Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

REPRESENTACIÓN TEATRAL: ENTRE LOS HUNOS Y LOS HOTROS DE ENRIQUE GIRÓN

Diputación de Málaga

REPRESENTACIÓN TEATRAL: ENTRE LOS HUNOS Y LOS HOTROS DE ENRIQUE GIRÓN

Representación teatral. "Entre los hunos y los hotros" de Enrique Girón, puesta en escena por el Grupo Callejón del Gato.

Martes, 23 de marzo. 19 h.
Salón de actos. Centro Cultural María Victoria Atencia. Calle Ollerías, 34.

El Grupo Callejón del Gato pone en escena un encuentro entre los espíritus de esas dos figuras de nuestra historia y nuestra literatura que son Miguel de Unamuno y Manuel Azaña, terminadas ya la Guerra Civil y sus propias vidas, lo que les permite reexaminar sus conductas existenciales a la luz de los hechos posteriores. En agosto de 1936, Azaña había firmado la segunda destitución de Unamuno como rector de la Universidad de Salamanca por su alineamiento con los sublevados. Frente a él, el vasco arguye la revisión de su postura según los indicios de barbarie en retaguardia que le iban llegando. Una obra innovadora, de gran interés divulgativo en la que se nos exponen las razonadas motivaciones de ambos y cómo aquel diálogo posible quedó apagado por los gritos y descargas de “los hunos y los hotros”, como dejó Unamuno escrito en su correspondencia. Ambos autores, pese a sus luces y sombras, dejan prueba de su talla excepcional en este documentado diálogo.

En un marco sobrio, el Grupo Callejón del Gato escenifica esta obra original, Entre los Hunos y los Hotros,  donde se cede el turno a la palabra y a la confrontación de argumentos provenientes de esas auténticas personalidades del siglo XX, interpretadas por Enrique Girón (autor de la obra) y Juan García de la Coba.

Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Girón ha sido profesor de enseñanza secundaria. Fue en el IB Los Pedroches donde, junto a Juan García de la Coba, hizo un montaje de Luces de Bohemia de Pozoblanco en 1985. La acogida fue tal que, además de triunfar en el  Festival de Teatro de Fuenteobejuna (tomando desde entonces el nombre de Grupo Callejón del Gato, derivado de la obra) la iniciativa ha tenido continuidad hasta nuestros días. Con el traslado a Málaga de García de la Coba (Girón lo había hecho años antes) Callejón del Gato inicia una nueva época, caracterizada por la independencia y por asumir ambos la responsabilidad íntegra de dirección e interpretación de sus montajes en obras como Entregados, Desde el abismo o Desemparejados. A éstos hay que añadir los monólogos interpretados por Enrique Girón, adaptando a Chejov en Sobre el daño que causa el tabaco y a Ruskin en Praeterita.

Al esfuerzo conjunto de Girón y García de la Coba se unió, en 2013, Raúl Guerrero Gálvez a cargo del sonido y la iluminación escénica. Inscrito como Asociación sin ánimo de lucro, el Grupo Callejón del Gato ha colaborado con numerosas iniciativas sociales, desde la Lucha contra el cáncer o la esclerosis múltiple a los Lions Clubs de España. Ha recibido premios en varios festivales, como el de Mejor Actor a Enrique Girón en Ardales y el de Mejor Obra en Úbeda con la obra Terapia de Martín Giner.

Además de su labor docente y teatral, Enrique Girón ha dedicado sus esfuerzos a la traducción (por lo común, en colaboración con el también docente Andrés Arenas) vertiendo al español la obra de varios foráneos vinculados con nuestra tierra como Sir Peter Chalmers Mitchell, John Julius Norwich, el cónsul Arbellot o Marjorie Grice Hutchinson. También ha puesto en nuestro idioma obras de Oscar Wilde o las memorias de la diplomática malagueña Isabel Oyarzábal, Rescoldos de libertad, que presentó en el Centro Generación del 27. Sus últimas traducciones por el momento son Praeterita. Memorias de un esteta victoriano de John Ruskin e Historia de mi corazón de Richard Jefferies, ambas en colaboración con A. Arenas.

