Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

La Diputación adjudica la gestión de una nueva instalación para el tratamiento y reciclaje de la basura de 91 municipios

Diputación de Málaga
Noticias

La Diputación adjudica la gestión de una nueva instalación para el tratamiento y reciclaje de la basura de 91 municipios

La UTE formada por Urbaser y FCC asumirá la planta de compostaje de Valsequillo durante 15 años por 120 millones de euros

Esta edificación, que empezará a funcionar en un mes, permitirá recuperar el 40% de los residuos domésticos que generan 550.000 personas

La Diputación de Málaga, a través del Consorcio Provincial de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), ha adjudicado a la UTE formada por Urbaser y Fomento de Construcciones y Contratas la gestión de la planta de compostaje de Valsequillo (Antequera). Esta instalación permitirá recuperar un 40% de la basura que generan los 91 municipios que gestiona el Consorcio, que suman una población de 550.000 personas.

El presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, ha firmado el contrato de adjudicación junto al gerente de la UTE, Sebastián González, en un acto celebrado en la planta de compostaje y que también ha contado con la presencia de alcaldes y representantes de diversos municipios integrados en el Consorcio.

El contrato, que tendrá una duración de 15 años, se ha adjudicado por 120 millones de euros, y la planta comenzará a funcionar dentro de un mes.

Elías Bendodo ha destacado que la nueva instalación supone un avance muy importante en la gestión de los residuos de un tercio de la población de toda la provincia, a la que atiende el Consorcio de RSU. Actualmente, llegan a Valsequillo unas 240.000 toneladas de basura, depositada en los contenedores grises, lo que supone 660.000 kilos diarios.

“Gracias a la planta de compostaje -ha añadido- conseguiremos reciclar casi la mitad de todos esos residuos, por lo que se reducirá notablemente el volumen de basura que se deposita en el vertedero, obteniendo un notorio beneficio ambiental, que es lo que nos preocupa a todos. De esta forma, nos acercaremos a los objetivos comunitarios de alcanzar una tasa de reciclaje de residuos domésticos del 55% en 2025”.

El presidente de la Diputación ha resaltado, igualmente, que la planta tendrá también un efecto importante sobre la economía de la zona, ya que permitirá la creación de 112 puestos de trabajo directos.

La nueva instalación permitirá producir material bioestabilizado (compost) y se reciclarán también los residuos de envases, metálicos, cartón y vidrio que se hayan arrojado por error al contenedor gris.

Mejoras que se incorporan

Bendodo ha incidido en que la oferta presentada por la UTE Urbaser-FCC incorpora importantes mejoras en la gestión de la planta, cuantificadas en 10 millones de euros, como incluir líneas de recuperación de vidrio y de inertes y aportaciones muy interesantes desde el punto de vista ambiental para la reducción del consumo de agua y de energía, así como la instalación de placas fotovoltaicas en las cubiertas de las naves.

Además, se construirá una línea de combustibles sólidos recuperados aprovechando el alto poder calorífico de algunos residuos y convirtiéndolo en combustible para generar energía

Características de la planta

La planta para el tratamiento y compostaje de los residuos del contenedor gris ha supuesto una inversión de 19 millones de euros, financiada con fondos europeos obtenidos por la Junta de Andalucía, que cedió la instalación al Consorcio Provincial de RSU.

Ocupa una superficie de 12 hectáreas de las 184 del complejo medioambiental de Valsequillo, y se ha hecho con dos líneas de tratamiento, con una capacidad de 30 toneladas a la hora, aunque la UTE construirá una tercera línea.

Elías Bendodo ha explicado que la nueva instalación dará aún mayor relevancia al complejo medioambiental de Valsequillo, que ya cuenta, además del vertedero controlado, con una planta de clasificación de envases (plásticos, metales, tetrabrik, papel-cartón), una planta de tratamiento de residuos de demolición y construcción, así como una instalación de aprovechamiento energético del biogás procedente de los vasos del vertedero.

Bendodo ha valorado el importante servicio público que presta el Consorcio Provincial de Residuos Sólidos Urbanos, indicando que “además de los residuos domésticos, recogemos al año unas 20.000 toneladas de envases ligeros, papel, cartón y vidrio, lo que nos sitúa con unos porcentajes de reciclaje por encima de la media andaluza. Y realizamos campañas permanentes para que la población siga colaborando aún más en la separación de los residuos”.