÓN DE SANGRE REBELDE (CALL HER SAVAGE, J.F. DILLON, 1932)

Diputación de Málaga

Agenda


CINECLUB DEL 27. PROYECCIÓN DE SANGRE REBELDE (CALL HER SAVAGE, J.F. DILLON, 1932)

CINECLUB DEL 27. PROYECCIÓN DE SANGRE REBELDE (CALL HER SAVAGE, J.F. DILLON, 1932)

Martes, 4 de mayo. 19 h.

Centro Cultural María Victoria Atencia. Calle Ollerías, 34.
Entrada gratuita con arreglo a las restricciones derivadas de las medidas contra el Covid-19

Clara Bow fue una de las grandes estrellas de cine mudo. En el Cineclub del 27 la vimos hace unos años en el drama bélico Alas. Su imagen de candidez contrastaba con lo subido de tono de las tramas de las cintas que protagonizó. Modelo de incontables seductoras que vinieron tras ella, intervino en cintas hoy olvidadas de la comedia ligera encarnando a chicas modernas; personajes de vida desenfadada, reflejo de los “Locos Veinte”, carácter que llevó a su vida privada impulsando la carrera de sus jóvenes descubrimientos, Gary Cooper entre ellos. Recordada como el primer “sex simbol” genuinamente americano del cine, fue conocida en su tiempo como The It Girl (a partir de su cinta It) que es un concepto recuperado en las últimas décadas al tiempo que su carrera ha sido revisada al alza. En plena popularidad, a final de los 20 encadenó una serie de fracasos profesionales que, junto a su creciente dependencia del alcohol y las drogas, la alejaron un tiempo de las pantallas.
     Regresó al cine con esta Sangre Rebelde que, vista hoy, se beneficia de un tratamiento dinámico, un personaje atrayente y haber sido realizada antes del Código Hays, que impuso la censura en el cine de Hollywood durante más de treinta años. Es, pues, uno de los títulos que integran el breve período del cine sonoro conocido como Pre-Code, entre la implantación del mismo hacia 1928 y la entrada en vigor de dicho Código en 1934. Esto explica no sólo la temática -imposible pocos años después- sino que según el libro El celuloide oculto de Vito Russo, el film contenga la primera secuencia situada en un local gay de la historia del cine, al menos del cine americano.  
     Bow está flanqueada por estrellas emergentes como el longevo “latin lover” mexicano Gilbert Roland, en uno de sus primeros papeles sonoros, y la excelente Thelma Todd (por aquellos días réplica de los Hermanos Marx en sus primeros filmes) de también trágico destino. Y además fotografiada por Lee Garmes, que ese mismo año haría lo propio con Marlene en El expreso de Shanghai.
    El director John Francis Dillon comenzó como actor teatral y se puso por primera vez ante la cámara en fecha tan temprana como 1913, interviniendo como Jack Dillon en más de 70 filmes, la mayor parte en dos rollos, para casi todas las productoras del momento.Al igual que su hermano Robert, fue conocido como actor y director, aunque mucho más en esta última faceta en la que firmó más de 130 títulos entre 1915 y 1934.  Tuvo algunos de los más destacados éxitos comerciales de los veinte como The perfect flapper (1924),  We Moderns (1925) o la primera versión sonora de Kismet (1930). La mayor parte de estas cintas están hoy perdidas sin remedio.    
    Con la llegada del sonoro se fue viendo arrinconado a cintas de cada vez menor presupuesto. Sin embargo, hoy quizá su cinta más apreciada sea esta Sangre Rebelde que supuso el (breve) retorno al estrellato de Clara Bow tras una serie de batacazos en taquilla y desastres personales. J.F. Dillon aún dirigió tres títulos más, antes de fallecer de un infarto dos años más tarde.
     La cinta fue un notable éxito crítico y de público a causa de su atrevido argumento y lo independiente de su personaje protagonista. A pesar de los elogios a su interpretación y sus insólitos emolumentos de 250.000 dólares, la película llegó tarde para salvar la carrera de Clara Bow. Tras sólo un film más y  unos escándalos judiciales que la llevaron de nuevo a las páginas de la prensa amarilla, dejó el cine al año siguiente. Falleció en los años 60 después de todo género de ruinas, incluyendo la pérdida de la custodia de sus hijos.
Como curiosidad cabe añadir que, contra la creencia popular, no es en King Kong donde aparece por primera vez en pantalla el recién inaugurado rascacielos Empire State Building, sino como fondo de una secuencia de esta película, rodada y estrenada antes que el clásico fantástico.

