Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Clausurado el VIII Congreso Mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia

Diputación de Málaga

Clausurado el VIII Congreso Mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia

150 niños y niñas han redactado la Declaración de Málaga en la que reflejan sus reivindicaciones y retos para el futuro

Hoy ha llegado a su fin el VIII Congreso Mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia que se ha celebrado en Málaga con la participación de 400 asistentes relacionados con el mundo de los niños y las niñas. Desde el pasado miércoles 7 de noviembre, las instalaciones de La Térmica de la Diputación de Málaga ha acogido a docentes, miembros de asociaciones e instituciones de infancia, psicólogos, trabajadores sociales y mediadores en un encuentro en el que ha sido fundamental la colaboración entre la Diputación provincial, la Universidad de Málaga, a través de su Fundación (FGUMA); el Ayuntamiento de la ciudad, y la Asociación para la Defensa de los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (ADDIA).

Durante tres días se ha debatido sobre los problemas que actualmente tienen los menores en los diferentes países, escuchándolos a ellos porque el objetivo principal ha sido aprender unos de otros para llegar a posibles soluciones. Así, se ha hablado de pobreza infantil, de educación inclusiva, de violencia, derechos sociales, exclusión, responsabilidad social y nuevas tecnologías.

Isaac Ravetllat, miembro del Comité Científico del Congreso y profesor en la Universidad de Talca (Chile), ha explicado que los niños y niñas han jugado un papel protagonista y que, por ello, en todas las mesas de debate se ha contado con un joven que ha dado su punto de vista.

Entre los 150 niños y niñas participantes han redactado una Declaración que cada edición lleva el nombre de la ciudad que alberga el Congreso, en esta ocasión Málaga. En ésta se recogen sus ideas y sus reivindicaciones al mundo adulto, a los profesionales, a las asociaciones y estados y marca una línea continua para la próxima sede, que será en Córdoba (Argentina) dentro de dos años. Ahí se comprobará si se han cumplido sus peticiones y los niños argentinos tomarán el testigo. La Declaración de Málaga ha sido leída por los jóvenes malagueños Ariola Malaj (alcaldesa infantil) y Miguel Mejías.

El padre Patricio Larrosa, fundador de la ONG ACOES Honduras, que ayuda a 11.500 estudiantes, ha puesto el punto y final a este cónclave con la conferencia “¿Hacia dónde vamos con los derechos de la infancia y la adolescencia?”. Larrosa ha compartido su experiencia en el trabajo con menores que desean un mundo más justo, “hay veces que los adultos somos los que no les permitimos que puedan desarrollar esos deseos de un mundo mejor, hay que abrirles camino”, ha afirmado rotundamente. “Ellos dicen verdades como templos, los adultos estamos contaminados y las desigualdades en el mundo crecen, por eso es importante un congreso como éste en el que aprender a obedecer en muchos aspectos a los niños, yo lo he hecho y ha dado muchos resultados”, ha explicado. También ha reflexionado sobre la idea de informar a los niños de lo que ocurre en otros lugares del mundo para que conozcan otras realidades diferentes a las que ellos viven.

Por último, las autoridades organizadoras han querido estar presentes en la clausura de este encuentro. Han asistido Francisco Murillo, vicerrector de Estudiantes de la UMA; Raúl Jiménez, concejal de Derechos Sociales y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Málaga; Félix Lozano, diputado de Participación y Cooperación Internacional de la Diputación de Málaga; Diego Vera, director general de la FGUMA; Carlos Villagrasa, presidente del Comité Internacional de Congresos Mundiales por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, y Joaquín Ramírez, director de Banca de Instituciones Caixabank.

El vicerrector ha mostrado su alegría porque la UMA haya formado parte de la organización de este Congreso que aborda el problema más importante de nuestro planeta: la atención a los más vulnerables. “Estamos convencidos de que otro mundo es posible, hace falta compromiso político y que nadie mire hacia otro lado”, ha declarado Murillo. Además, ha anunciado la convocatoria de los “Premios Infancia y Adolescencia” que tienen como objetivo reconocer la labor y esfuerzo de Asociaciones, Fundaciones y Empresas que contribuyan de manera significativa a la protección y desarrollo de los niños y niñas (toda la información en https://fguma.es/premios-infancia-adolescencia/). Se darán dos premios dotados de 3.000 euros cada uno.

Jiménez ha manifestado su enorme alegría por recibir en la ciudad a tantos expertos del mundo de la infancia y haber podido escuchar la visión de los más pequeños, “como se hace desde el Ayuntamiento con el Consejo Infantil”. Por parte de la Diputación, Lozano ha destacado el orgullo por haber acogido este foro “con el que hemos estado en el panorama internacional” y ha marcado como aspiraciones principales la protección de los menores y la igualdad de oportunidades para todos los niños y las niñas.

El congreso ha contado con el patrocinio de Santander Universidades, Obra Social La Caixa y Mayoral y como colaboradores la Junta de Andalucía, Cifal Málaga, Wolters Kluwer, Fundación Musical de Málaga y La Diversiva.