Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Premiado por la FEMP un proyecto de la Diputación para la recuperación de hábitats de anfibios en torno a la Gran Senda

Diputación de Málaga
Notas de prensa

Premiado por la FEMP un proyecto de la Diputación para la recuperación de hábitats de anfibios en torno a la Gran Senda

Se han realizado con éxito actuaciones en charcas y lagunas de Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco, en las que se ha conseguido la reproducción de diversas especies

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, Cristóbal Ortega destaca la apuesta de la institución provincial por preservar la biodiversidad y por fomentar la educación ambiental

Un proyecto de la Diputación de Málaga para la recuperación de hábitats de anfibios en torno a la Gran Senda ha sido galardonado en el II Premio a las Buenas Prácticas Locales por la Biodiversidad, que organiza la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). La actuación, desarrollada a través de la Delegación de  Medio Ambiente, Turismo Interior y Cambio Climático, en colaboración con los ayuntamientos de Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco, ha sido un éxito, ya que se ha podido comprobar la reproducción de diferentes especies en lagunas y charcas que se han recuperado.

Con  motivo de la celebración, hoy, del Día Mundial del Medio Ambiente, el diputado de Medio Ambiente, Turismo Interior y Cambio Climático, Cristóbal Ortega, destaca el esfuerzo y la implicación de la Diputación de Málaga en la lucha contra el cambio climático, que se refleja en la puesta en marcha de un conjunto de actuaciones entre las que se incluyen preservar la rica biodiversidad de la provincia y fomentar la educación ambiental.

Esos son dos de los objetivos de la iniciativa que ha sido premiada, que une senderismo y recuperación de hábitats. Por un lado, recuperar una serie de lagunas claves para la reproducción de importantes poblaciones de anfibios en la zona nororiental de la provincia; y, por otro, aprovechando la importante afluencia de senderistas y vecinos por esos parajes, divulgar la fascinante biología de los anfibios y la importancia de proteger sus lugares de reproducción.

En este sentido, se han instalado carteles educativos sobre los anfibios en las zonas húmedas recuperadas, se han hecho talleres de sensibilización con la ciudadanía y recientemente se ha publicado un libro divulgativo.

Ortega explica que las actuaciones se han desarrollado en terrenos municipales colindantes con la etapa 11 de la Gran Senda de Málaga y, la semana pasada, técnicos de la Diputación de Málaga, junto a los responsables de la Junta de Andalucía del programa de recuperación de anfibios en la provincia, que han apoyado este proyecto, realizaron un seguimiento de la reproducción de los anfibios en las lagunas recuperadas.

“Los resultados han sido muy esperanzadores -añade- porque se ha podido comprobar que varias especies se han reproducido en los espacios húmedos que hemos recuperado”.

Así, en las lagunas de Villanueva del Rosario se ha constado la reproducción de la ranita meridional (Hyla meridionalis) y del sapillo pintojo (Discoglossus galganoi), esta última especie declarada de interés comunitario por la Unión Europea.

Por su parte, en las lagunas de Villanueva del Trabuco se ha constatado la reproducción del gallipato (Pleurodeles waltl) y del tritón pigmeo (Triturus pygmaeus). En el caso del tritón, estos datos resultan especialmente importantes, ya que estas lagunas constituyen el límite oriental de la distribución de la especie en la provincia y suponen un bastión importante para su reproducción.

Los anfibios constituyen el grupo animal más amenazado a escala global. Su especial biología, a caballo entre los medios acuáticos y terrestres, y su piel, mucosa y permeable, los hacen especialmente sensibles a todo tipo de agresiones exteriores, como la contaminación del agua, la degradación del hábitat o la aparición de enfermedades infecciosas. El cambio climático, con un clima cada vez seco y la subida de temperaturas, viene a agravar esta situación.