La figura de Miguel de Unamuno llena con su poderosa presencia el período final del siglo XIX y los comienzos del XX en el terreno del pensamiento antes de la aparición de Ortega. Hombre ferozmente independiente e insobornable, tan adversario de Sabino Arana en mentalidad y oposiciones como del general Primo de Rivera en actitud y posiciones, desarrolló una obra amplia y excelente en todos los géneros que trató. Sus novelas (Abel Sánchez, Niebla, La tía Tula…) cuestionaron los modos de vida de la España de su tiempo y hasta el mismo modo de entender la narración; en el teatro no hizo menos: obras como La difunta, El otro o El hermano Juan sientan las bases de una renovación interna de la estructura teatral muy alabada por los especialistas, así como lo son sus versiones de clásicos como Medea de Séneca; su poesía, no por menos fecunda se queda atrás con respecto a otros géneros, con obras como El Cristo de Velázquez. En cuanto a pensamiento, prácticamente toda su obra se adscribe al mismo, además de los ensayos como La agonía del cristianismo o la investigación literaria en Vida de Don Quijote y Sancho. Como hombre político se implicó en las tensiones de su tiempo, sufrió destierro en el Directorio y fue diputado en el primer bienio de la II República. Desengañado de la evolución de la misma, llegó a apoyar al bando rebelde al comienzo de Guerra Civil, para revisar esta postura en sus últimos días.

Manuel Azaña fue presidente del Consejo de Ministros en ese bienio en el que Unamuno fue parlamentario y, posteriormente, presidente de la II República durante la Guerra Civil. Como miembro de la, aún no denominada, Generación de 1914 fue firme opositor de la Generación del 98. Su interés por la vida pública comenzó en el Ateneo de Madrid del que llegó a ser presidente. Corresponsal de guerra en el frente europeo, participó en distintos proyectos editoriales de éxito desigual, algunos en colaboración con Ortega. Destacó por sus demandas de mayores libertades y competencias ciudadanas en el marco de las últimas décadas de la Restauración. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura por Vida de Don Juan Valera en 1926, mismo año en que funda Acción Republicana. Otro libro publicado en esos años es el polémico El jardín de los frailes. Será uno de los firmantes del Pacto de San Sebastián, que antecede en pocos meses a la proclamación de la República de la que será presidente. En los últimos meses de la guerra, cruza la frontera francesa y desde allí presenta su dimisión. Morirá al año siguiente en aquel país, quedando inédito su monólogo La velada en Benicarló. Sus Diarios, publicados ya en este siglo, han sido muy valorados por la historiografía.

Estamos ante un contundente ejercicio teatral de creación crítica y reflexiva que coloca al espectador en el meollo de las dudas que marcaron la Historia (y la intrahistoria) del siglo pasado.

Facebook:@Generaciondel27
Twitter:Generaciondel27
Instagram:Generaciondel27
Web:malaga.es/generaciondel27

19:00 horas
Entrada gratuita con las restricciones derivadas del Covid 19.
Centro Cultural MVA. Málaga.
Calle Ollerías, 34, 29012 Málaga
Actividad Generación del 27
3/23/20213/23/2021Europe/MadridREPRESENTACIÓN TEATRAL: ENTRE LOS HUNOS Y LOS HOTROS DE ENRIQUE GIRÓNDiputación de Málaga

Representación teatral. "Entre los hunos y los hotros" de Enrique Girón, puesta en escena por el Grupo Callejón del Gato.

Martes, 23 de marzo. 19 h.
Salón de actos. Centro Cultural María Victoria Atencia. Calle Ollerías, 34.

El Grupo Callejón del Gato pone en escena un encuentro entre los espíritus de esas dos figuras de nuestra historia y nuestra literatura que son Miguel de Unamuno y Manuel Azaña, terminadas ya la Guerra Civil y sus propias vidas, lo que les permite reexaminar sus conductas existenciales a la luz de los hechos posteriores. En agosto de 1936, Azaña había firmado la segunda destitución de Unamuno como rector de la Universidad de Salamanca por su alineamiento con los sublevados. Frente a él, el vasco arguye la revisión de su postura según los indicios de barbarie en retaguardia que le iban llegando. Una obra innovadora, de gran interés divulgativo en la que se nos exponen las razonadas motivaciones de ambos y cómo aquel diálogo posible quedó apagado por los gritos y descargas de “los hunos y los hotros”, como dejó Unamuno escrito en su correspondencia. Ambos autores, pese a sus luces y sombras, dejan prueba de su talla excepcional en este documentado diálogo.

En un marco sobrio, el Grupo Callejón del Gato escenifica esta obra original, Entre los Hunos y los Hotros,  donde se cede el turno a la palabra y a la confrontación de argumentos provenientes de esas auténticas personalidades del siglo XX, interpretadas por Enrique Girón (autor de la obra) y Juan García de la Coba.

Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Girón ha sido profesor de enseñanza secundaria. Fue en el IB Los Pedroches donde, junto a Juan García de la Coba, hizo un montaje de Luces de Bohemia de Pozoblanco en 1985. La acogida fue tal que, además de triunfar en el  Festival de Teatro de Fuenteobejuna (tomando desde entonces el nombre de Grupo Callejón del Gato, derivado de la obra) la iniciativa ha tenido continuidad hasta nuestros días. Con el traslado a Málaga de García de la Coba (Girón lo había hecho años antes) Callejón del Gato inicia una nueva época, caracterizada por la independencia y por asumir ambos la responsabilidad íntegra de dirección e interpretación de sus montajes en obras como Entregados, Desde el abismo o Desemparejados. A éstos hay que añadir los monólogos interpretados por Enrique Girón, adaptando a Chejov en Sobre el daño que causa el tabaco y a Ruskin en Praeterita.

