Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Carnicería Adorín “El Sartenero”, embutidos caseros que defienden el sabor tradicional

Diputación de Málaga

Noticias


Carnicería Adorín “El Sartenero”, embutidos caseros que defienden el sabor tradicional

Carnicería Adorín “El Sartenero” es un pequeño negocio familiar, situado en el municipio de Canillas de Aceituno, en la Comarca de la Axarquía, y especializado en la elaboración artesanal de chorizos, salchichones estilo Málaga, lomo de cerdo en manteca ibérica o chicharrones, entre otros productos típicos de la zona. Pero, sin lugar a dudas, el embutido estrella en esta carnicería es la morcilla canillera, elaborada con cebolla, y ampliamente conocida por su sabor único e inconfundible, fruto de la cuidadosa labor y una tradición que la familia Hidalgo Marín ha sabido mantener desde hace más de 60 años.

Suprincipal punto de venta se encuentra en un pequeño establecimiento, en plenocentro del pueblo, en la Plaza de la Constitución. Allí nos atiende la hija desu fundador, Adoración Hidalgo, la única que está ya al frente del negocio yquien nos cuenta su día a día, volcada en “hacer los embutidos, atender a los clientesy preparar los pedidos” para abastecer a otros pequeños comercios, bares yrestaurantes de la zona. Actualmente, producen en torno a 100 kilos demorcillas y otros 40 kg de chorizos, a la semana. Todos sus productos serealizan de forma casera, con “una materia prima de gran calidad, suministradapor proveedores cercanos”, asegurando un adecuado control sanitario y detrazabilidad.

 “El Sartenero”

AntonioHidalgo Torres, conocido en el pueblo con el apodo de ‘El Sartenero’, abrió elestablecimiento en 1980, con el apoyo de su mujer, Adoración Marín, tambiénconocida como “Adorín”. Antonio aprendió el oficio cuando era muy pequeño,acompañando a su tío a las matanzas y preparando la carne en casa de su madre.Antes de abrir el negocio tuvo su propio criadero, en el que criaba cerdos,pavos y chivos. “Hace años era muy común criar los chivos, por ejemplo, y quelos vecinos del pueblo vinieran a elegir un animal, entre el rebaño, para quemi padre se los preparase”, nos explica Adoración Hidalgo o “Adorín hija,llámame como quieras”.

Ya conla tienda abierta y en marcha, la familia se entregó al completo a todos losquehaceres de la profesión. El matrimonio, junto a sus dos hijos, AntonioManuel y Adoración, han trabajado juntos durante años. A Antonio Hidalgo leacompañaba siempre su hijo, Antonio Manuel, quien a día de hoy aún se dedica ala cría de chivos. Mientras que Adorín hija se pegó a su madre y aprendiócon ella las recetas y cada uno de los pasos y procesos necesarios paraconservar el sabor auténtico de sus embutidos. Todos unidos han hecho posibleque no se pierdan las tradiciones y son ejemplo de la lucha por hacer viableuna economía sostenible en el medio rural.

CarniceríaAdorín “El Sartenero” dispone de una tienda, de poco más de 90 m2,en la que encontramos tres espacios diferenciados: la zona de carnicería, otraparte en la que hay un pequeño supermercado, en los que reconocemos diferentesproductos que lucen el distintivo de Sabor a Málaga, y finalmente, ya en laparte posterior se encuentra el obrador, donde modestos y característicosutensilios para la elaboración de embutidos, esperan pacientes el momento en elque Adoración mezcle los aromáticos y sabrosos aliños con la carne, siemprefiel a la receta original.

Miles devisitantes descubren las morcillas de Adorín

El Díade la Morcilla, declarada Fiesta de Singularidad Turística Provincial, y que secelebra el último domingo de abril, coincidiendo con la festividad de la Virgende la Cabeza (patrona del pueblo), se convierte en una ocasión especial paradegustar las morcillas de cebolla que realiza esta familia. Para esta ocasión,la Carnicería Adorín elabora más de 600 kilos de morcilla y miles de visitantesdescubren y/o se recrean, según el caso, con el característico sabor de estosembutidos caseros con su receta secreta y especial. “Esta fiesta ha hecho quenos conozca mucha gente, que luego nos escriben y nos piden que le enviemosnuestros productos. Recién elaborados, los envasamos al vacío y preparamospaquetes que enviamos a todas partes de España, a Galicia, Pamplona, Bilbao,Barcelona, entre otros, así como a distintas regiones de Francia. Esto noscomplace enormemente, porque sentimos el cariño que nos trasmiten al elogiarnuestros embutidos”, nos cuenta Adoración Hidalgo.

Avanzaren el medio agrario

“Aunqueavanzar en el medio agrario siendo pequeño es cada día más difícil”, a Adorínhija le gustaría poder agrandar su negocio y ampliar su producción. Paraello trabaja todos los días de la semana. “Solo puedo cerrar los domingos porla tarde, pero mi mente no termina de desconectar”.

Consiguieronel distintivo Sabor a Málaga en 2017, y desde entonces, Adorín hija noscuenta que ha estado en un par de ocasiones en las ferias organizadas por lamarca. Pero “ahora tengo las niñas pequeñas, y es mi madre la que tiene quecuidar de ellas, por lo que se me hace difícil organizarme para ir a las feriascomarcales o la Gran Feria del Parque, aunque no descarto ir pronto”.

“Unaventana al mundo”

Encuanto a las nuevas tecnologías, afirma que tienen página web yperfil en las redes sociales, gracias a su prima, quien le ha ayudado aponerlas en marcha. “Es una buena ventana al mundo y nos hace ser más visiblesy ello también nos ha ayudado a que los turistas que vienen al pueblo nosbusquen y nos hagan sus encargos”.

Lagastronomía malagueña está llena de recetas tradicionales, de sabores y platosque diferencian los oficios y la cultura y las costumbres de cada pequeñapoblación. En Canillas de Aceituno se disfruta del potaje de Hinojos y losCallos, en los que no puede faltar una buena “pringá”, con su buena morcilla.Los cocineros más modernos nos brindan sugerencias como las croquetas demorcilla y para Adorín hija, no hay nada como unas buenas brasas en lachimenea, donde los chorizos y “las morcillas de El Sartenero, son las mejoresdel mundo entero”.