Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

La Diputación plantea a la Junta facilitar el desarrollo de proyectos industriales en la Serranía de Ronda que no supongan impacto ambiental

Diputación de Málaga
Noticias

La Diputación plantea a la Junta facilitar el desarrollo de proyectos industriales en la Serranía de Ronda que no supongan impacto ambiental

Se reclama la modificación de una de las normas del Plan Especial de Protección del Medio Físico que limita la actividad productiva en los municipios serranos

Francisco Oblaré destaca la importancia de poner en marcha nuevas industrias en la comarca, respetando el patrimonio natural, para dinamizar la economía y el empleo y para evitar la despoblación rural

La Diputación de Málaga ha solicitado a la Junta de Andalucía la modificación de una de las normas contenidas en el Plan Especial de Protección del Medio Físico (PEPMF) de la provincia de Málaga para posibilitar la implantación de proyectos industriales y de servicios en municipios de la Serranía de Ronda respetando los valores ambientales del entorno. La institución provincial defiende que el cambio de la normativa actual permitiría revitalizar la economía de los pueblos de la Serranía y evitar el despoblamiento que sufren.

El PEPMF de Málaga, aprobado en 1987 y cuya normativa se publicó en 2007, establece los espacios a proteger y sus valores, los usos que se pueden hacer de los suelos, así como las actividades permitidas. Este plan incluye una norma, la número 39, referida a la protección de los complejos serranos de interés ambiental, que afecta especialmente a los municipios de la comarca de Ronda.

El diputado de Fomento e Infraestructuras, Francisco Oblaré, explica que se ha remitido un escrito a la Delegación Territorial de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio en el que se insta a la Junta a que modifique esa norma para compatibilizar esa figura de protección urbanística (el PEPMF) con el emplazamiento de  la actividad productiva en la Serranía de Ronda, favoreciendo así la dinamización de la economía y el empleo.

Al respecto, Oblaré aclara que la regulación de usos de la norma 39 no permite  poner  en  funcionamiento determinados proyectos industriales y de servicios en esa comarca aun siendo compatibles con la legislación ambiental vigente. “Con ello -añade-, se está hipotecando el desarrollo de esta zona y forzando su despoblamiento, ya que en muchos de sus municipios esta protección del PEPMF abarca casi toda su superficie, salvo los núcleos urbanos, dejándolos sin expectativas de futuro”.

Lucha contra la despoblación rural

Francisco Oblaré incide en que “para luchar contra la despoblación rural no solo es necesario fijar la población al territorio, sino también atraer a nuevas empresas al ámbito rural. Por ello, es fundamental la generación de oportunidades laborales con fórmulas que permitan dar un empujón a la economía de los pueblos aunque sin perder de vista los valores ambientales y la protección de su patrimonio”.

En este sentido, subraya que, con la actual normativa, resulta imposible implantar en la Serranía de Ronda industrias de transformación de los productos que se producen en la comarca. De igual manera, considera que sería una buena iniciativa económica favorecer  la ubicación de empresas tecnológicas.

“El emplazamiento de industrias que no impacten ambientalmente en la Serranía de Ronda -precisa el diputado- activaría la economía comarcal y evitaría así el preocupante descenso de población de los últimos años”.

Argumentos para la modificación

En el documento remitido a la Junta, redactado por el servicio de Arquitectura-Urbanismo e Información Territorial de la Diputación de Málaga, se reconoce que, cuando se redactó el PEPMF, estaba justificada la protección del espacio forestal de la provincia, que había sido presionado con fuertes transgresiones, incluyendo tanto zonas de gran valor natural paisajístico como otras de menor valor, como enclaves singulares del entorno.

Sin embargo, se añade que, actualmente, gracias al desarrollo de los sistemas de análisis del territorio mediante vuelos aéreos, se han conseguido geolocalizar de manera más certera las zonas de mayor valor ambiental, siendo recogidas y definidas en la Red Natura 2000, por lo que resulta más fácil delimitar los espacios que merecen mayor protección. Este es el caso, por ejemplo de las Zonas de Especial Protección para las Aves o los Lugares de Importancia Comunitaria.

Así mismo, el texto recalca que la Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (LGICA), de 2007, regula diferentes instrumentos de prevención y control ambiental para garantizar la protección del medio físico. En este sentido, se considera contradictorio que usos prohibidos por el PEPMF en los municipios de la Serranía la propia LGICA prevé  que puedan implantarse incluso en espacios naturales.

Además, se apunta a que buena parte de la normativa que sirvió de base para regular la PEPMF ha sido modificada o derogada por normas posteriores.

“Por ello -concluye el documento remitido a la Junta de Andalucía-, dado el tiempo transcurrido desde la aprobación del PEPMF, las  modificaciones legislativas producidas y la necesidad de adecuación de la normativa del Plan a las políticas territoriales contra el despoblamiento, se considera necesaria la modificación de la regulación de usos de los complejos serranos en la Serranía de Ronda”.