Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El bello sendero de Bentomí, una joya de Pujerra

Diputación de Málaga

Vídeos


El bello sendero de Bentomí, una joya de Pujerra

Este vídeo, realizado por Serranía Comunicación, muestra el sendero de Bentómí. A dos kilómetros del casco urbano de Pujerra, al lado de la carretera que conecta la localidad con Igualeja, se sitúa el sendero de Bentomí, un precioso camino de recorrido circular de 775 metros de longitud y dificultad media, debido a que en el último tramo es necesario caminar con atención por la fuerte pendiente. El tiempo estimado para la realización de la ruta es de 30 minutos, aunque esto dependerá de lo que cada senderista desee recrearse en el magnífico entorno natural y las espectaculares vistas que se divisan desde este lugar. La zona donde se ubica el sendero era conocida antiguamente como Benatamín, nombre de un pueblo morisco desaparecido hace alrededor de 500 años que llegó a tener cerca de 100 habitantes. Hoy en día a ese entorno se le conoce como Bentomí y en él se sitúa un complejo turístico municipal que cuenta con apartamentos rurales y piscina. Además, en la zona se encuentra la Ermita de San Antonio y una explanada totalmente acondicionada donde acuden los pujerreños en romería. El sendero parte desde el cartel explicativo del mismo, al lado de la carretera, ascendiendo hasta llegar al llano de la zona recreativa mencionada anteriormente. Tras esto, el camino sigue subiendo y pasa junto a los apartamentos rurales, situados en un lugar privilegiado, el recorrido continúa rodeado de un espléndido alcornocal y llega hasta uno de los miradores desde el que se divisa el macizo cárstico de Cartajima y una impresionante panorámica del Alto Genal. Desde ese punto en adelante se puede observar la armoniosa convivencia de dos especies arbóreas de la misma familia (fagáceas), el alcornoque y el castaño, representando el primero el paisaje original de la zona y el segundo el que ha creado la mano del hombre. El camino sigue ascendiendo hasta llegar al punto más alto del mismo, donde se ha instalado un panel explicativo de los árboles y sus usos y desde el que se observan unas vistas únicas del entorno. Partir de ahí el sendero comienza un empinado descenso entre un espeso alcornocal dirigiéndose de nuevo a los apartamentos rurales y desde ahí hasta su fin en el mismo punto donde comenzó. Esta bella ruta senderista, que se encuentra totalmente acondicionada contando con barandas de madera, hitos de señalización y merenderos, puede realizarse en cualquier época del año, por lo que se recomienda a todos los amantes de la naturaleza acudir a disfrutar de un recorrido único con unas vistas inmejorables.