Al esfuerzo conjunto de Girón y García de la Coba se unió, en 2013, Raúl Guerrero Gálvez a cargo del sonido y la iluminación escénica. Inscrito como Asociación sin ánimo de lucro, el Grupo Callejón del Gato ha colaborado con numerosas iniciativas sociales, desde la Lucha contra el cáncer o la esclerosis múltiple a los Lions Clubs de España. Ha recibido premios en varios festivales, como el de Mejor Actor a Enrique Girón en Ardales y el de Mejor Obra en Úbeda con la obra Terapia de Martín Giner.

Además de su labor docente y teatral, Enrique Girón ha dedicado sus esfuerzos a la traducción (por lo común, en colaboración con el también docente Andrés Arenas) vertiendo al español la obra de varios foráneos vinculados con nuestra tierra como Sir Peter Chalmers Mitchell, John Julius Norwich, el cónsul Arbellot o Marjorie Grice Hutchinson. También ha puesto en nuestro idioma obras de Oscar Wilde o las memorias de la diplomática malagueña Isabel Oyarzábal, Rescoldos de libertad, que presentó en el Centro Generación del 27. Sus últimas traducciones por el momento son Praeterita. Memorias de un esteta victoriano de John Ruskin e Historia de mi corazón de Richard Jefferies, ambas en colaboración con A. Arenas.

La figura de Miguel de Unamuno llena con su poderosa presencia el período final del siglo XIX y los comienzos del XX en el terreno del pensamiento antes de la aparición de Ortega. Hombre ferozmente independiente e insobornable, tan adversario de Sabino Arana en mentalidad y oposiciones como del general Primo de Rivera en actitud y posiciones, desarrolló una obra amplia y excelente en todos los géneros que trató. Sus novelas (Abel Sánchez, Niebla, La tía Tula…) cuestionaron los modos de vida de la España de su tiempo y hasta el mismo modo de entender la narración; en el teatro no hizo menos: obras como La difunta, El otro o El hermano Juan sientan las bases de una renovación interna de la estructura teatral muy alabada por los especialistas, así como lo son sus versiones de clásicos como Medea de Séneca; su poesía, no por menos fecunda se queda atrás con respecto a otros géneros, con obras como El Cristo de Velázquez. En cuanto a pensamiento, prácticamente toda su obra se adscribe al mismo, además de los ensayos como La agonía del cristianismo o la investigación literaria en Vida de Don Quijote y Sancho. Como hombre político se implicó en las tensiones de su tiempo, sufrió destierro en el Directorio y fue diputado en el primer bienio de la II República. Desengañado de la evolución de la misma, llegó a apoyar al bando rebelde al comienzo de Guerra Civil, para revisar esta postura en sus últimos días.

Manuel Azaña fue presidente del Consejo de Ministros en ese bienio en el que Unamuno fue parlamentario y, posteriormente, presidente de la II República durante la Guerra Civil. Como miembro de la, aún no denominada, Generación de 1914 fue firme opositor de la Generación del 98. Su interés por la vida pública comenzó en el Ateneo de Madrid del que llegó a ser presidente. Corresponsal de guerra en el frente europeo, participó en distintos proyectos editoriales de éxito desigual, algunos en colaboración con Ortega. Destacó por sus demandas de mayores libertades y competencias ciudadanas en el marco de las últimas décadas de la Restauración. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura por Vida de Don Juan Valera en 1926, mismo año en que funda Acción Republicana. Otro libro publicado en esos años es el polémico El jardín de los frailes. Será uno de los firmantes del Pacto de San Sebastián, que antecede en pocos meses a la proclamación de la República de la que será presidente. En los últimos meses de la guerra, cruza la frontera francesa y desde allí presenta su dimisión. Morirá al año siguiente en aquel país, quedando inédito su monólogo La velada en Benicarló. Sus Diarios, publicados ya en este siglo, han sido muy valorados por la historiografía.

Estamos ante un contundente ejercicio teatral de creación crítica y reflexiva que coloca al espectador en el meollo de las dudas que marcaron la Historia (y la intrahistoria) del siglo pasado.

Facebook:@Generaciondel27
Twitter:Generaciondel27
Instagram:Generaciondel27
Web:malaga.es/generaciondel27

Centro Cultural MVA. Málaga, Calle Ollerías, 34, 29012 Málaga