Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

La fiesta de siempre que adornan los pueblos

Diputación de Málaga

La fiesta de siempre que adornan los pueblos

Yunquera mantiene su procesión del Corpus en el jueves, como antaño. En Casabermeja o Benalmádena sale el domingo

Sesenta días después del Domingo de Resurrección llega la tradicional fiesta del Corpus Christi, una explosión barroca y colorista de custodias de plata, templetes dorados, música y guiones y banderas de cofradías que se remonta a siglos pasados. La fiesta del Corpus es en pueblos de la provincia como Yunquera, un verdadero espectáculo para los sentidos que encuentra un perfecto marco urbano gracias al adorno de casas y calles a iniciativa vecinal, que alfombran suelos, cuelgan mantones en balconadas y lanzan pétalos de flores al paso de la custodia. Aquí, en el idílico pueblo de la Sierra de las Nieves, se sigue celebrando en la tradicional fecha del jueves.

El domingo 29 de mayo es la fiesta del Corpus Christi propiamente dicha. En casi todos los pueblos de la provincia de Málaga los vecinos disfrutan y participan de esta arraigada e histórica fiesta popular. En Casabermeja, por ejemplo, la procesión del Corpus genera una transformación del caserío con el exorno de sus calles y cuestas con ristras de mantones y alfombra de juncia y flores aromáticas.

Por la mañana, por su parte, se celebra la procesión del Corpus en Benalmádena pueblo; a lo largo del recorrido, unas espectaculares alfombras de arena coloreada forman diversos símbolos alusivos a la festividad y al pueblo, para que la custodia, bajo palio y a brazos del párroco, las pise en torno al mediodía.

Otras localidades también ofrecen magníficas estampas en el día del Corpus Christi: en Antequera, una original custodia bajo templete de plata recorre las principales calles de la ciudad por la mañana y en la capital malagueña, la tradicional procesión partirá al atardecer desde la Catedral con la custodia en su templete neorrenacentista, imitando el estilo del principal monumento de la capital, y acompañado por los guiones y estandartes del casi centenar de cofradías sacramentales, de pasión y de gloria con que cuenta la ciudad.