Facebook:@Generaciondel27
Twitter:Generaciondel27
Instagram:Generaciondel27
Web:malaga.es/generaciondel27

19:00h
Entrada gratuita con las restricciones derivadas del Covid 19.
Centro Cultural MVA.
calle ollerias 34, 29012, Málaga
Actividad Generación del 27
5/4/20215/4/2021Europe/MadridCINECLUB DEL 27. PROYECCIÓN DE SANGRE REBELDE (CALL HER SAVAGE, J.F. DILLON, 1932)Diputación de Málaga

CINECLUB DEL 27. PROYECCIÓN DE SANGRE REBELDE (CALL HER SAVAGE, J.F. DILLON, 1932)

Martes, 4 de mayo. 19 h.

Centro Cultural María Victoria Atencia. Calle Ollerías, 34.
Entrada gratuita con arreglo a las restricciones derivadas de las medidas contra el Covid-19

Clara Bow fue una de las grandes estrellas de cine mudo. En el Cineclub del 27 la vimos hace unos años en el drama bélico Alas. Su imagen de candidez contrastaba con lo subido de tono de las tramas de las cintas que protagonizó. Modelo de incontables seductoras que vinieron tras ella, intervino en cintas hoy olvidadas de la comedia ligera encarnando a chicas modernas; personajes de vida desenfadada, reflejo de los “Locos Veinte”, carácter que llevó a su vida privada impulsando la carrera de sus jóvenes descubrimientos, Gary Cooper entre ellos. Recordada como el primer “sex simbol” genuinamente americano del cine, fue conocida en su tiempo como The It Girl (a partir de su cinta It) que es un concepto recuperado en las últimas décadas al tiempo que su carrera ha sido revisada al alza. En plena popularidad, a final de los 20 encadenó una serie de fracasos profesionales que, junto a su creciente dependencia del alcohol y las drogas, la alejaron un tiempo de las pantallas.
     Regresó al cine con esta Sangre Rebelde que, vista hoy, se beneficia de un tratamiento dinámico, un personaje atrayente y haber sido realizada antes del Código Hays, que impuso la censura en el cine de Hollywood durante más de treinta años. Es, pues, uno de los títulos que integran el breve período del cine sonoro conocido como Pre-Code, entre la implantación del mismo hacia 1928 y la entrada en vigor de dicho Código en 1934. Esto explica no sólo la temática -imposible pocos años después- sino que según el libro El celuloide oculto de Vito Russo, el film contenga la primera secuencia situada en un local gay de la historia del cine, al menos del cine americano.  
     Bow está flanqueada por estrellas emergentes como el longevo “latin lover” mexicano Gilbert Roland, en uno de sus primeros papeles sonoros, y la excelente Thelma Todd (por aquellos días réplica de los Hermanos Marx en sus primeros filmes) de también trágico destino. Y además fotografiada por Lee Garmes, que ese mismo año haría lo propio con Marlene en El expreso de Shanghai.
    El director John Francis Dillon comenzó como actor teatral y se puso por primera vez ante la cámara en fecha tan temprana como 1913, interviniendo como Jack Dillon en más de 70 filmes, la mayor parte en dos rollos, para casi todas las productoras del momento.Al igual que su hermano Robert, fue conocido como actor y director, aunque mucho más en esta última faceta en la que firmó más de 130 títulos entre 1915 y 1934.  Tuvo algunos de los más destacados éxitos comerciales de los veinte como The perfect flapper (1924),  We Moderns (1925) o la primera versión sonora de Kismet (1930). La mayor parte de estas cintas están hoy perdidas sin remedio.    
    Con la llegada del sonoro se fue viendo arrinconado a cintas de cada vez menor presupuesto. Sin embargo, hoy quizá su cinta más apreciada sea esta Sangre Rebelde que supuso el (breve) retorno al estrellato de Clara Bow tras una serie de batacazos en taquilla y desastres personales. J.F. Dillon aún dirigió tres títulos más, antes de fallecer de un infarto dos años más tarde.
     La cinta fue un notable éxito crítico y de público a causa de su atrevido argumento y lo independiente de su personaje protagonista. A pesar de los elogios a su interpretación y sus insólitos emolumentos de 250.000 dólares, la película llegó tarde para salvar la carrera de Clara Bow. Tras sólo un film más y  unos escándalos judiciales que la llevaron de nuevo a las páginas de la prensa amarilla, dejó el cine al año siguiente. Falleció en los años 60 después de todo género de ruinas, incluyendo la pérdida de la custodia de sus hijos.
Como curiosidad cabe añadir que, contra la creencia popular, no es en King Kong donde aparece por primera vez en pantalla el recién inaugurado rascacielos Empire State Building, sino como fondo de una secuencia de esta película, rodada y estrenada antes que el clásico fantástico.

Facebook:@Generaciondel27
Twitter:Generaciondel27
Instagram:Generaciondel27
Web:malaga.es/generaciondel27

Centro Cultural MVA, calle ollerias 34, 29012, Málaga