Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Presentación y Modalidad

Diputación de Málaga
Presentación y Modalidad

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, surgió con una doble necesidad: Por un lado para acabar con la dispersión normativa vigente en materia de seguridad y salud en el trabajo y, por otro lado, con el objetivo de actualizar las regulaciones anticuadas en esta materia.

Una de las principales novedades introducidas en la nueva regulación es que esta norma se aplicará también en el ámbito de las Administraciones públicas, lo que confirma la vocación de universalidad de dicha Ley.

La política en materia de prevención de riesgos laborales se articula en la Ley en base a los principios de eficacia, coordinación y participación, ordenando tanto la actuación de las diversas Administraciones públicas con competencias en materia preventiva, como la necesaria participación en dicha actuación de empresarios y trabajadores, a través de sus organizaciones representativas. Para ello es fundamental la adecuada información y formación de los trabajadores dirigidas a un mejor conocimiento tanto del alcance real de los riesgos derivados del trabajo como de la forma de prevenirlos y evitarlos.

Otro objetivo básico de la presente Ley es trasladar al conjunto de la sociedad una auténtica cultura preventiva, mediante la promoción de la educación y de la formación en esta materia.

En el Reglamento de Prevención de Riesgos en el Capitulo III los Artículo 10 nos habla de las Modalidades y en el Artículo 14 del Servicio de Prevención Propio.

Artículo 10: Modalidades

1. La organización de los recursos necesarios para el desarrollo de las actividades preventivas se realizará por el empresario con arreglo a alguna de las modalidades siguientes:

  • a. Asumiendo personalmente tal actividad.
  • b. Designando a uno o varios trabajadores para llevarla a cabo.
  • c. Constituyendo un servicio de prevención propio.
  • d. Recurriendo a un servicio de prevención ajeno.

2. En los términos previstos en el Capítulo IV de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, se entenderá por servicio de prevención propio el conjunto de medios humanos y materiales de la empresa necesarios para la realización de las actividades de prevención, y por servicio de prevención ajeno el prestado por una entidad especializada que concierte con la empresa la realización de actividades de prevención, el asesoramiento y apoyo que precise en función de los tipos de riesgos o ambas actuaciones conjuntamente.

3. Los servicios de prevención tendrán carácter interdisciplinario, entendiendo como tal la conjunción coordinada de dos o más disciplinas técnicas o científicas en materia de prevención de riesgos laborales.

Artículo 14: Servicio de Prevención Propio

El empresario deberá constituir un servicio de prevención propio cuando concurra alguno de los siguientes supuestos:

  • a. Que se trate de empresas que cuenten con más de 500 trabajadores.
  • b. Que, tratándose de empresas de entre 250 y 500 trabajadores, desarrollen alguna de las actividades incluidas en el Anexo I
  • c. Que, tratándose de empresas no incluidas en los apartados anteriores, así lo decida la Autoridad Laboral, previo informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y, en su caso, de los órganos técnicos en materia preventiva de las Comunidades Autónomas, en función de la peligrosidad de la actividad desarrollada o de la frecuencia o gravedad de la siniestralidad en la empresa, salvo que se opte por el concierto con una entidad especializada ajena a la empresa de conformidad con lo dispuesto en el artículo 16 de esta disposición.

Teniendo en cuenta las circunstancias existentes, la resolución de la Autoridad Laboral fijará un plazo, no superior a un año, para que, en el caso de que se optase por un servicio de prevención propio, la empresa lo constituya en dicho plazo. Hasta la fecha señalada en la resolución, las actividades preventivas en la empresa deberán ser concertadas con una entidad especializada ajena a la empresa, salvo de aquéllas que vayan siendo asumidas progresivamente por la empresa mediante la designación de trabajadores, hasta su plena integración en el servicio de prevención que se constituya.