Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

La Diputación incide en la importancia de la creación de empleo y la formación digital para luchar contra la despoblación rural

Diputación de Málaga

La Diputación incide en la importancia de la creación de empleo y la formación digital para luchar contra la despoblación rural

Natacha Rivas expone en una jornada las principales líneas de actuación que está llevando a cabo la institución provincial

La vicepresidenta cuarta de la institución provincial anuncia que se está trabajando contra la exclusión financiera de los pueblos más pequeños

La Diputación de Málaga ha expuesto ante representantes municipales de toda Andalucía las principales actuaciones que está llevando a cabo la institución provincial para luchar contra la despoblación rural. La vicepresidenta cuarta de la Diputación de Málaga y responsable del área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento del Territorio, Natacha Rivas, ha participado en una jornada organizada por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias celebrada en Laujar de Andarax (Almería) y ha puesto el acento en la importancia de la generación de empleo y la formación digital para conseguir fijar la población en los municipios más pequeños.

Natacha Rivas ha intervenido en una mesa redonda sobre ‘Administraciones públicas y territorio: sumando para combatir la despoblación’, en la que ha incidido en la necesidad de que todas las administraciones trabajen conjuntamente para abordar este problema. En este sentido, ha explicado que en el último trimestre del año pasado se pusieron en marcha una mesa política, con representantes de todos los grupos políticos de la corporación; y una mesa transversal de todas las delegaciones de la institución, donde están representados todos los servicios técnicos, jurídicos y administrativos que conforman la Diputación.

“Nuestro reto -ha añadido- es que todas las acciones políticas y los proyectos que se desarrollen tengan en cuenta este índice demográfico como elemento principal para su puesta en marcha, de hecho, estamos trabajando en la idea de crear un sello o una marca, que permita el visto bueno para el desarrollo de los proyectos”.

Igualmente, Rivas ha comentado que se pondrán en marcha campañas de divulgación para la puesta en valor de la provincia “para resaltar las oportunidades que ofrece nuestra tierra, nuestra diversidad y nuestra calidad de vida, porque queremos que los jóvenes vuelvan al pueblo, que las mujeres permanezcan y desarrollen su actividad en ellos, queremos que nuestros niños, niñas y jóvenes se sientan orgullosos de vivir en nuestra tierra”.

Actuaciones que se llevan a cabo

En cuanto a las actuaciones que la Diputación de Málaga considera fundamentales en la lucha contra la despoblación rural, ha destacado la relevancia de la generación de oportunidades laborales y, en este sentido, ha recalcado que hay que reformular, pensar, desarrollar nuevas fórmulas y nuevos proyectos que conformen una nueva economía rural que integre valores de sostenibilidad, de protección del patrimonio, de cooperación y de igualdad no solo para mantener a la población, sino también para atraer a nuevos perfiles de emprendedores y nuevas empresas al ámbito rural.

Al tiempo, Natacha Rivas ha defendido que para apoyar la generación de empleo se necesitan medios básicos como son las comunicaciones por carretera, la conectividad digital y otros servicios y recursos, como guarderías, centros sanitarios y equipamientos deportivos y sociales. “De ahí la importancia de la colaboración e implicación de todas las administraciones, y por supuesto también de las entidades privadas con la que estamos trabajando conjuntamente en el abordaje de nuevos proyectos”, ha señalado.

En este sentido, se ha referido a que, además de la inversión en carreteras a través del Plan Vía-ble, que va a poner en valor los caminos y otras vías dependientes de la Diputación, se invertirá en iniciativas con base tecnológica para paliar la brecha digital rural existente con acciones en materia de formación a todos los sectores de la población.

También, la vicepresidenta cuarta ha anunciado que se está trabajando en proyectos que den solución a la exclusión financiera, ya que en la provincia hay un total de 19 municipios que están en una situación de falta de cobertura de asistencia de bancos, ya que no disponen ni de sucursal bancaria ni de cajero automático.

“La alternativa -ha precisado- debe tener una visión multidisciplinar, multifocal, que incluya la formación, la atención directa, la colaboración con las entidades privadas, y especialmente con las entidades bancarias, con el comercio menor y también buscando soluciones a la movilidad de las personas mayores que necesiten este tipo de atención”.

Rivas también ha explicado que se van a desarrollar encuentros comarcales como continuación del I Congreso Provincial sobre Despoblamiento desde la Innovación Social, que se llevó a cabo en noviembre del pasado año. Serán jornadas en las que se va a trabajar en la presentación de buenas prácticas que se estén desarrollando en cada zona, y en las que también se presenten y repliquen iniciativas que han tenido éxito en otros territorios del país.

De esta forma, se quiere poner en marcha un Plan de Oportunidad contra el Despoblamiento a partir de esas reuniones comarcales, creando un Consejo Asesor de la Provincia de Málaga contra la Despoblación donde estarán representados todos los agentes económicos y sociales de la provincia.

Informe de la FAMP sobre despoblación

Según un informe de la FAMP, Andalucía cuenta con 786 municipios y un total de 8.388.107 habitantes. Más de un tercio de los municipios, 270, tienen menos de 1.500 habitantes; el 51%, 409 municipios, tiene menos de 3.000 habitantes y dos tercios, 522 tienen menos de 5.000 personas.

Las zonas rurales suponen el 54% del territorio andaluz y el 12,3% de la población. La mitad de la población reside en 29 grandes ciudades en tanto que el 10% lo hace en 512 municipios. El 11% de la población andaluza vive en los 522 municipios de menos de 5.000 habitantes que ocupan el 51,08% del territorio. Dos de cada tres de estos municipios, 346, pierden población desde inicios del año 2000.

La despoblación afecta especialmente a Sierra Morena, desde el Andévalo onubense hasta el norte de la provincia de Jaén y a la Cordillera Bética, especialmente en las áreas de la altiplanicie de los Vélez, desierto de Tabernas, Alpujarras, Tierra de Alhama, Montes de Málaga, Serranía de Ronda y Grazalema.

La mitad de los municipios andaluces ha perdido población en lo que va de siglo: 389 municipios han pasado de sumar 2.034.818 habitantes en el año 2000 a contar con 1.900.477 habitantes en 2016.  En los municipios rurales la despoblación sólo afecta a los que están por debajo de los 5.000 habitantes. Dos de cada tres municipios andaluces tienen menos de 5.000 habitantes (522) y dos de cada tres de estos municipios (347) están afectados por el problema de la despoblación.